• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Cambio y fuera dijo Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La fuerza del pueblo en la calle fue notable y en abundante contenido las imágenes recorren el mundo. La actitud de los venezolanos por un cambio democrático también recorre todos los escenarios y la prensa internacional se hace eco de ello. La lucha de los venezolanos contra un régimen de oprobio va en ascenso y ya la calle tiene dueño en los millones de hombres y mujeres que asumen el compromiso sin límites del cambio.

Está el pueblo en la calle sin temor alguno a las pandillas opresoras. Esas pandillas provistas de armas largas ya tienen en su haber decenas de jóvenes asesinados que, con el tricolor nacional en sus manos y el grito de libertad en el alma, dejaron permanente el ejemplo de la lucha por un país libre, democrático y unión militante. Gloria en la eternidad. Ejemplo presente y permanente en la consciencia del civilismo nacional.

El sábado próximo pasado y, para ser exactos, el 30 de mayo de 2015, hace hoy cinco días, los venezolanos estamparon sin equívoco su línea de acción pacífica para el cambio democrático con el accionar en la calle en todos los estados para ponerle término a la más condenable situación de violaciones y desprecio por la legalidad e institucionalidad de la República de Venezuela. Toda una desquiciada situación de hechos que han llevado al país a un estado de carencias de elementos fundamentales para la vida de millones de seres humanos. La pretensión de un régimen totalitario en Venezuela les queda grande ante una sociedad que sale a las calles en defensa de la libertad y democracia. 

Jamás esta nación había estado sometida a la perversa actitud de la ambición impronta de enriquecimiento con el aprovechamiento de los fondos y bienes públicos. Venezuela con su torrente de ingresos petroleros representaba la oportunidad a pedir de boca para un grupo de aventureros trastocado por la impaciencia de la riqueza personal ilícita de la que ya tiene abundante información el Departamento de Justicia de Estados Unidos. 

La corrupción devastó la vía del crecimiento económico y social de este país y el empobrecimiento ahoga densos sectores que dejan en las colas del hambre el dolor del desvalido frente a la opulencia con el fraude a la nación. Pero no obstante este es el país que no lo vence la nostalgia de los tiempos de la pujante Venezuela en sostenido crecimiento económico y social. Y no lo vencen las dolencias que abraza a la nación entera sino que, por el contrario, lo fortalece en su espíritu rebelde y convoca a la calle en defensa de sus derechos a la subsistencia y la paz.  

El pueblo venezolano no renuncia jamás a la plenitud de sus ideales democráticos. Siempre los hace y los hará suyo en la defensa a todo evento con el vigor de su fe republicana y el ardor de la libertad en el alma. Esta es la Venezuela que está en la calle, no con actitud de ruego, sino con la preeminencia de su razón de pueblo libre, de sus derechos irrenunciables y en la fuerza de sus convicciones y principios que determinan su razón de ser. Está entonces la sociedad venezolana en pie de lucha. Por lo que es hora ya de actuar en legítima defensa del patrimonio de todos los venezolanos que envuelve las acciones pertinentes contra la apropiación de los fondos públicos.

Nunca hechos semejantes como los que se han venido sucediendo a lo largo de tres quinquenios y pico, habían sido tan perjudiciales para el estado de convivencia social que toda sociedad requiere para su desenvolvimiento. La fuerza democrática de la voluntad soberana activa la lucha en la calle por el cambio que representa la soberanía nacional.

 

bello.rafael@yahoo.es