• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Rafael Bello

Sin duda el cambio viene

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La madrugada en larga espera del diario acontecer. Día tras día abrigado a la esperanza por lo que la quietud está a la expectativa. Bullicio que sobresalta el silencio y se hiela la sangre con el miedo que aterra. Mientras tanto la tranquilidad sigue su curso. Pero el despertar trae mensajes de esperanza porque de nuevo las calles encuentran a los jóvenes en disposición de lucha democrática. Es Venezuela que despierta en la actitud valiente y decidida de hombres y mujeres dispuestos a la integridad nacional y la paz. Es la actitud viril de los ciudadanos que rompe cadenas porque las tinieblas no atemorizan a un pueblo de luces y espíritu libre. Venezuela nació para ser libre. Eso está presente y vigente en la conciencia de millones de hijos de esta patria querida y buena.

En esta inmensa geografía donde millones de seres humanos no pierden la fe y hacen constante el esfuerzo creador de todos los días, asumen el compromiso de una Venezuela libre y pujante, sin que los condene la miseria de las sombras del terror.
Los ciudadanos hacen suyo el imperativo de la unidad para el cambio impostergable. Este es el camino por donde hemos de transitar los que a diario asumimos el compromiso del cauce democrático, que hizo suya la vida de los venezolanos desde hace más de medio siglo.

Somos una nación de espíritu voluntarioso. Un pueblo de fe con la intrepidez afanosa del trabajo para las iniciativas constructivas, donde los derechos fundamentales del ser humano, en los que la libertad tiene primacía, es la razón de ser libres que alimenta el alma de los venezolanos sin distingos, porque la libertad es única y trascendente en el devenir de los pueblos en el tiempo.

No es posible la desintegración de la sociedad venezolana. Tampoco  una lucha fratricida que convierta al país en un sinfín de tormentos irracionales. Venezuela es una nación con un elevado sentido de responsabilidad de sus ciudadanos. Una población con un bagaje de conocimientos que definen su perfil moderno y una conducta inequívoca de su condición existencial y valores fundamentales que le imprimen una actitud de fortaleza y constancia frente a las graves circunstancias que hoy vive. Es una nación capaz de reunir todas sus fuerzas creativas para salir de este trance lamentable de la ambición totalitaria contraria a la razón y la justicia.

La dirigencia opositora ha de entender hasta la saciedad, lo que sucede, así como también, la significación profunda del sistema democrático en el ámbito político, económico y, sobre todo, en lo que se corresponde con las grandes exigencias colectivas en sus expectativas de libertad y justicia social. Tenemos el imperativo de salvar a Venezuela y con ello conducirla hacia lo que todos deseamos: un país moderno para los nuevos tiempos. Es el llamado de un pueblo en la calle en defensa de lo que representa la democracia como sistema de gobierno.  

E-mail: bello.rafael@yahoo.es