• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2013

Al instante

“Saldremos a la calle a solicitar lo que por derecho nos corresponde”

Residentes de varios sectores se sumaron a los cacerolazos | FRANCESCA COMMISSARI

Residentes de varios sectores se sumaron a los cacerolazos | FRANCESCA COMMISSARI

Comunidades de varios sectores que participaron en el cacerolazo insisten en el carácter pacífico de la protesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Grupos vecinales, organizados y espontáneos, que se sumaron a la convocatoria de cacerolazo hecha por Henrique Capriles, rechazan la estigmatización de las manifestaciones y sostienen que sólo la protesta de carácter pacífico podría hacer ver al Consejo Nacional Electoral las intenciones de un sector de la población, que pide revisar el resultado del 14 de abril.
Cemir Alcalá, quien reside en Montalbán, considera que siempre y cuando las acciones sean pacíficas no hay motivo para dejar de hacerlas. Precisamente, sostiene, de esa manera se llevó a cabo el cacerolazo del lunes. “De los edificios bajaron poco después de las 4:00 pm, durante la juramentación del presidente Nicolás Maduro en el CNE. La gente se fue congregando en las plantas bajas de los edificios”, señala la joven de 19 años de edad.
Lo que empezó como una pequeña reunión de 15 personas, se convirtió 2 horas más tarde en una concentración con cientos de vecinos. “Desde mi ventana vi cómo, luego, llegó un contingente de 30 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, que duraron ahí como 2 horas”, señaló Adriana Martínez, vecina de Montalbán. Pasado ese tiempo, los militares se retiraron, relató.
Contrapunteos con canciones a favor del presidente Maduro versus las cacerolas que sonaron en la noche ventilaron las diferencias políticas en Antímano el lunes en la noche. Rosángel Betancourt señaló que, lejos de lo que cualquiera pudiera esperar, no hubo roces entre grupos de adversarios. “Sólo se limitaron a protestar puertas adentro de sus casas. Ese es el país que quiero, donde no haya violencia”, dijo.
Lo mismo ocurrió en Catia, afirma Juan Ruiz, quien hizo sonar las cacerolas desde la ventana de su casa para mantenerse a resguardo. “La calle es un termómetro de temperaturas muy altas y nadie quiere eso. Debemos tener mucho tacto para ser escuchados por las instituciones”, señaló. Pese a esto, no deja de expresar su opinión. “Si se ratifica a Maduro después de un posible recuento, pues lo aceptamos. Eso es democracia”.
En La Florida también hubo cacerolazo. Algunos vecinos señalan que seguirán sumándose a la convocatoria. “Saldremos a la calle a solicitar lo que por derecho nos corresponde”, sostiene Alcira Ordóñez.

Descontento enérgico. Otros piensan que son necesarias protestas más enérgicas, dentro del respeto de las leyes. Sascha Yánez está segura de eso. Desde la plaza Los Palos Grandes, en Altamira, pidió a la población que evite caer en provocaciones. “Nadie quiere violencia, pero tampoco sumisión. Por eso no son suficientes las cacerolas, pitos y banderas. Hay que exigir en la calle garantías del proceso electoral que vivimos el domingo. ¿Cómo se logra eso? En un ambiente de paz, pues la violencia no viene de nosotros”.
Margarita Aristigueta bajó a la avenida Rómulo Gallegos, en Horizonte, con su esposo e hijos a cacerolear. No siempre se suma a las protestas, pero esta vez se sintió motivada. “Es imposible no hacerlo. Los resultados no están claros. Eso es como cuando una operación matemática no cuadra, hay que someterla a comprobación. Así de simple”, dijo.


Motorizados en La Florida
Por su cercanía con Globovisión, los vecinos de La Florida tienen experiencia con situaciones en las que grupos que han asediado el canal también intimidan a quienes viven en esa urbanización. “Siempre es así, ya estamos acostumbrados”, indicó Alcira Ordóñez, quien señaló que desde hace un par de meses la estación cuenta con custodia permanente de la Policía Nacional Bolivariana. “Eso también nos beneficia a nosotros. El lunes salimos de las casas respondiendo a la convocatoria de cacerolazo, sin que nadie nos agrediera. Sí, pasaron motorizados gritando consignas a favor del Gobierno, pero nos dejaron en paz”.
Pide a las autoridades nacionales que se sensibilicen ante la petición de recuento de los votos. “Mis hijos debieron irse de Venezuela por esta inseguridad y polarización, pero quiero que vuelvan pronto a reconstruir nuestro país”, dijo.