• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Rafael Bello

Los estudiantes y la unidad nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela defiende su tradición de nación que volcó todas sus  fuerzas en el valor supremo de sus hombres y mujeres en la conquista de la libertad. Una nación libre y soberana que se encuentra cada momento de su historia con el impulso de sus libertadores y el afán constructivo de sus hijos. Venezuela es una patria de libertad y ello se manifiesta en el espíritu de lucha trascendente de sus estudiantes contra lo que condena al lastre de la miseria dictatorial.

Las fuerzas democráticas que se expresan en la protesta nacional por los derechos que no cesan en la vida del ser humano, es cobardemente agredida con armas largas, tanquetas y hasta con granadas que ya dejan muchos muertos, heridos y encarcelados. Es la represión del crimen porque no hay otro nombre más a la medida de la sombría y abominable inquisición. Pero la juventud estudiantil la combate en unidad con los diversos sectores que hacen causa militante con la historia de libertad en sus alforjas de dignidad republicana.   

Este es un pueblo que defiende sus derechos fundamentales y su patrimonio económico a todo trance. Que defiende su integridad territorial, su historia republicana y su condición absolutamente fundamentada en el ideario del hombre libre. Un pueblo que defiende sus derechos contra toda manipulación de lo más sombrío del terror que deja ya jóvenes estudiantes –varones y hembras– asesinados a mansalva con las voces de libertad en el alma y el tricolor nacional siete estrellas en su espíritu eterno.

Somos una nación donde el sentimiento de libertad se expresa sin vacilaciones en los momentos aciagos de nuestra historia. Así fue cuando el grito de libertad abrió senderos a lo largo y ancho de la tierra indómita. Lugares por donde relumbraba la grandeza de la patria en el ímpetu de sus hijos y en la trascendencia del tiempo. Ahora se hacen exigentes y valerosas las lecciones de ese sentimiento presente y permanente de los derechos fundamentales del ser humano: el derecho de tener patria y ser ciudadano de mentalidad libre y espíritu de grandeza nacional. Esta es la Venezuela que está presente, ahora más que  nunca, en el alma estudiantil que avanza por las calles de pueblos y ciudades en la defensa de la expresión autónoma y profunda de convicciones y principios que se expresan en la lucha de la libertad venezolana.

Es la razón de ser del venezolano en el formidable sentimiento de la libertad que salta obstáculos y se sobrepone a dolencias profundas. Todo ello en la fortaleza del espíritu unitario que la juventud estudiantil imprime en la lucha sostenida y valiente contra el régimen totalitario. Es lo que abre horizontes de cambio democrático que está allí presente en las calles donde la valentía ciudadana se expresa con vocación libertaria. Esta actitud del venezolano que no permite se condene al pueblo al sufrimiento de las carencias y al tormento del terror. Esta lucha profundamente vinculada a la dignidad del venezolano en el sentimiento de patria libre.

Esta lucha de los venezolanos es por la defensa de los derechos que nos permiten la condición natural de la existencia en lucha contra el hambre y la miseria. Es una actitud suprema donde está presente lo hermoso y trascendente de la juventud en grandeza histórica para retomar el camino democrático en la vida de la nación. Esa fortaleza se contagia en la convocatoria de todos los sectores del país en la afirmación del sistema democrático. Nada puede contravenir esa conducta inequívoca que se expresa en la lucha sostenida y gloriosa de la juventud venezolana.