• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Cada vez más demócratas rechazan persecución a la prensa”

El presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, denunció “las tres etapas de la invasión cubana a Venezuela”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, se comprometió con la asamblea de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa, a servir de mediador continental para la defensa de la libertad de expresión e información. Así lo confirmó el presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, ayer desde Ciudad de Panamá.

“Conversamos con el presidente de Panamá con ocasión de nuestra asamblea y no solo firmó la Declaración de Chapultepec, que es nuestra declaración de principios para la defensa de la libertad de expresión, sino que se comprometió a ser un mediador continental para promover el cese de los atropellos contra los medios de comunicación social y la defensa de la libertad de expresión. Además, se comprometió a presentar el tema ante la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Panamá, en abril”, dijo Otero.

El editor resaltó que el acoso contra los medios independientes y las restricciones en general a la libertad de expresión han venido sensibilizando cada vez más a los líderes latinoamericanos. “El presidente Varela se ha sumado a este clamor que va surgiendo para la defensa de las libertades. Y en el caso venezolano, cada vez hay más demócratas que se manifiestan en rechazo a la persecución contra la prensa”, apuntó.


Invasión cubana. En la jornada los editores analizaron “el impacto geopolítico del sorpresivo acuerdo entre Estados Unidos y Cuba”.

En ese contexto, Otero expuso lo que a su juicio son las 3 etapas de las relaciones entre Caracas y La Habana en los últimos 50 años.

La primera etapa, dijo, corresponde a la invasión armada y militar de combatientes cubanos por la playa de Machurucuto en 1967. La segunda etapa, aseguró Otero, es la invasión ideológica y operativa promovida desde la llegada de Hugo Chávez al poder, a partir de 1999. Y la tercera etapa, afirmó, es la que surge a partir de que el mundo conoció sobre las negociaciones para normalizar las relaciones entre la Casa Blanca y los Castro.

“A finales de los años sesenta Fidel Castro subestimó a Venezuela y promovió una invasión militar armada por la playa de Machurucuto que fue derrotada por la Fuerza Armada venezolana. La segunda invasión se expresa en hechos como que Venezuela le ha dado a Cuba el equivalente a 50.000 millones de dólares en petróleo; los cubanos triangulan las importaciones de Venezuela y se benefician de las divisas; penetran el aparato electoral a través del Frente Francisco de Miranda; controlan el sistema nacional de identificación, notarías y registros; controlan los puertos y aeropuertos; controlan el sistema primario de salud a través de Barrio Adentro y, por si fuera poco, controlan el aparato de inteligencia militar a través del cual supervisan a la FAN”, detalló Otero en su intervención.

La consecuencia de tal nivel de penetración en las áreas neurálgicas del Estado y las instituciones es clara para el editor: “Venezuela es un protectorado cubano sin haber perdido una guerra”.

Otero, sin embargo, considera que el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos marca el inicio de una etapa de incertidumbre para Venezuela.

“Este nuevo acercamiento genera muchas preguntas: ¿qué va a pasar con el apoyo que el gobierno de Venezuela da a movimientos insurgentes en América Latina y España? ¿Qué pasará con la política exterior venezolana subordinada a Cuba, y muestra reciente de ello es el nuevo impasse con Guyana? ¿Qué pasaría si la predicción del expresidente José Mujica se cumple y en Venezuela se gesta un golpe de izquierda? ¿Cuál sería la participación del gobierno cubano en ese hipotético golpe del que habló Mujica?”, expuso.

En el panel sobre el impacto del acercamiento entre Cuba y Estados Unidos también participaron la bloguera cubana Yoani Sánchez, el periodista Roberto Pombo, y Enrique Santos, ambos de Colombia, con la moderación de Eduardo Quirós, del diario El Siglo de Panamá.


Sorpresa y esperanza. La bloquera cubana Yoani Sánchez, fundadora del diario digital 14ymedio, dijo que para la mayor parte de la población de la isla el anuncio simultáneo de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, el pasado 17 de diciembre, fue sorprendente y esperanzador.

“Nadie, de los 11 millones que vivimos en la isla, habría creído que se daría el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos. Era tan improbable… Es el marco con el que han vivido al menos 3 generaciones. A mí me amamantaron contra ese imperialismo… Y de pronto, aquel 17-D, todo ese simbolismo se vino abajo”, contó.

“Los cubanos no tenemos más comida sobre el plato o más dinero en el bolsillo, ni siquiera más derechos o espacios cívicos. Pero lo que sí es importante es que ese día algo se rompió. El discurso oficial perdió así su principal argumento para justificar su descalabro económico y falta de libertades”, señaló.

Celebró que la administración de Obama implemente una serie de medidas que inciden “en la vida real” de los cubanos, como lo es la ampliación de remesas que se pueden enviar a la isla.