• Caracas (Venezuela)

PRINT

Al instante

Políticas educativas no llegan a los jóvenes más desfavorecidos

La causa de la dislexia no es una mala representación mental de los fonemas, sino un acceso defectuoso de esos sonidos a la zona del cerebro que los procesa | Foto Cortesía Getty Images

Imagen referencial. Estudios | Foto Cortesía Getty Images

Las oportunidades de acceso a la enseñanza son 77% más altas para los venezolanos de 15 a 19 años de edad que habitan en Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La masificación de la enseñanza se ha convertido en bandera de alarde del gobierno nacional en los últimos años. El pasado 21 de noviembre, Día del Estudiante Universitario, el presidente de la República Nicolás Maduro reafirmó que con la revolución socialista el acceso a la educación pública en todos los niveles estaría garantizado.

Sin embargo, los primeros resultados de un estudio difundido la semana pasada por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB revelan que la universalización de ese derecho va más allá de cifras globales que parecen positivas. Si estas se analizan bajo la lupa de indicadores como género, edad, estrato social y distribución por regiones, la situación es otra.  

Solo 42% de la población joven encuestada, entre 15 y 29 años de edad, asiste a un centro de enseñanza. La diferencia del porcentaje de asistencia escolar entre los jóvenes más y menos favorecidos económicamente es de 30 puntos. 58% de los jóvenes que abandonó sus estudios lo hizo a la edad promedio de 17,4 años.

Las oportunidades de acceso a la educación son 77% más altas para los jóvenes entre 15 y 19 años que viven en el Área Metropolitana de Caracas, mientras que son menos privilegiados los que habitan en ciudades pequeñas con menos de 50.000 habitantes (53%).

“Deberíamos tener políticas públicas de expansión de la educación y no se percibe así. Hay misiones educativas, pero no se centran en las zonas de mayores carencias. Las tasas de cobertura que ha pregonado el Ministerio de Educación permanecen estancadas los últimos tres períodos escolares porque las políticas deben estar vinculadas a los sectores más desfavorecidos y no ocurre así. Las políticas públicas tienen que estar diferenciadas social y territorialmente”, explica la coordinadora de Proyecto Juventud, Anitza Freitez.

La Encuesta Nacional de Juventud 2013 de la UCAB fue realizada entre septiembre y octubre de este año a 4.022 jóvenes de entre 15 y 29 años de edad, en el Área Metropolitana de Caracas, Maracaibo, Barquisimeto, San Cristóbal, Barcelona, Puerto La Cruz, Ciudad Guayana, Maracay, Valencia y otras ciudades medianas y pequeñas.

Secundaria deficiente. 59% de los hombres entre 15 y 19 años manifestó haber dejado de asistir a clases porque terminó los estudios, no le interesó seguir estudiando, está conforme con la escolaridad que alcanzó, no le servía lo que estaba estudiando, no quedó en la universidad o carrera deseada, tuvo problemas de conducta en la escuela o tuvo problemas de rendimiento.

27% de mujeres entre 15 y 19 años de edad dejó de asistir a clases por embarazo, por ayudar en las tareas de la casa, por cuidar a sus hijos, por enfermedad o discapacidad o por decisión de los padres.

Para Freitez, este resultado incide de forma negativa en la trayectoria laboral. “Los jóvenes que no quieren seguir estudiando no tienen oferta de formación para el trabajo. Según los estudios sobre pobreza que hemos hecho, con menos de 12 años de escolaridad es difícil salir de la situación precaria”, asegura.

La situación es aún más alarmante al conocer la percepción que tienen sobre la enseñanza recibida en bachillerato. Entre 82% y 89% cree que sus estudios de secundaria no se caracterizaron por tener profesores bien preparados, exigencia académica, formación en valores, suficientes maestros para impartir las materias del currículo, enseñanza en educación ciudadana, orientación en temas de salud sexual e instalaciones en buen estado.

“No nos extraña porque venimos recibiendo en las universidades cohortes de egresados de bachillerato que cada vez son más deficientes. Eso nos muestra que el currículo actual necesita actualizarse, no satisface a los jóvenes que viven en un mundo distinto”, afirma Freitez.

Plantean cursos de formación

El Proyecto Juventud coordina una serie de actividades para 2014 con el fin de aprovechar los resultados de la Encuesta Nacional de Juventud y fomentar la participación de ese sector en la solución de sus principales problemas.

A partir de abril de 2014, cuando calculan que sea presentado el informe final del proyecto, el equipo coordinado por la directora general del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB, Anitza Freitez, realizará una serie de seminarios con especialistas sobre los temas de la encuesta y preparará un documento con propuestas para intervenir sobre las problemáticas analizadas en el estudio.

También programan presentar ocho foros en igual número de universidades del país, para conocer las expectativas regionales de los jóvenes.

El estudio pretende convertirse en el marco para la realización de cursos de formación sobre herramientas para evaluar la gestión pública en materia de juventud.