• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Revocatorio el imperativo de la paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cambio se hizo pueblo y el pueblo abrió horizontes con la decisión soberana de su expresión en el sufragio. Millones de venezolanos fueron a las urnas electorales y dejaron expresa la voluntad del cambio pronto y definitivo. El régimen antinacional comenzó a vivir la más viva manifestación nacional del repudio. Lo que se abría paso el día ocho de diciembre del año pasado significaba que Venezuela estaba afirmativamente dispuesta a transitar la vía democrática con la fortaleza de hombres y mujeres de pensamiento libre.

Pero no solamente fue una alta votación de identidad unitaria democrática venezolana. Fue algo más, mucho más lo que llenó el alma nacional con el coraje expreso en el voto. Ese voto venezolano lleno de voluntad soberana. Pleno del coraje de los venezolanos. De la mujer que levantó el tricolor nacional una vez más de gloria nacional.

Por todos los espacios vibró ese sentimiento glorioso de patria libre y fue íntegra la voluntad de los ciudadanos en la vigencia del sentimiento democrático que rompió cadenas, tal y como lo expresa, nuestra gloriosa canción nacional. Este pueblo venezolano que transitó caminos con afirmación de patria soberana. Unidos: hombres y mujeres en santa comunión en constancia de amor a la libertad, se vencieron los riesgos y se hizo gloria eterna la libertad de la patria. En todos, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, la unidad nacional, significó la persistencia del tiempo. La historia dejó para siempre el mensaje que, más que ello, es un mandato en la afirmación de la soberanía: aplicar lo que manda la constitución para devolverle a Venezuela la dignidad del ejerció del poder.

Ya dimos el gran paso: mayoría absoluta en la representación legislativa nacional. Allí está Venezuela. Con sus diputados dispuestos a llenar de gloria el presente de la República. De nuestra nación, soberana y prístina en su gloria desde el grito de Independencia. Con sus siete estrellas en su tricolor nacional, para decirle al mundo, que la libertad de Venezuela está en el corazón de su pueblo que la hace suya en el transitar de su historia republicana. Esta es Venezuela que ahora le dice al mundo libre que la libertad se asume. Allí están las dos terceras de la Asamblea Nacional para completar la gran jornada cívica del domingo 6 de diciembre del año 2015. La civilidad llenó de libertad el sentimiento nacional. Ahora hay que actuar con pundonor venezolano.

Ahora, cuando estamos comprometidos con el destino democrático de la República de Venezuela, el revocatorio es el imperativo de la paz de nuestra nación. Ello está en el alma nacional y la historia impulsa el llamado de la voluntad soberana.

La historia es un llamado persistente de las actitudes de quienes así lo entienden, lo asumen y le dan contenido en el diario hacer de lo que tiene profunda significación en el quehacer de los pueblo en el tiempo y en la trascendencia de los hechos en la afirmación del destino nacional de una Patria que nació para ser libre. Es Venezuela.

 E-mail: bello.rafael@yahoo.es