• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Unidad, la fuerza del cambio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


No se detiene el ímpetu del cambio, por eso vamos con la persistencia de la lucha que no tiene después. Por todos los espacios de un país opuesto a la desgracia de la miseria, no detiene la marcha por los caminos que dejaron lecciones de luchas en el tiempo, por lo que nuevamente transitamos con fe lo que brota en avanzada unitaria. Somos todos los que en pos de unidad y en actitud soberana avanzamos con firme disposición de libertad, lo que se afirma a cada instante en el sentimiento de millones de venezolanos.

Somos una nación con el pulso firme en los grandes momentos de la independencia que, en la historia, es memoria trascendente en el tiempo. Esta es Venezuela abrazada a la causa de la libertad que nadie puede detener porque responde a su propia condición existencial de pueblo libre. En ello se hace presente la unidad nacional que representa la fuerza del cambio democrático.

Somos una nación que lleva la libertad en el alma con los colores de la historia republicana y sus siete estrellas en el azul eterno de gloria sin límites en el tiempo. Es Venezuela que flamea insistente en todos los espacios donde la independencia trasciende en pos de unidad nacional. Unidad nacional de un sentimiento autonómico que nació con las voces vibrantes de los hombres y las mujeres de la nacionalidad, de la independencia y la soberanía. Esta es Venezuela que avanza en sus derechos de libertad y democracia.

Es el pueblo venezolano en consistente unidad de mujeres y hombres que no dejan para después el compromiso eterno de los tiempos donde la historia abre espacios dominantes de valentía con hechos relevantes por los siglos de los siglos.

Desde todos los puntos de la geografía venezolana con sus laderas y caminos, con el ímpetu de los afanes que no cesan en el derecho soberano de sus habitantes, la avanzada de la libertad no tiene reposo. Y es así, por cuanto tiene la preeminencia activa, persistente y gloriosa.

Con el vigor de la fuerza del sentimiento libre, avanza de norte a sur y desde los confines del este hasta la intensidad azul del oeste, millones de venezolanos en pos de libertad, desafían la parsimonia de los tontos útiles que los fines de semana se reúnen en los lugares de la comodidad cotidiana desde donde creen poner en jaque la perversidad insolente de la barbarie.

Esta es una patria que abriga un sentimiento de libertad sin límites en su condición ductora de identidad nacional. Una patria preeminente en la conciencia de sus hijos que la honran en su inmaculada virtud. Y es por lo que está en cada actitud soberana de identidad en el diario hacer, por cuanto sus afanes crean virtudes en el sentimiento de identidad republicana autonómica. Es lo que no cesa por la razón fundamental de la condición de república soberana.

El pueblo venezolano afirma en cada acción de lucha la condición inextinguible de la libertad. Es por lo que nada puede detener la consistencia de respuesta del espíritu libre que brota de cada voluntad en actitud soberana. Esta es la expresión auténtica de un pueblo que lleva la libertad en el alma. Venezuela es una nación libre y soberana.