• Caracas (Venezuela)

PRINT

Al instante

Padres recurren al reciclaje de textos escolares para cumplir con las listas

Recorrido por compra de textos escolares usados bajo el puente de la avenida Fuerzas Armadas. Foto: Jesús Ruíz Ramírez / El Nacional

Recorrido por compra de textos escolares usados bajo el puente de la avenida Fuerzas Armadas. Foto: Jesús Ruíz Ramírez / El Nacional

Algunos colegios promueven la creación de centros para que los libros sean reutilizados por nuevos estudiantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La adquisición de textos usados es una buena opción para los padres que este año escolar transitan por la difícil tarea de comprar la lista de útiles. Los altos costos y la poca disponibilidad en librerías, debido a la escasez de papel que han registrado las imprentas, han obligado a las familias a acudir a alternativas más económicas y variopintas.

Cada año, Ylse Veloz, habitante de Los Dos Caminos, realiza las visitas a los puestos de libreros en la avenida Fuerzas Armadas para buscar los libros de sus dos hijos, que cursarán segundo grado y quinto año de bachillerato.

“En las librerías no se consigue nada, me dicen que tienen tiempo que no les llegan los textos que necesito”, dice con preocupación.

Lleva alrededor de tres semanas paseando las 2 listas escolares por todos lados tratando de conseguir libros nuevos a un costo razonable. Sin embargo, busca entre los usados uno de Matemáticas de quinto año, que en las librerías lo ofertan en 1.000 bolívares.

En las librerías comunes, de 200 a 300 bolívares cuesta cada texto nuevo de primaria y bachillerato, mientras que los usados están entre 100 y 150 bolívares.

Aunque sigue siendo un poco más económico, Veloz considera que incluso los precios de los libros usados han aumentado en los últimos años, hasta el punto de que la diferencia con los nuevos está entre 20 y 50 bolívares.

“Sigue siendo un ahorro y además están en buen estado”, expresa Gladis Rodríguez, vecina de El Valle.

Yuranis Navas, de San Bernardino, acude a los puestos de vendedores ambulantes y a las ferias escolares en busca de un libro de ortografía que le falta a su hijo de 6 años de edad.

“En los últimos años se me ha complicado mucho más conseguirle los textos de segundo grado”, indica Navas. Asegura que muchos de los comerciantes informales aprovechan la poca disponibilidad en librerías para especular con los precios.

Colegios solidarios. Lila Vega, vocera de la Red de Madres, Padres y Representantes, considera que este año comprar la lista de los textos escolares se ha convertido en uno de los mayores dolores de cabeza de los venezolanos. Explica que para paliar la situación, varias escuelas han decidido crear bancos de libros para promover su reutilización.

“Más allá de la disponibilidad, el problema es que muchos textos requieren actualización cada tres o cuatro años, pero creo que algunos niños pueden beneficiarse todavía”, opina Vega.

Al inicio de cada año escolar y durante una semana, el centro de estudiantes del colegio San Ignacio de Loyola, en La Castellana, promueve la donación de libros usados, anuncia la coordinadora de Voluntariado y Eventos de la Organización Social Católica San Ignacio, Lucía León.

El colegio Mater Salvatoris y la Unidad Educativa Instituto Educacionales Asociados también realizan esta actividad. El coordinador de Responsabilidad Social del centro educativo en El Peñón, Gustavo Olmos, explica que al finalizar el período, la mayoría de los padres donan los libros de sus hijos a la biblioteca de la escuela, para luego ser intercambiados en septiembre entre quienes los necesitan.

La Gobernación de Miranda promoverá este año la permanencia de los libros de textos en las 576 escuelas de primaria y bachillerato del estado, una vez que el estudiante culmine el año con el fin de crear conciencia sobre la reutilización de los útiles escolares, detalla el director de Educación de Miranda, Juan Maragall.

¿Dónde conseguir los textos?

A partir del 17 de septiembre, el Banco del Libro, en la avenida Luis Roche de Altamira, reactivará el servicio de canje de textos escolares usados. El único requisito es llevar un libro del año escolar anterior al que se busca o uno de cuarto o quinto año, en buen estado y del pensum escolar vigente, precisó la gerente de Información, Documentación y Estudios de la asociación civil, Maité Dautant.

La Fundación Cine Jardín, que se reúne en Montalbán II,  fomenta la participación e integración ciudadana en el municipio Libertador, a través del intercambio de libros escolares usados. La presidenta de la organización, María Alejandra Vera, calcula que la actividad se efectuará nuevamente el próximo 30 de noviembre.

Cuadernos para reciclar

Al finalizar el año académico, los cuadernos usados son un estorbo en la casa. La asociación civil Ecoclick recibe las libretas usadas e incluso los libros y textos escolares para ser reciclados y de esta manera aprovecharlos en pro del medio ambiente.

Los cuadernos serán recibidos en una jornada de reciclaje el sábado 14 de septiembre, en la plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes, desde las 10:00 am hasta las 4:00 pm.