• Caracas (Venezuela)

Rafael Bello

Al instante

Ahora es tiempo de cambio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este momento que vivimos los venezolanos tiene la especial atención de un hecho de gran significación tanto para el reordenamiento de la vida de la nación, como para la armonía de millones de ciudadanos. Millones de venezolanos que asumimos ya, sin temor ni pérdida de tiempo, el compromiso insoslayable del cambio por la vía específica del mandato constitucional. Es el referendo revocatorio presidencial.

No es otro accionar distinto al que establece la carta fundamental de la República de Venezuela, el que ya está en manos de la mayoría determinante de los diputados de la Asamblea Nacional. Es un procedimiento que cuenta con la aprobación de los venezolanos que se expresará de manera determinante en el referendo revocatorio. Una decisión que cuenta con la aprobación mayoritaria, casi unánime, de la sociedad venezolana. Este es un hecho de una profunda significación política en la historia contemporánea de Venezuela. Ahora es tiempo de cambio. Y ese cambio cuenta con millones y millones de ciudadanos en pie de lucha democrática.   

Es un momento en el que los diversos sectores democráticos de Venezuela asumimos el compromiso de la unidad, nada puede hacer variar esta posición histórica trascendente de millones de venezolanos. La Unidad nacional representa un sentimiento del pueblo para la democracia. Y esa es la posición que avanza con creces para liquidar todo vestigio dictatorial y abrirle paso a los derechos vitales del ser humano, fundamentalmente, el derecho a la vida. Esta es la línea de conducta del quehacer social con prevalencia en las decisiones del cambio democrático. Por cuanto el cambio va más allá de una consigna, por su decisión histórica de libertad y democracia.

Una decisión que está contenida en la línea de conducta democrática es, precisamente, la que tiene que ver con la sustitución del régimen. Por donde sea vea este régimen es adverso a la libertad. Por sus actitudes contrarias al pensamiento democrático de los venezolanos no tiene vida y, es tan solo cuestión de muy poco tiempo su permanencia en el poder.

El procedimiento que se sigue en la Asamblea Nacional en acuerdo a lo establecido en la Constitución, está a punto para la convocatoria nacional de los venezolanos que, en actitud democrática soberana, pondrán orden en la vida institucional de Venezuela. La unidad nacional tiene en el accionar político de trascendencia histórica venezolana en el presente momento, una profunda significación por cuanto se trata de devolverle a los venezolanos sus expectativas de vida dentro de un marco de derechos privativos y exigentes de la sociedad en general.

El pueblo venezolano asume sin equívocos la disposición de recomponer la vida de la República. Ordenar la vida democrática de la nación y abrir espacios para el accionar colectivo en las acciones, urgentes y necesarias, de orden institucional que conduzcan a la normalidad de la vida del país. La vida política venezolana en el presente momento tiene que ser ejemplarmente unitaria para el cambio democrático. Porque la fuerza de la democracia está en ese sentimiento unitario nacional que asumirá el compromiso que demanda el momento por el que atraviesa el país.

Hay un cuadro descompuesto de años producto de la corrupción convertido en el desastre nacional de las finanzas públicas. Saqueo persistente del ingreso nacional por la perversidad que se hace llamar gobierno revolucionario. Ante ese cuadro dantesco de la apropiación de los bienes públicos, nos toca ahora como venezolanos del cambio democrático, actuar con firmeza en identidad de intereses de la población, con una actitud venezolana unitaria para el proceso refrendario: preciso, determinante y aleccionador.    

La democracia está en la calle en hombros del pueblo en un sentimiento expreso de cambio democrático.

bello.rafael@yahoo.es