• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2013

Al instante

MUD asegura que no hay manera de perder en Baruta y El Hatillo

Máquina captahuella usada en las elecciones presidenciales / Archivo

Máquina captahuella usada en las elecciones presidenciales / Archivo

Desde 2006 hasta el presente, la oposición ha conseguido más de 80% de los votos en ambos municipios. Ir con varios candidatos no es un riesgo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“No importa cuántos candidatos se inscriban, es imposible perder en esos municipios”. Esa es la frase que algunos dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática han repetido en varias ocasiones cuando se refieren a El Hatillo y Baruta, donde la oposición podría inscribir más de una opción. En estos espacios no existe un abanderado de la MUD porque, en El Hatillo, murió el ganador de las primarias, José Manuel Hernández: y en Baruta está inhabilitado el también vencedor en esa instancia, David Uzcategui, ambos de Primero Justicia.

¿Qué tan seguros son esos espacios? Desde la elección presidencial de 2006 hasta el presente, la oposición ha ganado en Baruta con un promedio de 80,11% de los votos, mientras el oficialismo sólo ha conseguido 19,47%. En el caso de El Hatillo, el promedio de votos acumulados por la oposición es ligeramente mayor: 82,17% frente a 17,18% del oficialismo.

Este amplio dominio es la base del argumento dentro de la MUD, que asegura que no son necesarias unas nuevas primarias en ambas localidades, pues ahí ganarán, independientemente de cuántos candidatos se inscriban.

En Baruta, sin embargo, la discusión aún no está cerrada. El candidato es David Uzcátegui y todo dependerá de que pueda inscribir su candidatura o no. Se espera que acuda a una reunión con la unidad a fin de mes para que explique qué desea hacer.

Partidos como AD y Un Nuevo Tiempo opinan que, ante la inhabilitación de Uzcátegui, debería respaldarse la reelección de Gerardo Blyde. En Voluntad Popular difieren y opinan que debería ocurrir lo mismo que ocurre en El Hatillo, que se inscriban varias alternativas y sean los ciudadanos quienes decidan.

“No existe riesgo alguno de que ahí se pueda colar alguien del oficialismo, por eso este argumento es perfectamente válido para Baruta, en el caso de que se confirme la inhabilitación. Más de 80% de los electores en ese municipio son de oposición”, dijo Carlos Vecchio, responsable político de Voluntad Popular, quien tiene aspiraciones de postularse a esa alcaldía.

Que el oficialismo ronde 20% en estas zonas hace que surja una duda: si existen muchos candidatos de oposición que se lleven una cantidad de votos similares, podría incrementarse el riesgo de que esté cerrada la elección en esas jurisdicciones. Esto podría ocurrir si existen cuatro aspirantes que se lleven, cada uno, 20% de los votos; más el del oficialismo, con un porcentaje similar.

En las elecciones municipales de 2008 la oposición fue con dos candidatas a la contienda en El Hatillo: Myriam Do Nascimento, que logró 44,20% y Delsa Solórzano, que se llevó 37,8%. Por el PSUV compitió Omaira Camacho, que consiguió 16,41% de los sufragios. En esa oportunidad el músculo opositor se dividió. Para los comicios de diciembre, ya hay por lo menos tres nombres: Elías Sayegh (Primero Justicia), David Smolansky (Voluntad Popular) y Dora D’Agostino (Acción Democrática). Sin embargo, podrían postularse más personas, lo que podría terminar favoreciendo al PSUV.

Vecchio, sin embargo, confía en que sólo se inscribirán esos tres nombres y asegura que eso no pondrá en riesgo la Alcaldía de El Hatillo.

Pero el debate no se ha cerrado y la coalición opositora mantiene las reuniones para definir qué hacer. David Uzcátegui pidió que se aguante la decisión hasta fin de mes. Copei y Acción Democrática, por ejemplo, ratifican que quien disputará la alcaldía en Baruta es David Uzcátegui, porque fue el que ganó las primarias. “Esperamos que se pueda inscribir, pero en caso contrario, nosotros consideramos que el candidato lógico es Gerardo Blyde, que es el actual alcalde y perdió las primarias por un margen muy cerrado”, expresó Pedro Benítez, secretario político de AD.
 
Efecto demostración. Otro tema que preocupa a Benítez sobre el hecho de que se apunten muchos nombres en ambos municipios es el “efecto demostración”. Opina que, aunque no existe riesgo de perder en ninguno de los dos espacios, preocupa el impacto que podría tener contra la unidad, lo que podría incidir sobre la Alcaldía Mayor o sobre otros espacios en el país.

En la MUD consideran que la división podría desmotivar el voto opositor y poner en riesgo el puesto que hoy ocupa Antonio Ledezma, donde la votación en 2008 fue cerrada. También podría dar pie a que se inscriba más de un candidato para tratar de conquistar este espacio, lo que lo haría “casi imposible”.
Otro argumento contra la postulación de varios postulados en Baruta tiene que ver con uno de los objetivos de la coalición: que su tarjeta supere -como ocurrió el 14A- a la del PSUV. Algunos consideran que los votantes de Baruta (cerca de 230.000) son vitales para lograrlo e ir con varias tarjetas lo pondría en riesgo.

Benítez recordó lo que ocurrió en 2008, cuando la MUD fue dividida en Chacao y, aunque no perdió, la imagen de unión se vio afectada. Ese año, el voto opositor se vio tan divido que incluso uno de sus candidatos (Liliana Hernández) sacó menos sufragios que el abanderado del PSUV (Wilians Torrez).

En esa oportunidad ganó Emilio Graterón con 47,54% de los votos, luego Ramón Muchacho con 27,23%, Wilians Torrez con 12,56% y Liliana Hernández con 11,87%. Fuentes políticas han comentado la posibilidad de que el actual alcalde inscriba su nombre para la reelección en Chacao; sin embargo fuentes de la MUD consideran que eso no ocurrirá ya que afectaría su carrera política.