• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Las bajas en unidades electorales activaron alarmas del PSUV tras simulacro

Una dirigente oficialista en Aragua emitió un informe a la dirección nacional del partido de gobierno para identificar supuestos infiltrados | Foto AVN / Archivo

Una dirigente oficialista en Aragua emitió un informe a la dirección nacional del partido de gobierno para identificar supuestos infiltrados | Foto AVN / Archivo

La principal fortaleza electoral del partido está sometida a una reingeniería obligada, producto de las disidencias que deformaron varias unidades de batalla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El descontento en el PSUV afecta la maquinaria para el 8-D. La disidencia ocasionó una merma en las unidades de batalla Hugo Chávez, que obligó a la dirección nacional pesuvista a efectuar hace un mes una purga (destitución de los coordinadores y voceros de las unidades). 

Las medidas, sin embargo, todavía no reparan la totalidad de los daños. Los resultados se registraron el 20 de octubre en el simulacro del Consejo Nacional Electoral. De 13.683 unidades existentes, 4% no participó (547 unidades), lo que activó las alarmas en la cúpula partidista el pasado 21 de octubre, a pesar de estar satisfechos porque el resto sí atendió la orden de acudir a probar las máquinas, votar y precisar el trabajo del Plan República.

El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, reveló que habían encomendado a Francisco Ameliach y a Darío Vivas, coordinadores electoral y de movilización, dos tareas: una, llamar a los 13.000 jefes de patrullas para precisar los aciertos y errores observados el 20 de octubre, de manera de tener un informe por estado; y, dos convocar a un simulacro electoral, pero del PSUV. Es decir, no organizado por el CNE.

La Escuela de Testigos del PSUV asumirá el control operativo de esa actividad en el ámbito nacional, pautado para el 9 y 10 de noviembre. La actividad comenzará con un toque de diana y luego se pasará “asistencia” en los puntos rojos, para verificar quiénes no trabajarán el 8-D y buscar los sustitutos, indicaron fuentes parlamentarias.

Las unidades son la pieza clave para la movilización de los electores inscritos en las listas 1x10. La molestia de la dirigencia del PSUV por la merma de las unidades de batalla se evidenció el jueves 24, cuando el candidato a la reelección en Libertador, Jorge Rodríguez, participó en una reunión en Antímano. “¡Exijo unidad! ¡Aquí hay un solo grupo: el grupo de los chavistas. Todos somos chavistas; somos hijos de Chávez”, dijo, algo iracundo, para solicitar disciplina y que no se avalaran a aspirantes disidentes como Evelio Arrieta (concejal de El Valle), apoyado por Poder Laboral para la alcaldía caraqueña.  

Barinas, Maturín, Caracas y otras ciudades importantes con candidaturas disidentes fuertes son las más afectadas por el problema. En la primera, el alcalde pesuvista en ejercicio, Abundio Sánchez, se lanzó por su cuenta luego de que el PSUV no aprobó su reelección. Esta situación se repitió en otras 11 alcaldías: 2 en Zulia y en Monagas y 1 en Yaracuy, Trujillo, Portuguesa, Mérida, Aragua, Apure y Lara.


Infiltrados en Maturín. En la capital de Monagas, Numa Rojas se lanzó de la mano de Poder Laboral. Este dirigente fue alcalde de Maturín entre 2004 y 2008 por el MVR y luego tomó las riendas organizativas del PSUV en el estado, cuando José Gregorio Briceño (el Gato) se pasó a la oposición, por lo que fue nombrado jefe del Comando Carabobo para las elecciones presidenciales del 7-O.

Desde ese puesto formó una estructura propia y varios dirigentes de base lo respaldan, indicó Isidro Figueroa, coordinador de la Unidad de Batalla Hugo Chávez Juana Ramírez y quien se mantiene fiel al candidato que colocó el PSUV para Maturín, José Maicavares.

Figueroa señaló que en 6 de las 48 unidades que hay en la parroquia Altos de los Godos, la segunda más grande de la ciudad, tuvieron que buscar nuevos coordinadores porque los anteriores respaldaban a Rojas. Aclaró que esos dirigentes “se autoexcluyeron” con esa decisión y que ocurrió algo similar con 20% de los voceros de las organizaciones del sector.

Figueroa aseguró que todas las unidades se movilizaron el día del simulacro con sus nuevos miembros. Sin embargo, la situación no está resuelta porque todavía quedan algunos infiltrados. “En cada unidad hay tres, cuatro o cinco personas que apoyan a Rojas silenciosamente”, alertó.

En varios lugares del país, las unidades se han dado a la tarea de identificar posibles infiltrados en sus filas. En el municipio Urdaneta de Aragua, Irene De Jesús Bandres, coordinadora de testigos de una unidad, envió un informe a la Dirección Nacional del PSUV en el que denuncia que 19 miembros de unidades, incluido el candidato a alcalde, firmaron la solicitud de referendo contra Hugo Chávez en 2004. Pide tomar medidas.

Figueroa advirtió que "esos infiltrados" pueden afectar especialmente en el período de campaña, pues se quedarán “de brazos caídos o apoyarán a la otra opción”. Esta etapa será crucial porque “la tarea más dura que tienen por delante es convencer a las bases”, explicó.

En otros lugares donde no hay candidatos disidentes el escenario luce menos negro, aunque eso no significa que la maquinaria esté completamente lista para las elecciones. Tal es el caso de San Juan de los Morros, capital de Guárico. En la unidad República de Brasil los jefes de movilización y logística no se presentaron al simulacro del domingo.

Fernando Uribe, coordinador de la unidad, aseguró que esos dirigentes no han trabajado este año y que incluso estuvieron ausentes en las elecciones del 14 de abril. Redactaron un informe a la dirección municipal para que cambien a esos cuadros antes del 8-D.

La falta de los movilizadores parece tener un impacto en los resultados, si se juzga por la votación del 14 de abril en el lugar. En ese centro ganó Henrique Capriles por 0,6 puntos porcentuales, a pesar de que Chávez había triunfado por 11,9 puntos el 7 de octubre. En la capital guariqueña, entre una elección y otra la ventaja del chavismo se redujo de 15,6 a 1,9 puntos porcentuales.


Dirigentes piden “liberación”


El PSUV toma correctivos estrictos para garantizar que la maquinaria funcione el 8-D. En ciudades importantes como Barquisimeto los equipos parroquiales y municipales han incrementado sus exigencias a los coordinadores de unidades de batalla Hugo Chávez

Luis Pérez, quien dirigía la unidad de la Biblioteca Mahatma Gandhi en la capital larense, dijo que fue obligado a renunciar debido a que no logró completar el equipo de 40 personas que debe tener ahora cada célula del partido. 

Pérez continúa trabajando por el candidato del PSUV, el general Luis Bohórquez, y asegura que en la mayor parte de la ciudad los grupos chavistas están unidos en torno a esa figura. Añade que solo existen diferencias en las parroquias Cují y Tamaca, donde un dirigente disidente del Polo Patriótico tiene cierto respaldo. En estas zonas están registrados 64.964 de los 680.399 votantes que tiene Barquisimeto.

Como medida, la Juventud del PSUV se ha colocado al frente del trabajo por fortalecer las 13.683 unidades y garantizar que cumplan con su misión de convencer a los votantes y luego llevarlos a sufragar el 8-D.

Heryck Rangel, coordinador de Política Electoral de la Jpsuv, informó que en 70% de las unidades ya fueron integrados equipos de jóvenes que se enfocarán en cuatro tareas “fundamentales”: captación, movilización, formación y organización.

Para el 15 de noviembre, tienen el objetivo de que todas las unidades de batalla del país cuenten con un equipo de jóvenes. Rangel considera que el reforzamiento es importante porque muchos dirigentes ya están cansados luego de los tres procesos electorales del último año.

El dirigente admite que hay casos puntuales en los que el partido se vio obligado a cambiar coordinadores, aunque indica que es parte de un “proceso natural” porque siempre están en continua “revisión y rectificación”. “Hay casos puntuales en los que la gente pide su liberación. El partido revisa y procede. Si alguien no cumple con su tarea, el partido está obligado a cambiarlo. La unidad de batalla Hugo Chávez es la vanguardia y es la que tiene más contacto con las bases, por lo que su trabajo es muy importante”, explica.

La Dirección Nacional de la JPSUV realiza recorridos continuos por todo el país para verificar el estatus de la maquinaria y de la campaña en los todos los municipios. La semana pasada culminó una primera ronda por los 24 estados y están preparando una segunda. Están siendo dirigidos por Héctor Rodríguez, ministro y coordinador de la instancia.


Juntos, no revueltos 

La maquinaria del oficialismo, al igual que la alianza electoral, será cuasiperfecta. En vista del desacuerdo en ocho estados, algunos aliados tendrán comandos, testigos y finanzas aparte. 

El secretario general del MEP, Wilmer Nolasco, dijo: “El Comando Bolívar-Chávez es del PSUV, así que contaremos con nuestra propia plataforma, bautizada como Luis Beltrán Prieto Figueroa, en los municipios donde vamos separados de la alianza; en estados como Bolívar (cinco municipios) y Barinas (Abundo Sánchez). La idea es tener una estrategia propia, unos comandos que asuman la campaña según las necesidades de los municipios. ¡Ya están listos los comandos, el operativo 1x10 en todo el territorio! En el caso en los cuales vamos integrados al PSUV, como Guacaipuro, Carrizales y San Antonio, estamos en el Comando Bolívar-Chávez! A pesar de que la unidad logró 92% de acuerdo, cada quien jala la sardina para su lado”. 

La secretaria de organización de PPT, Ilenia Medina, informó que la maquinaria se desplazará por los 335 municipios para posicionar la tarjeta azul. Aunque en la logística se integrarán al PSUV el 8-D, en aquellos 3 municipios donde van divididos contarán con estructuras paralelas al Polo Patriótico. 

El PCV no participó en el simulacro del CNE porque el fin de semana pasado efectuó el XVIII Pleno del Comité Central, pero el secretario de propaganda, Carlos Aquino, dijo que se unirán al Comando Bolívar-Chávez e informó que trabajan en la jornada de actualización de 300 dirigentes o cuadros en todo el país.



La Cifra 

12 alcaldes, electos en 2008 en tarjeta del PSUV, buscan repetir con otros partidos