• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2013

Al instante

Efecto de visita de Capriles sorprendió a los habitantes de Tucupita

Henrique Capriles en Tucupita | Foto: Cortesía Comando Venezuela

Henrique Capriles en Tucupita | Foto: Cortesía Comando Venezuela

El aspirante presidencial hizo una caravana en Delta Amacuro y luego, ante decenas de miles de personas, cerró su campaña en Monagas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“¿Qué pasó en Tucupita?”, le pregunta sorprendido un hombre al otro al ver las calles llenas de gente corriendo para acercarse a la camioneta pick up en la que Henrique Capriles Radonski hizo una caravana ayer. “Yo no sé, pero yo nunca había visto algo así”, le respondió el otro hombre, a quien no le importó escribir en la espalda de su franela del Real Madrid: “Yo soy empleado público” (trabaja en la gobernación).

La caravana fue de personas, carros, motos y hasta lanchas que recorrían el río Cayo Manamo para acompañar al candidato. La gente corría en todas las calles cuando la camioneta se acercaba. El candidato les lanzaba gorras tricolores y balones de baloncesto, y se divertía viendo a las personas compitiendo para llevarse el premio. Muchos se caían en el desesperado intento.

Un hombre con una gorra de Hugo Chávez se acercó a Capriles y se la cambió por una tricolor. Una mujer esperó en la puerta de su casa con un afiche del Presidente hasta que vio pasar al candidato, se puso una mano en el corazón, sonrió y él le lanzó otra gorra que atajó con una sola mano. Empezó a brincar de emoción.

El pueblo estaba forrado de murales de campaña del PSUV, pero lleno de gente corriendo detrás de Capriles. En los órganos del estado, como el Instituto Nacional de Estadística o el Ministerio de Transporte, las personas no se atrevían a acercarse al candidato, sino que se detenían, con sus camisas rojas, en una línea imaginaria al borde de las puertas que les prohibía pisar la calle. Sin embargo, desde la distancia, lo fotografiaban sonreídos.

Capriles se percató de la situación y opinó que su visita hizo que los trabajadores públicos perdieran el miedo y celebró que, a pesar de que él no controla la gobernación ni la alcaldía, “todo el pueblo salió a las calles”.

Un hombre consideró que la histeria colectiva se generó por la espera, pues Capriles los visitó una sola vez antes de ganar las primarias. “Uno lo veía en todos lados y ahora está aquí. La gente cree en él”, dijo.

“Ustedes saben que podemos estar mejor, que los que han estado gobernando se acostumbraron a mandar y abandonaron estas tierras. ¿Cuántos años tiene el otro candidato sin venir?”, preguntó. “Vino una sola vez en 2006”, le respondieron unos. “Y andaba buscando votos”, agregaron otros.

Un indígena, con su típica indumentaria y descalzo, decía: “Ojalá venga un chavista a decirme que va a ganar. Le digo: vamos a apostar, ¿no quieres apostar? Yo quisiera que un bocón abriera la boca”, expresó.

A los jóvenes Capriles les dijo que pueden tener un mejor futuro, lleno de oportunidades. “Las oportunidades tienen que ser para todos, para los jóvenes y los adultos mayores. El 7-O, tienen que decidir si quieren tener un estado de progreso. Piensen como piensen, pueden tener un mejor futuro”, expresó.

Como es costumbre, preguntó sobre las promesas incumplidas: “¿Qué pasó con la Planta Langostino Azul de Tucupita, que debía ser entregada en 2007? Esa es la historia de este gobierno, pasan 14 años y nunca terminan”, dijo.

Agregó que su programa de gobierno tiene proyectado construir seis nuevos liceos en el Delta, remodelar los tres ambulatorios de Pedernales y Curiazo, y empezar la renovación del sistema de salud del estado.

Dijo que el 8 de octubre el pueblo oficialista no deberá sentirse derrotado, porque todo el que trabaje en un ente del Gobierno tiene garantizado su empleo y él se propondrá desarrollar el potencial del estado. “Hasta el turismo vamos a desarrollar. Este estado es único, pero olvidado”, añadió.

Pidió invitar a más personas a sumarse a su proyecto para aplicar su plan de gobierno para los primeros 100 días. “Si llevan a todos a votar aquí en Delta Amacuro, también va a ganar el progreso”, sentenció.

Una mujer de aproximadamente 70 años de edad escuchaba al candidato bajo el fuerte sol. Sonriendo, dijo: “Yo no sé si se gane, pero aquí no van a arrasar más nunca. Y Dios lo bendiga, porque él gana”.

Al final de la tarde Capriles llegó a Monagas –un estado que el Comando Venezuela confía ganar–, donde hizo su acto de cierre de campaña en la avenida Juncal, que se llenó con decenas de miles de personas.

Apoyo

4.000 oficialistas renunciaron al PSUV y manifestaron su apoyo al candidato presidencial Henrique Capriles Radonski. Argumentan que no han sido tomados en cuenta por Francisco Arias Cárdenas y la directiva de la tolda roja en la región.

“Renunciamos a este nefasto modelo castro-comunista y que no vayan a decir que estamos recibiendo dinero; nos vamos porque nos sentimos defraudados”, manifestó Jesús Villalobos. Ahora formarán parte del movimiento Electores Libres porque, según ellos, no discrimina las buenas propuestas políticas.

Villalobos dijo que presentaron unas propuestas al candidato del oficialismo a la Gobernación del Zulia, pero este las desestimó y las archivó en su oficina. Desconoce qué pasará con el PSUV en la región. Anunció que los próximos días realizarán una movilización para oficializar la decisión.

El gobernador Pablo Pérez, desde Miranda, Costa Oriental del lago de Maracaibo, aseguró que Carriles ganará los comicios porque cada día más venezolanos se suman a su propuesta. Hizo un llamado a los empleados públicos a no dejarse amedrentar y acudir a las urnas.