• Caracas (Venezuela)

Rafael Palacios

Al instante

Examen posmórtem y resurrección de Pdvsa (III)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antes del Gobierno de Chávez, Pdvsa llegó a ser una de las pocas empresas del mundo capaz de ofrecer al mercado internacional una oferta que variaba entre petróleos ligeros, medianos y pesados, carbón, gas natural y bitumen. Esta capacidad se evidenció más, cuando el Intevep logra la patente de orimulsión y luego Pdvsa-Bitor desarrolla su producción y comercialización. Con la Orimulsión se expande la competencia de Pdvsa en el mercado de generación eléctrica mundial, se amplía su cartera de negocios y se aumenta exponencialmente su capacidad científica y tecnológica. Según Rafael Quiroz en el libro: “Orimulsión Nuevo Negocio para Venezuela” la inversión de un módulo de Orimulsión era sólo de 380 millones de dólares, mientras que una refinería de conversión profunda para petróleo pesado tenía un costo equivalente a 12 millardos de dólares. El producto ofreció una serie de ventajas en las plantas eléctricas convencionales (turbinas de vapor), motores diesel para la generación de electricidad, plantas de cemento, entre otras.

Cuando en el 2004, el entonces presidente de Pdvsa Rafael Ramírez declara con respecto a la orimulsión que: "Es un pésimo negocio y debemos acabar con ese tipo de proyectos", basándose en argumentaciones económicas y ambientales - hasta hoy muy dudosas -, subestimó que se trataba de una de las actividades más importantes reconocidas nacional e internacionalmente en toda la historia de Pdvsa, y que significó uno de los procesos más exitosos de transferencia tecnológica hecha por ninguna otra empresa del Estado y de singular significación en América Latina.

Tal y como se ha venido señalando con anterioridad, la articulación de Pdvsa con las empresas transnacionales, ha sido uno de los aspectos más importantes que ha determinado la posibilidad de la nacionalización de la industria y de todos sus logros posteriores para mantener y aumentar su producción y expandir su cartera de negocio (El Nacional, 21.06.16/ El Nacional, 05.07.16). Con la orimulsión se utilizan las capacidades tecnológicas de las empresas Creole y Amoco, empresas éstas que luego conformarían Lagoven. La orimulsión fue el resultado de todas las capacidades tecnológicas acumuladas desde 1930, tiempo en que se comienza a masificar la formación de profesionales en geología y petróleo en articulación con otras empresas como Shell, Chevron y Mobil. Y no podía ser diferente, cuando desde 1980 Intevep comienza a desarrollar el proyecto de orimulsión particularmente con la colaboración de British Petroleum.

El grupo de emulsiones de Intevep (fundamental en los inicios de la orimulsión) fue producto de las relaciones con la BP. Allí un prominente investigador venezolano, Ignacio Layrisse, adquiere importantes conocimientos en los campos de recuperación de minerales, deshidratación y recuperación mejorada. Tal y como lo señaló en su oportunidad Hebe Vessuri, con el grupo de emulsiones y la BP se logran en 1984 importantes hallazgos científicos en el campo de la orimulsión. Se hicieron innumerables pruebas en los campos de combustión e ingeniería en las instalaciones de la empresa Mitsubishi en Japón y en un laboratorio de ingeniería de combustión en Estados Unidos. Otras pruebas fueron realizadas por otras empresas japonesas de menor tamaño para estudiar la tecnología de mezclado articulada con la orimulsión. Son esas las empresas las que se adelantan en señalar que el proceso de orimulsión era un éxito como desarrollo tecnológico.

De la misma forma, la orimulsión abrió a Pdvsa la posibilidad de aumentar sus capacidades tecnológicas, desarrollando asociaciones con la empresa canadiense Dalhousie en el control de emisiones de azufre y con la empresa Asnaes de Dinamarca en lo concerniente a la combustión eficiente y limpia de orimulsión. Estas capacidades fueron aún más fortalecidas mediante las actividades de comercialización del producto mediante Pdvsa-Bitor con China, Filipinas, Italia y Canadá y también a través de otros proyectos con empresas como: Electric Power Corporation (Corea del Sur), Conoco Power (Brasil) North Ireland Generation (Irlanda del Norte), Lithuania State Power System (Lituania), Arawak Cement Company Ltd. (Barbados).

La capacidad de comercialización de la orimulsión por parte de Pdvsa-Bitor fue también una de las ventajas más significativas de Pdvsa para poder relacionarse y articular los conocimientos tecnológicos y en el campo de distribución y comercialización del producto. Pdvsa-Bitor tuvo presencia en Norteamérica (Bitor America Corporation), Europa (Bitor Europe Limited y Bitor Italia S.R.L) y Asia MC Bitor limited).

Con la orimulsión se lleva a cabo en Venezuela uno de los procesos más representativos en cuanto a transferencia tecnológica de tipo endógeno se refiere. En 1977, el IVIC a través de su Centro de Petróleo y Petroquímica traslada decenas de personas al Intevep, con lo cual se conforman una base importante para el emprendimiento de proyectos de investigación de alto contenido tecnológico y en consecuencia se complementan las bases científicas para el inicio de la orimulsión. La Universidad de los Andes desarrolló un proyecto junto a la BP para la formulación y emulsiones de aceite en agua y en su transportación. Finalmente, Corpoven también participa a través del conjunto de capacidades tecnológicas acumuladas por las empresas que la fundaron (Mobil, Chevron, Texaco, CVP, Sinclair, entre otras).

La orimulsión fue un "logro nacional” y fue el resultado del imperativo que impone en el mundo energético en desarrollar modernas capacidades de “dominio de conocimiento”.

En medio de una Pdvsa disminuida hoy la orimulsión no pasa de ser sólo un relato.