• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Protestas de libertad y democracia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

No cesan las protestas en Venezuela. Es la defensa de millones de ciudadanos, mujeres y hombres que afirman con sus acciones de incesante lucha sus derechos fundamentales de libertad. La pandilla del aprovechamiento de los bienes de todos los venezolanos está ya en la huída porque es el camino por donde ha de transitar el abuso con el aprovechamiento de los bienes públicos que son bienes consagrados a la subsistencia de la población. Es ese estado de alteración de la condición de honradez del venezolano que se asquea frente al abuso sistemático bajo el amparo de la ilegalidad que es el camino de quienes delinquen cuando están prevalidos del poder abyecto.

Avanzamos los venezolanos en la lucha que irrumpe ya en las calles de toda la nación venezolana en defensa de los derechos que consagra el estado de legalidad en la condición existencial de la sociedad venezolana. Y de allí, la lucha sostenida frente a la alteración de la vida institucional de esta nación. Esta actitud de los venezolanos se consagra en la protesta de los diversos sectores de la sociedad nacional. Es una lucha sin diferencias sociales o económicas. Es una lucha de los venezolanos por su Venezuela en la afirmación de la Libertad y en la plenitud de los derechos que resguardan valores intrínsecos del sistema democrático.

Esta actitud de la soberanía de los ciudadanos frente a ese estado descompuesto que deja ya en penosa situación el erario nacional para la subsistencia de millones de seres humanos, no cesa. Y no cesa porque se trata de la defensa de una nación que se lleva en el alma y se defiende frente a todas las situaciones que alteran la vida de la población en general.

Es por lo que frente todas estas actitudes antidemocráticas el pueblo está en lucha democrática en la defensa de sus legítimos derechos. Está presente una sociedad que afirma en cada instancia y frente a la pretensión hegemónica de las violaciones que se manifiestan con la violencia manifiesta contra valores y principios que representan la afirmación de la evolución del ser humano. Esa es la manera del proceder que destruye, que niega formas edificantes del comportamiento social. Que no tiene otro elemento de razonamiento más que el abuso sistemático y la anarquía que arruina la vida de los ciudadanos y, con ello, la posibilidad del bienestar económico y social de colectividad. Es eso lo que tiene lugar desde hace a los en nuestra querida Venezuela.

Estamos en la lucha de los venezolanos contra las acciones dictatoriales confesas. Pero frente a ello, están íntimamente ligada las acciones fundamentales de la libertad en propia actitud de lucha soberana y en su condición de la decisión abrumadora de los diversos sectores de la nación de afirmar la condición democrática de la nación.

Al régimen que destruye la vida económica y golpea insistentemente el ámbito social de la nación, hay que ponerle término porque constituye todo lo contrario a lo que significa la condición existencial de los venezolanos. Por esta necesidad imperativa para la paz de la República de Venezuela es que las protestas de los venezolanos de todas las regiones no cesan ni cesará. Y no cesará porque esa protesta tiene una significación profunda en el sentimiento libre de los hijos de esta nación.

Esta situación la patentiza todo cuanto adversa la condición democrática que se expresa en valores y principios de legalidad y práctica honrada de los recursos de todos los venezolanos.