• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

El mandato del 6 diciembre 2015

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cambio: fue el mensaje inequívoco que se hizo sentir en todos los estados  de la República de Venezuela. Es una decisión unitaria de la nación ante el lastimoso cuadro que vive el pueblo venezolano. Esta decisión ya en manos de la representación parlamentaria revestida de la mayoría calificada de las dos terceras partes del cuerpo legislativo nacional, para actuar en sujeción al mandato recibido de los electores en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015, que ha de cumplirse, no tan solo por acuerdo político, sino en atención, al requerimiento nacional, lo que constituye la más concluyente decisión del pueblo venezolano en uso de sus instituciones de representación soberana para la afirmación democrática y, con ello, la paz de los  venezolanos.Es así como los ciudadanos de esta nación asumimos el compromiso histórico de salvar la integridad de la República de Venezuela. Ello representa un mandato inobjetable y perentorio, por lo demás. La decisión soberana de los venezolanos ese día: 6 de diciembre, es de notable trascendencia en la historia política republicana, por lo que ha de ser cumplida en la extensión y precisión de su mandato. En el ejercicio del sufragio radica la soberanía de la voluntad de los ciudadanos en expresión y afirmación democrática. En la actitud cívica de millones de hombres y mujeres se manifestó de manera contundente ese derecho. Y además, se ejerció la decisión insustituible ahora cuando la exacerbación del abuso del poder no deja dudas de un régimen antidemocrático. Los venezolanos defendemos el sistema democrático con la fuerza de la conciencia ciudadana en la expresión de su legítima voluntad. Con la firmeza de esas convicciones en el derecho de los ciudadanos a las garantías de la subsistencia, el trabajo y la seguridad, la sociedad venezolana no dejó dudas en su decisión soberana de superar la desgracia de años en el bandalaje del saqueo de las arcas del tesoro nacional, así como el despilfarro de sus cuantiosos ingresos petroleros y la apropiación indebida de bienes de la República. Ese derecho de los venezolanos al ejercicio decente de la administración pública está en manos ahora de una oposición que tiene la mayoría calificada en la Asamblea Nacional para responderle a los ciudadanos con la decisión histórica de hacer valer los principios fundamentales del ejercicio de la moralidad en la función pública. El ingreso nacional es para administrarlo de acuerdo a los altos fines de la nación. Ello no ha representado durante estos años de corruptela, nada parecido a lo que manda la constitución nacional y leyes de la República en el resguardo de moralidad y eficiencia administrativa. En tanto, es consciente la opinión nacional del mandato que irrestrictamente puso en manos de la representación legislativa democrática como expresión de la voluntad de la nación para la aplicación expresa de la Constitución Nacional. En ello se reafirma la condición democrática de los venezolanos. Queda impresa esa soberana decisión para la reconstrucción y la paz de los venezolanos. Mayoría calificada para el relevo presidencial es el mandato del 6 de diciembre 2015. Venezuela: esta nación que hace de la soberanía su condición existencial, es suprema en el ejercicio de su condición democrática.                                                                    E-mail: bello.rafael@yahoo.es