• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2013

Al instante

Violencia, retrasos y coacción fueron las principales denuncias

Una persona con 40 cédulas laminadas fue detenida en el liceo Aplicación / Thabata Molina

Una persona con 40 cédulas laminadas fue detenida en el liceo Aplicación / Thabata Molina

Motorizados identificados con camisas del PSUV pasaron de la amenaza al enfrentamiento con electores y testigos en cinco ciudades

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El lunes en la madrugada, cuando pidió el recuento de 100% de los votos, el candidato opositor Henrique Capriles señaló que su comando de campaña registró por lo menos 3.200 denuncias de irregularidades en la jornada electoral del domingo, en la que resultó ganador el aspirante oficialista Nicolás Maduro, por menos de 2% de los sufragios.
Los resultados de la evaluación preliminar que ha hecho el Comando Simón Bolívar –las cifras consolidadas serán divulgadas esta semana– señalan que el grueso de las anomalías se refiere a retrasos en los cierres de mesas electorales y en los actos de auditoría. Un lugar importante también lo ocupan los casos de violencia en las afueras de los centros de votación y la coacción a los electores mediante el sufragio asistido. 
El domingo en la mañana abundaron las denuncias de testigos y de electores que llamaron a las líneas telefónicas dispuestas por el comando para informar sobre los retrasos en la constitución de las mesas y los problemas que tenían algunos de los miembros seleccionados por el Consejo Nacional Electoral para incorporarse a sus funciones. En el día se reportaron demoras por fallas en las máquinas de votación. Sin embargo, la mayoría de las irregularidades ocurrió al final de la jornada, momentos en los influyó la violencia que se registró en las adyacencias de los colegios. 
Los casos de agresiones ocupan el segundo lugar entre los registrados, de acuerdo con fuentes del comando opositor. Se identificó como uno de los principales excesos del oficialismo la utilización de motorizados –ataviados con camisas del PSUV y con armas en algunos casos– que se apostaban fuera de los centros de votación para amedrentar a los testigos electorales y a los votantes. De las grandes ciudades del país en el centro, oriente y occidente llegaron reportes sobre hechos como este. “No sólo se trató de amenazas. En Caracas, Maracaibo, Maracay, Maturín y Barquisimeto algunas situaciones se complicaron y hubo enfrentamientos entre motorizados y electores y testigos de los centros”, señalaron entrevistados que trabajan en el informe final de irregularidades.
En recorridos por Caracas el domingo, se observaron caravanas de motorizados que –con altavoces– llamaban a votar por Maduro en zonas como Catia y El Valle, pese a la prohibición legal de realizar actividades proselitistas el día de los comicios. También fueron instalados puntos rojos del PSUV en las cercanías de los centros de votación del 23 de Enero y la parroquia Sucre del municipio Libertador de la capital.
El tercer incidente más común fue el de la violación del secreto al voto y la coacción al elector mediante el sufragio asistido. El domingo, el director nacional del comando, Carlos Ocariz, presentó un video en el que se mostraba a una persona –de franela roja– que acompañaba a electores en el municipio Mara de Zulia, pese a que no se trataba de ciudadanos con discapacidad. En La Cañada, en la entidad occidental, testigos de la oposición observaron el mismo ilícito electoral. En Caracas, en el Liceo Aplicación de Montalbán, el Plan República detuvo a un ciudadano que cargaba 40 cédulas de votantes de ese centro que –explicaron luego autoridades electorales– asistiría a un grupo de electores con discapacidad, entre señalamientos de ventajismo de los vecinos.