• Caracas (Venezuela)

PRINT

Al instante

Eduardo Pérez sonríe cuando habla de su bullpen

Diego Moreno salvó tres y ganó uno en sus primeras cuatro presentaciones de este torneo

Diego Moreno salvó tres y ganó uno en sus primeras cuatro presentaciones de este torneo

El staff del Zulia es tan talentoso como prometedor. Pero eso tiene un lado malo con que el que lidiar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Yo sonrío cada vez que hablo de mi bullpen”, dice Eduardo Pérez. Y no es sólo una frase. Al proferir esas palabras, de visita en el estadio Universitario, una gran sonrisa ilumina la cara del manager de las Águilas.

Zulia ha sido el equipo más caliente en el inicio de la temporada. Y todo, incluso los muchos batazos que han largado sus importados, se debe a la profundidad de un staff de jóvenes lanzadores que hace pensar en grande al alto mando.

“Podemos darnos el lujo de traer cuatro bates (extranjeros), porque tenemos muchos buenos brazos criollos”, aseguró Jorge Urribarrí, asesor deportivo de los rapaces, al explicar la conformación del equipo para la temporada 2014-2015.

Esos brazos tienen nombres. Diego Moreno, por ejemplo. Silvino Bracho. Arcenio León.

Pérez fue el catcher de algunos de los mejores serpentineros en la MLB y ahora es coach de los Bravos de Atlanta. Sabe de lo que habla y mucho le gusta lo que ve.

“Me entusiasman todos. Todos en el bullpen”, soltó. “Creo que Bracho se va a perder de vista; va a ser cerrador en las Grandes Ligas. Tiene unas herramientas espectaculares. Moreno y León también. Pero lo mismo pasa con Lino Martínez, con Ramón García, con todos. Son espectaculares. Me alegra cada vez que hablo de ellos. Se me ve la sonrisa cuando lo hago”.

El grupo es todavía más amplio. Incluye a Adys Portillo, una de las firmas más cotizadas de julio 2 en su momento; Elvis Araujo y Miguel Sulbarán; Yéiper Castillo fue incorporado a la rotación, donde ya se encontraba Wilfredo Boscán, y en noviembre estarán activos los grandeligas Alex Torres y Leonel Campos.


La otra cara de la abundancia. La abundancia de brazos jóvenes permitió a la gerencia buscar bates adicionales para sustituir al ausente Ernesto Mejía, cuya falta, se supo esta semana, será definitiva, por decisión de su equipo en Japón.

Carlos Moncrief, Mark Minicozzi, Aaron Altherr y el colombiano Giovanny Urshela respondieron a la instrucción dada con un vigoroso inicio. Al menos hasta ahora, nadie en Maracaibo ha echado de menos a Mejía.

Pero ser lanzador y tener etiqueta de prospecto puede resultar una bendición y un problema. No hay pelotero con más limitaciones en el beisbol invernal.

“Es bastante difícil”, admitió el piloto, al evaluar cómo debe administrar el puñado de innings y condiciones impuestas desde el norte. “Lo ideal sería poder usarlos todos los días, o elegir libremente cuándo hacerlo. En cambio, debo tratar de usar un día a Moreno y otro a Bracho. Arcenio León es nuestra salvación, porque no tiene restricciones. Pero no quiero abusar de él”.

Hay límites impuestos por la obligación de descansar un día, luego de haber lanzado; límites en cuanto al número de episodios totales y límites en el rol a cumplir. Torres es un buen ejemplo de esto último.

“Dependiendo de lo que quieran con él los Padres de San Diego, el año próximo, lo voy a usar como relevista o abridor. Si lo quieren como relevista allá, va a ser abridor aquí. Si allá lo quieren como abridor, deberá relevar aquí. Todo por los innings”.

Aún mientras hace ese balance, Pérez se permite una sonrisa. Es mejor ese problema que sufrir un desabastecimiento total de serpentineros. Por eso, y aunque cree que el zurdo puede ser un abridor excepcional en esta liga, considera que ayudaría más en el bullpen. “Por las restricciones que tenemos”, explicó.

“Va a ser bastante difícil administrarlos hasta enero”, añadió. “Estarán muy cerca del tope al llegar a los playoffs. Si ganamos al principio, se nos hará más fácil, para llevarlos con cuidado. Ya en enero veremos qué podemos hacer”.


//////RECUADRO//////

El comité del 9°

Usar a Silvino Bracho como cerrador era una tentación. Alguien que acumula 70 ponches y apenas 8 boletos en 43.1 innings tiene el potencial de convertirse en estrella. Sin embargo, ha sido Diego Moreno el hombre llamado en el noveno inning, para salvar los juegos. “Moreno no es el cerrador. Es ‘mi’ cerrador”, explicó el manager Eduardo Pérez. “Lo es porque ha hecho el trabajo. Pero tienes que alternarlos, usar al mejor lanzador para cada momento, mezclar y combinar. Bracho y Arcenio (León) también pueden ser cerradores”.



ElDato


Adys Portillo (doble A), Diego Moreno (triple A) y Elvis Araujo (doble A) deben ser, e 2015, los próximos grandeligas en el staff zuliano




iserrano@el-nacional.com