• Caracas (Venezuela)

Presos políticos

Al instante

Un multitudinario clamor contra el chavismo tomó las calles de Caracas

Lilian Tintori, rodeada de miles de opositores

Lilian Tintori, rodeada de miles de opositores

La oposición congregó a miles de personas que colapsaron el municipio Chacao, salvando el boicot chavista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rosa Gubitz, de 68 años, tenía un collarín en el cuello porque se rompió la cervical, y sin embargo, estaba ahí este sábado parada en la esquina de la avenida Francisco de Miranda con la calle Elice, sosteniendo un letrero por la libertad de Leopoldo López, condenado injustamente a casi 14 años de prisión por disentir contra el gobierno de Nicolás Maduro.

El ícono de Leopoldo, un joven político caraqueño de 44 años que lleva 19 meses preso en la cárcel militar de Ramo Verde, lo portaban decenas de manifestantes en la gran marcha convocada por el líder desde la cárcel.

La manifestación fue multitudinaria. La calle Elice de Chacao quedó pequeña para la cantidad de gente que acudió al llamado de Leopoldo apoyado por los 29 partidos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que tímidamente escogió el sitio por temor a no llenarlo de acuerdo con las últimas convocatorias.

Pero las expectativas de los partidos políticos integrantes de la MUD fueron superadas pese a que el oficialismo ordenó cerrar la estación del Metro de Chacao para desmotivar a los manifestantes que caminaron kilómetros para llegar al sitio de concentración.

Rosa Gubitz dijo que pedía la libertad de Leopoldo, del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, del ex alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos y de los 78 presos políticos. «Quiero que salgan los corruptos ladrones que tenemos en el gobierno. A Maduro y su familia no les da vergüenza viajar por el mundo gastando la plata de los venezolanos. Yo no les tengo miedo a los chavistas».

«Si se puede, si se puede» eran las consignas que coreaban los manifestantes. En la tarima de oradores Lilian Tintori tomó el micrófono para exclamar que pedían la libertad de su esposo Leopoldo, la de los 78 presos políticos y la de los exiliados en el extranjero, la de Antonio Ledezma y del ex alcalde Daniel Ceballos. «Debemos unir a las familias separadas. Venezuela es para todos».

Un mismo mensaje

En su discurso Timtori subrayó que «no queremos más escasez de alimentos, ni inflación, ni inseguridad que asesina a 25.000 personas por año. Queremos cambio. Estamos comprometido por el cambio».

Luego hablaron varios candidatos a diputados que se disputan los circuitos electorales caraqueños de las legislativas previstas para el 6 de diciembre. Los opositores son favoritos de las elecciones con posibilidades de ganar las parlamentarias.

Entre los dirigentes políticos también habló Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática, quien destacó la posibilidad cierta de ganar por avalancha y de cambiar y derrotar al gobierno por las vías constitucionales y pacíficas.

Mientras escuchaba a los oradores, Américo Martín, ex guerrillero y dirigente de izquierda, dijo a ABC que veía al gobierno de Nicolás Maduro debilitado y aislado tanto en el plano nacional como en el internacional. «No quiere entregar el gobierno pero no tiene fuerza para evitar que gane la alianza de la MUD. La clave de la unidad, casi completa, es el anhelo al cambio que todos quieren y que es el camino marcado por la MUD, que se encuentra bien posicionada y es el único referente político que tenemos para el cambio».

A su lado Jenifer Escalante, estudiante de comunicación social de 21 años, también quiere un cambio. «Esperamos lograr en diciembre un cambio porque lo merecemos. Al graduarme quiero conseguir un trabajo donde pueda ejercer la libertad de expresión que hoy está negada para todos nosotros. No es justo que tenga que perder tres horas en cola para conseguir un kilo de jabón para lavar. Antes no era así».

El joven Roberto Ramos, de 19 años, «estoy entusiasmado por votar este diciembre, es mi primera vez, y lo voy a hacer por el cambio, por mi futuro, para cambiar el desastre que tenemos».