• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2013

Al instante

De la contención al ataque

Henrique Capriles Radonski / Prensa HCR

Henrique Capriles Radonski / Prensa HCR

Seis meses después de las elecciones del 7-O, Henrique Capriles participa en su segunda campaña presidencial. La estrategia tiene poco que ver con la última contienda en la que perdió frente a Hugo Chávez: visita los bastiones opositores en lugar de los chavistas y el mensaje es más directo y afilado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ya no se ponía ronco. O no se ponía tanto. Daba dos y tres discursos al día y, en el último, todavía tenía señal; estaba ecualizado, sonaba en estéreo. Había una voz, una afinación. Había una historia. Henrique Capriles lleva casi un año y medio en campaña electoral: las primarias de la oposición, en febrero; las presidenciales, en octubre y las regionales, en diciembre.

Con registro de dos ganadas y una perdida, la derrota del 7-O fue la primera de su carrera. De allí salió como solo puede salirse de ese lugar huérfano: transformado. No era el mismo político ni haría política de la misma manera. Fue el turning point de los que no tienen planeado detenerse.

Aún con el revés en los párpados, el 16 de diciembre se enfrentó a Elías Jaua por la Gobernación de Miranda y fue reelegido con 52% de los votos. En ese momento, ya Hugo Chávez se encontraba en La Habana para realizarse la intervención quirúrgica de la que no se recuperaría. Durante el fin de año pasado y los dos primeros meses de 2013, el suspenso por la condición de salud del jefe de Estado humedecía el clima político y Capriles se concentró en su gestión regional con algunas actuaciones ¬moderadas, esporádicas y casi siempre a través de Twitter¬ como líder de la oposición en abierto enfrentamiento con Nicolás Maduro, designado por Chávez como su sucesor y con Diosdado Cabello, a quien llamaba Al Capone y calificaba de corrupto.

A medida que el vicepresidente tomaba decisiones ejecutivas, el gobernador le criticaba puntualmente. En Carnaval ¬en una de sus últimas actividades como gobernador¬ paseó en moto de agua por las playas mirandinas y celebró el regreso de Cuba del Presidente, el lunes 18 de febrero, con un tuit en el que pedía que ³el señor Maduro² y los ministros se pusieran a trabajar.

El 5 de marzo, día de la muerte de Chávez, envió un mensaje de solidaridad a su familia y abogó por al unidad de los venezolanos. Cinco días después, un domingo en la noche, aceptó ser el candidato de la oposición con un discurso que poco tenía que ver con el lenguaje contenido del año anterior.

La primera banderilla la puso casi al comenzar: "Y tú Nicolás, yo sé que me estás viendo, fuiste capaz de salir frente a unas cámaras y jugar con la esperanza de  millones de venezolanos. ¿Quién sabe cuándo murió el
presidente Chávez? Ustedes tenían todo cuadrado". El comentario motivó la respuesta inmediata y televisada de Maduro y, después, una carta de María Gabriela Chávez, hija del fallecido, exigiendo respeto. Capriles ofreció disculpas y, en el mismo mensaje, volvió al ataque contra el vicepresidente.

Estaba claro: frente a un oponente con un liderazgo en construcción y sin la presencia de un Chávez enfermo pero muy poderoso, el candidato de la oposición se sentía dueño de la persuasión.

Otro acento
El escenario era idéntico: la avenida Bolívar de Caracas, un domingo, temprano en la tarde. Llena de punta a punta de seguidores activados por el sol. El candidato, de tricolor en 2012; de vinotinto en 2013. El tono, de "El que está en Miraflores defraudó al pueblo venezolano" a "Miren, el enchufado mayor ahora dice que es conductor. Nadie se lo ha dicho, yo se lo digo: tú eres un vago, chico". De "la independencia no se la
debemos a usted, sino a Bolívar. Usted no se comporta como el presidente de todos" a "ahora el cuento es que van a atentar contra su vida. Yo te lo digo desde aquí Nicolás: No seas ridículo".

En las primeras citas se refería a Chávez, en las segundas, a Maduro. De usted, a tú. De Presidente, a
enchufado. En Cumaná, la semana pasada, al firmar el documento en el que se comprometía a aceptar los resultados, Capriles reconoció su metamorfosis: "Yo no soy el mismo del 7 de octubre, toleré mucho abuso, voy a pelear por todos los votos de nuestra Venezuela. Si creen que somos pendejos se quedaran con las ganas,
vengo aquí a defender al pueblo".

Luis Vicente León, director de Datanálisis, ha analizado que la estrategia de comunicación final de Capriles "es sustancialmente mejor a la manejada en su campaña previa". Para León, los dos candidatos actúan ³by the book²: Maduro aferrado al simbolismo de Chávez y Capriles atacando al Gobierno y motivando a quienes lo apoyaron.

Francisco Bello, presidente de la encuestadora carabobeña Pronóstico, también considera que desde el punto de vista técnico la estrategia del candidato es ahora más clara. "En la anterior, la vehemencia la tenía el
oficialismo, congregado alrededor de la enfermedad del Presidente. Tenía un tono ético, espiritual. La de Capriles es una vehemencia como reacción a los problemas del país. Pasó de enfrentarse a un liderazgo casi espiritual a alguien de carne y hueso que devaluó la moneda", señala Bello.

El analista destaca que, esta vez, la unidad opositora se ve en las tarimas, donde hay representantes de varios partidos y gremios. "Y en la boleta no se siente la promoción de ninguna organización particular, no se siente viveza ni intereses particulares", añade.

Otro camino. Lo que comenzó, tiempo atrás, casa por casa, se convirtió en tarima por tarima. Actores y cantantes ¬venezolanos y extranjeros como Willie Colón y Alejandro Sanz¬ se dejaron ver, se dejaron oír. Lo apoyaron, le cantaron. Pancartas espontáneas con cartones de huevo y paquetes de harina de maíz vacíos para denunciar el desabastecimiento sustituyeron a otras que formaban parte de una estrategia de mercadeo político más circunspecta y uniforme, en la que la palabra ³progreso² buscaba resumir el más alto anhelo de la población. Pero no sólo cambiaron las palabras, la brújula también apuntó hacia otros lugares.

Una medición hecha por la Unidad de Investigación de El Nacional demuestra el giro del volante porque, si bien la meta de abril era igual a la de octubre, se buscó llegar por otro camino. El año pasado, 82% de los actos de campaña de Capriles se realizó en municpios que son bastiones chavistas tratando de conquistar el voto duro del presidente Chávez.

Este año, la cifra se redujó a 60%, con dos particularidades que demostraron el viraje en la estrategia: no son pequeños poblados, sino centros urbanos y en 72% de ellos la brecha con la que venció Chávez fue menor de 15%.

"Su nicho electoral está en ciudades capitales. Él fue a esos lugares para motivar su segmento base. Y, desde allí, envió un mensaje a los sectores populares. En octubre, tal vez su presencia pudo haber sido vista como una provocación en los sectores chavistas, tomando en cuenta la situación de salud del Presidente. Puede que los haya aglutinado", señala Bello.

En el comando se vieron otras caras: Leopoldo López y Armando Briquet fueron sustituidos por Henri Falcón, gobernador de Lara, y Carlos Ocariz, alcalde de Sucre. El candidato se rodeó de dos líderes que se han fogueado en difíciles instituciones.

Capriles ¬abogado de 40 años de edad, ex diputado y ex presidente del Congreso, ex alcalde y ex gobernador¬ aseguró el 7 de octubre en la noche que, a pesar de haber sido vencido, el camino ya estaba hecho. Seis meses después le tocó recorrerlo.

FICHA FAMILIAR

Mónica Cristina Radonski Bochenek
Madre, descendiente de judíos polacos sobrevivientes del Holocausto.

Henrique Capriles García
Padre, descendiente de judíos sefardíes de Curazao. Empresario relacionado con el mundo del entretenimiento y los servicios.

Andrés y Alexandra Capriles Radonski
Hermano mayor ¬encargado de los negocios de la familia- y hermana menor.

De COPEI a PJ
En 1998, después de ganar un escaño en el parlamento, Capriles rompe con COPEI a raíz de diferencias con los líderes del partido. Para las megaelecciones del año 2000, integra el naciente Primero Justicia, formado
por antiguos compañeros de colegio y universidad.

Baruta y Helicoide
Con 62% de los votos gana su primera elección como alcalde de Baruta (2004-2008). En 2004 estuvo cuatro meses preso en el Helicoide por los hechos ocurridos en al Embajada de Cuba durante el golpe de 2002. En 2006 fue absuelto de los cargos y en 2008 se reanudó el juicio.

Gobernación contra pronóstico
A Diosdado Cabello y a Elías Jaua, dos de los hombres más podersos del chavismo, venció Capriles en las elecciones de para gobernador de Miranda. Desde 2008 ostenta ese cargo, del que se ha separado un par de veces para ser candidato presidencial.

Las Primarias
Nunca en la historia venezolana se habían medido en una elección nacional los aspirantes a la presidencia. En febrero de 2012 Capriles, Pablo Pérez, Leopoldo López, María Corina Machado, Diego Arria y Pablo Medina participaron en unas elecciones en las que el primero venció con 62% de los comicios.