• Caracas (Venezuela)

Poncho Rentería

Al instante

Vargas Llosa en la peluquería

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De la fatigante gira presidencial, de su visita a su santidad en el Vaticano, de la humillada al fútbol colombiano y de Vargas Llosa hablaron ellas en la peluquería. También opinaron de los 37 incendios que prendió la guerrilla, y se burlaron de los chistosos ministros que llamaron “incoherente” ese terrorismo.

Comencemos con el escándalo del escritor adúltero: “Vargas Llosa, muy premio Nobel, pero quedó como un cretino al abandonar a su legítima por irse con esa buscona filipina”. Así opinó la godísima Maricarmen ante 15 mujeres. Muy insultado salió el buen escritor y boxeador Mario Vargas Llosa, quien, a sus 79 años de edad, con 6 nietos, destapó que era amante clandestino de Isabel Preysler. ¿Qué magia sexual tendrá la filipina Isabel que seduce a tantos?

Yo, que soy un marido entregado y escriturado a Lulita Arango, admiro a Vargas Llosa en este enredo sentimental. Es un acto de vitalidad, un homenaje al amor. Entiendan, él reencontró sus pasiones quinceañeras. Separarse es una decisión humana. Vargas Llosa deja a su esposa Patricia lastimada y burlada, pero con dos edificios, un chalet y una renta millonaria. De asco que la estafara en la herencia, pero no lo hizo.

Peluquería ruidosa. Terrible jet lag sufre el presidente; viaja mucho, dijeron. Criticaron que su santidad, desde el Vaticano, les diera manivela a las FARC al prometer que podría ser mediador. Con el papa a bordo, tendremos otros 987 días de discusiones mientras la economía se derrumba.

Les cuento que hay escándalo nacional en Francia por el uso y abuso del avión presidencial. El ministro de la política, Manuel Valls, ha sido duramente criticado porque usó el costoso avión 001 con tripulación y azafatas para ir con sus dos hijos a Berlín a ver jugar al Messi-Barcelona contra la Juventus. La oposición y los periódicos lo llamaron indelicado y le exigen que pague la gasolina y los tiquetes de sus hijos. No repita eso, ministro, quedó como un derrochón de los dineros públicos. Feo abusar de un avión oficial para caprichitos de millonario.