• Caracas (Venezuela)

PRINT

Al instante

Jesús Aguilar trata de mejorar sin presionarse

Si el inicialista sigue progresando podría ser ascendido por Cleveland en algún momento de la temporada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jesús Aguilar continúa abriéndose camino para conseguir un lugar en la alineación de los Indios de Cleveland. En su primer año con el Columbus, filial triple A de la tribu, el recio bateador derecho ha estado demostrando que en algún momento de la temporada pudiera convertirse en una alternativa para el equipo grande.

El primera base amaneció ayer con el séptimo mejor promedio de la Liga Internacional (.317) y 7 cuadrangulares, la mayor cantidad en el sistema de granjas indígena, igualado con el receptor Eric Haase, del Lake County (A).

Aguilar viene de su mejor campaña en doble A, tras implantar una marca de 105 remolcadas para el Akron y una sólida actuación con los Leones del Caracas durante el invierno boreal, que llevó a Cleveland a protegerlo en el roster de 40.

 “Trato de no poner eso en mi mente. Hasta ahora la Liga Internacional es la más fuerte que he jugado en las menores y me enfoco en adaptarme. No pienso en números, voy día a día”, señaló el aragüeño, que cumplirá 24 años de edad el próximo 30 de junio, al otro lado del teléfono.

Ahora mismo, lo más importante es conocer a lanzadores que en su mayoría superan en experiencia a los que enfrentó en la Liga del Este en 2013. Aguilar tuvo un gran mes de abril (.356/.440/.667), pero en lo que va de mayo no ha podido batear con la misma consistencia (.212/.350/.273). Luego de sacudir sus 7 vuelacercas en el primer mes de la eliminatoria, los rivales comienzan a hacer ajustes.

“No lo veo de esa manera”, aseguró. “Simplemente la pelota no ha caído en terreno de nadie. Estoy haciendo contactos sólidos y eso me tiene tranquilo porque en algún momento volverán a salir los hits”.

Aguilar firmó a los 17 años de edad y recibió un bono de 70.000 dólares en 2007. Le tomó tres zafras salir de circuitos de temporada corta, pero a partir de 2011 sus progresos han sido notables.

“Siempre mostró fuerza y su principal fortaleza era su bate”, recordó el scout Jesús Mendoza, que recomendó su firma en aquella época. “No tenía un físico proyectable porque era relleno, pero no compacto. Por eso firmó algo tarde”.

Desde 2011 ha sido considerado el prospecto con mayor poder dentro de la organización y pareciera que en algún momento podría ligar para promedio.

“Desde los entrenamientos de primavera, incluso antes, durante la campaña con los Leones del Caracas, me he concentrado en ser más paciente en el plato, en evitar que los pitcheos quebrados afuera puedan hacerme daño. Me he estado yendo hacia la banda contraria cuando recibo esos envíos. Hasta ahora estoy satisfecho en ese sentido. Pero no me descuido. Tengo que seguir haciendo lo mismo cada vez que estoy en el home plate”, explicó Aguilar, que se ha convertido en un especialista al momento de traer a compañeros al plato.

El año pasado dejó promedio de .339 con hombres en posición de anotar y hasta el viernes ligaba .346 en esa situación y con dos outs en la pizarra.

“Es algo que me ayudará para su subir a las grandes ligas. Lo consigo de manera natural. No voy a batear pensando tengo que remolcar a esos corredores. Si fuese de esa manera no funcionaría. Solo trato de hacer contacto y aparecen los batazos productivos”.

Aguilar ha ido mejorando su defensa en la inicial, una de sus falencias, y ha sido probado en tercera. Sin embargo, ahora mismo su ascenso pareciera estar bloqueado por Nick Swisher. Mientras que Carlos Santana fue movido de la receptoría a la antesala, una posición que comparte con Lonnie Chisenhall, un jugador estimado en el equipo por su potencial.

“No pienso en eso. Solo puedo controlar lo que hago en el terreno todos los días. La organización decidirá qué hacer”.

“Cuando lo dirigí en la Liga Paralela (2007 y 2008) lo usé en la inicial, tercera y el jardín izquierdo. En ese momento ya mostraba habilidades para jugar en otras posiciones. Pienso que si sigue bateando de esa manera subirá con Cleveland, sin importar donde juegue”, enfatizó Mendoza, que desde hace cuatro años trabaja para Detroit.

Mientras llega ese momento, Aguilar no se presiona.

“No pienso en números o metas específicas. Solo quiero estar saludable, seguir progresando y ponerme en una buena posición para que me asciendan”, puntualizó.





/////RECUADRO////

Un grupo reducido

Jesús Aguilar es uno de los tres venezolanos que inició el fin de semana con al menos 7 jonrones en ligas menores. Los otros dos son Jesús Montero, con el Tacoma (Liga de la Costa del Pacífico) y Frank Díaz, de Reynosa (Liga Mexicana de Beisbol). Ernesto Mejía comenzó la campaña con 7 bambinazos para el Gwinnett (Liga Internacional), pero los Bravos de Atlanta vendieron su contrato a los Leones de Seibú, en Japón.







amendoza@el-nacional.com