• Caracas (Venezuela)

PRINT

Al instante

1.600 vehículos robados  se venden cada año  

Por lo general los estafados se enteran de la ilegalidad del vehículo cuando son parados en operativos de cuerpos de seguridad / Alex Delgado

Por lo general los estafados se enteran de la ilegalidad del vehículo cuando son parados en operativos de cuerpos de seguridad / Alex Delgado

Las bandas de delincuencia organizada pueden trabajar con funcionarios de las instituciones públicas o paralelas a ellos, afirman criminólogos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

ESTAFA Colocan precios por debajo del mercado para que sean comprados rápidamente

El comisario general jubilado del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre, José Azuaje, nunca imaginó que le ocurriría, pero fue estafado al comprar un vehículo robado. Perdió todos los ahorros de su vida y lucha porque alguna institución le responda por los daños causados.

La camioneta marca Ford, modelo Ecosport, del año 2006, destacaba en los avisos clasificados de dos diarios y el comisario procedió a contactar al vendedor. La vio el 21 de enero, y el día siguiente firmó los documentos en notaría. La revisión que hizo de la placa antes de la compra no le causó alerta alguna.

Recordó que de 185.000 bolívares, la supuesta abogada dueña del vehículo, le bajó el precio a 173.000, pues, según ella tenía una urgencia familiar. La primera irregularidad la vio al firmar en notaría un documento con el número de cheque diferente al que había entregado. Preguntó por el particular y le respondieron que era un procedimiento rutinario.

Salió del lugar, buscó su nuevo carro y todo se puso borroso. Presume que, además, le aplicaron alguna sustancia para adormecerlo. Despertó en el estacionamiento de su residencia con la certeza que había sido estafado.

El caso de Azuaje, quien no ha tenido respuesta de algún organismo estatal, no es un caso aislado. En Venezuela roban o hurtan en promedio 32.000 carros al año y de 20 casos, uno de los vehículos, 5%, es usado para la venta con falsa apariencia legal, aseguró el comisario Carlos Belisario, ex director de la dependencia contra robo y hurtos de vehículos del Cicpc.

Ese porcentaje representa 1.600 vehículos al año que serían vendidos en el país de manera irregular. Para Azuaje no hay otra forma de explicar la situación: existen redes delictivas que incluyen a inspectores del INTT, gerentes de bancos y abogados de las notarías.

El criminólogo Fermín Mármol García sostiene que la mafia de venta de vehículos solicitados puede generarse con las autoridades públicas: funcionarios que se presten para falsificar documentos o venden las planillas en blanco.

“Venezuela es el octavo país más corrupto según Transparencia Internacional. La industria ilícita de los vehículos automotores es muy importante en el país pues son bienes que se revaloran frecuentemente por la falta de carros nuevos”, aseguró Mármol.

Agregó que este tipo de negocios prospera por la facilidad tecnológica para usurpar identidades y falsificar sellos. La mafia en conjunto permite la entrada de recursos extras en las inspectorías de tránsito, destacó el criminólogo Javier Gorriño. 

Eliminada revisión del Cicpc. Hasta septiembre de 1999 las notarías exigían, como requisito indispensable para la compra-venta de vehículos, una revisión del INTT y un chequeo del Cicpc, explicó Gorriño.

Insistió en que la pericia de un funcionario de la policía judicial siempre es mayor que la de los inspectores del INTT, a efectos de detectar si los seriales de un vehículo han sido alterados a través de la revisión con el líquido Fry, que permite observar los seriales originales de la pieza, en caso que hayan sido limados.

La revisión del Cicpc la hacen cuando lo ordena un fiscal o un tribunal, o cuando los compradores de forma espontánea desean chequear las condiciones del vehículo, de modo que ya no constituye un requisito imprescindible, dijo un funcionario del Cicpc.

Destacó que la mayoría de los compradores de vehículos robados se enteran de la condición cuando son sometidos a inspección en puntos de control dispuestos en las vías por diversos cuerpos de seguridad.

Sugerencias de los expertos

Los criminólogos recomiendan a los compradores de vehículos usados asistir a la revisión del INTT y, bajo ninguna circunstancia, aceptar la que el vendedor le ofrezca. “Lo más sano sería proceder como en casos de la emisión de cheques de gerencia, es decir, acompañar a la entidad bancaria al emisor del cheque”, recomendó Fermín Mármol García, criminólogo.

Javier Gorriño, criminológo, considera que el interesado en el vehículo no debe conformarse con la inspección de tránsito, sino realizar el chequeo en cualquier dependencia del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. 

5%

de los vehículos robados

en Venezuela es vendido

con falsa apariencia

de legalidad

achirinos@el-nacional.com