• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Rafael Bello

El poder de la libertad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La convocatoria del cambio está en el espíritu democrático de los venezolanos, por eso avanza con fe republicana. Es un sentimiento que cobra dimensiones profundas en el ánimo colectivo, por lo que, con la determinación de los diversos sectores de la población en sus requerimientos fundamentales de los valores democráticos, se muestra sólido en la disposición de la lucha, en abierto desafío al modelo hegemónico totalitario. De allí las acciones colectivas que suman diversos sectores de la nación en afirmación de los derechos constitucionales con protestas en demandas vitales que son respondidas con la violencia atroz del régimen que se expresan con el desenlace de decenas de muertos, heridos y encarcelados.

Pero no hay en el pueblo venezolano resignación ante la dramática situación que vive. Lo que tiene preeminencia es la conciencia venezolana de los derechos democráticos., por lo que las armas de la civilidad flamean con el tricolor nacional siete estrellas. Es un pueblo con trascendencia histórica de la lucha independiente que no se ahoga en el miedo, sino más bien, se fortalece en el espíritu de la libertad que es razón para la convivencia y la paz de los venezolanos. Y este es el pueblo que grita consignas de libertad y entona en las calles: Gloria al Bravo Pueblo.

El poder de la libertad es invencible. Nada puede detener a los venezolanos en su lucha viril por el rescate de las libertades públicas. Es cuesta arriba tratar de someter a un pueblo valiente con espíritu de lucha democrática trascendente en el tiempo con hordas criminales. La protesta nacional desde hace tiempo pisa las calles y las calles son del pueblo en ejercicio de la libertad.
Se expresan los ciudadanos de diferentes maneras en defensa del legítimo derecho a la convivencia social y la paz. Asume la colectividad el compromiso del cambio político para enrumbar la vida venezolana a la concreción del quehacer útil y necesario. Y por eso es que hace uso de los instrumentos que la civilidad pone en sus manos en la movilización por la vida y el sosiego.  Esa es la fuerza presente y permanente del pueblo que sufre las consecuencias de lo inconcebible en uno de los países de mayor ingreso multimillonario diario en dólares americanos.

Y este es el país que se debate en la escasez de productos esenciales para la subsistencia. Este pueblo venezolano que vierte fortaleza en su juventud indomable, los trabajadores con su capacidad de lucha insistente democrática, está presto al cambio para ponerle término a todo lo contraproducente que vive. Y eso que vive es la perversidad de la corrupción que desvalija el tesoro nacional de manera vil y despiadada. Un estado de  acoso contra los fondos públicos por el bandolerismo que se aterra cuando la conciencia libre reclama derechos y abre horizontes de libertad en las calles.

Hay fortalezas que convocan al optimismo. Hay búsquedas que encuentran razones para unir en pos de la grandeza que convoca el sentimiento de patria libre. Está viva la actitud de los venezolanos que encontró los espacios por donde debía transitar el espíritu democrático y lo hizo posible.  Allí está el ejemplo de una juventud hermosa en sus valores y principios  democráticos. Esta juventud estudiantil venezolana capaz de convocar la unidad nacional  con el ejemplo de la lucha y pasión democrática venezolana.

bello.rafael@yahoo.es