• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2013

Al instante

En Bolívar domina el uso de recursos del Estado para la campaña

Las empresas de la CVG y Pdvsa participan activamente en el despliegue de propaganda electoral

Las empresas de la CVG y Pdvsa participan activamente en el despliegue de propaganda electoral

Las empresas de la CVG y Pdvsa participan activamente en el despliegue de propaganda electoral, mientras el disenso a la propuesta oficial se manifiesta éntrelos trabajadores y los ciudadanos de manera anónima pero generalizada. Este documento es un claro ejemplo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Frente a la oficina de Pdvsa en Puerto Ordaz, seguidores del Partido Socialista Unido de Venezuela, congregados en un punto rojo, gritan consignas y reparten propaganda política a favor de la candidatura del presidente encargado Nicolás Maduro. En la recepción, un trabajador coloca en la cartelera una convocatoria a unirse a la campaña electoral, los coordinadores del comando del Psuv local entran a reuniones y la gerencia de comercialización exhibe sin pudor afiches políticos del candidato y su antecesor, el ex presidente Chávez.

En la parroquia Universidad, integrantes del comando electoral del Partido Socialista Unido de Venezuela, coordinan las actividades de movilización desde unas oficinas de la gobernación, donde funciona el comité de trabajo local de Ciudad Guayana. Y aunque en la torre Edelca, empresa absorbida por Corpoelec, no hay carteles, sus directores ya recibieron una orden del gerente general, para el 14 A: “Deben poner a la disposición de la gerencia general de Prevención de Riesgos las unidades oficiales asignadas a las dependencias bajo su cargo, así como los choferes encargados de conducirlas, a partir de las 8 am del día viernes 12 de abril de 2013”.

“En un gobierno serio, todo eso sería sancionado porque son prácticas que infringen la ley de proceso electorales y la Constitución, cuando señalan que los funcionarios deben estar al servicio Estado y no de parcialidad política alguna”, afirmó Yoel Castro, coordinador del partido Electores de Bolívar. En un estado donde las empresa básicas estatales son la principal fuente de empleos, es rutinario observar cómo vehículos y funcionarios son desincorporados de sus asignaciones para actos de proselitismo, además de los de las alcaldías, gobernación y ministerios.

El sábado 6 de abril, día de la visita de Maduro, se utilizaron para la concentración las ambulancias de la gobernación, Sidor, Bauxilum y Venalum, comentó. El lunes empleados de la Autoridad Única de Educación del estado colocaron puntos rojos en la ciudad, proceso que fue reseñado en la prensa con naturalidad. “Pese a esta maquinaria -que es nacional, estadal y municipal- la gente despertó e irá a votar por un cambio, porque conocen cómo están de destruidas las empresas básicas”, insistió Castro.

En Bolívar Hugo Chávez ganó el 7-O con una diferencia 58.762 votos, dominando en 8 de los 11 municipios. Aunque perdió, Henrique Capriles, obtuvo mayoría en los cuatro más poblados (Piar, El Callao y Roscio). “Esta vez es diferente. La cosa está reñida. Estamos muy desencantados con el gobierno. Uno se despecha”, dice un desempleado frente a los portones de Alcasa, habitante de San Félix, bastion del chavismo duro y donde vive la mayoría de los trabajadores de las empresas básicas. José Morocoima, dirigente sindical de Bauxilum, concuerda y da un ejemplo de percepción de cambio en el electorado de ese sector. “Antes a los de la oposición nos tiraban piedras y nos cerraban el paso en sectores chavistas duros como Vista al Sol en San Félix, donde Maduro cerró la campaña el sábado. Pero ayer nos dieron la bienvenida. La gente ha perdido el miedo”.

Humo y campaña

En estos días a Ciudad Guayana la cruzan cortinas de un humo denso, producto de los constantes incendios de la intensa sequía y que ya han atacado el Auyantepui. En San Félix, donde vive la mayoría de los trabajadores de las empresas básicas, Leonardo Mc Quhae, coordinador del Psuv en el municipio, dijo que la oposición está apostando a la desmovilización de la base chavista, algo que no ocurrirá. 

En medio de la algarabía electoral que desplegaban los representantes de 231 unidades de batalla electoral del municipio Caroní –concentrados en la mañana del martes en el comedor popular para acompañar a las autoridades del Psuv a una rueda de prensa- Mc Quahe señaló que obtendrán “la misma votación que en octubre”.

“Es increíble el sentimiento de las personas el proceso de cambios. Aunque al principio la candidatura de Maduro fue como un shock para los militantes, ya se entiende que él es diferente a Chávez y que votar por él signfica la concreción de los avances del socialismo”, explicó. Esta causa sera defendida hoy en Caracas por funcionarios del estado. “Por orden del gobernador sólo se autorizó a un grupo pequeño de 3.000 a 4.000 personas a asistir al acto de cierre”, dijo Mc Quahe.

José Ramón López, alcalde del municipio, dijo en el acto que el objetivo era contactar a 226.783 personas a través de 20.191 patrullas y sus planillas del 1x10, para asegurar la victoria, previa a la cual se convocará una operación remate en la tarde del domingo. “Ese día estaremos montados en este autobús de la revolución chavista y ”, gritó alzando un pequeño vehículo amarillo y rojo. Todos los esfuerzos están destinados en cumplir la promesa hecha por el gobernador Francisco Rangel Gómez el lunes: el estado aportará 400.000 votos al triunfo de Maduro, ayudado por los partidos aliados como PCV, Juan Bimba, ORA, PPT, Redes y Tupamaros, entre otros.

Uno de los dirigenes sindicales que asistió al evento fue Jose Luis Hernández, presidente de Sutiss, el sindicato de Sidor. Sin embargo, su intervención tuvo un matiz más sereno, y con críticas implícitas a la gestión de gobierno actual. “No queremos apagones, homicios ni trancas por protestas en las autopistas. Vayamos a votar, respetamos los resultados. Que el pueblo decida con quien quiere gobernar”.  Sin embargo aseguró estar seguro del triunfo de Maduro porque “la maquinaria va a funcionar”.

Omaira Rojas, integrante de una UBE y asistente al acto, dijo que votará por el legado del presidente Chávez y por las misiones. “Si gana Capriles nos las quitará”. El trabajo politico de esta semana consistió en aplicar, además del 1x10, el “caso por caso”: determinar las necesidades –casa, empleo, o salud- de la persona contactada para asistirles.

En la parada frente al comedor, María Rodríguez, medita antes de comentar su posición. “Con Dios mediante, mi voto es por el cambio. Mis hijas no consiguen empleo. Es momento para probar el liderazgo de otros, a ver si lo hacen bien. Lo que sí digo es que yo me he beneficiado del Estado pero por mi propios esfuerzos, porque he trabajado toda mi vida. Por nada más”. Su compañera de diálogo, prefiere no hablar. “Ella se está decidiendo”, comenta la mujer, riendo.

Esta semana la campaña en Puerto Ordaz y Ciudad Guayana no reflejó la inminencia de la fecha. Se vio reflejada en afiches de Maduro desplegados en los postes de las principales avenidas (promovidos por la Fuerza Bolivariana de Trabajadores) y en ventanas de viviendas populares; consignas pintadas en carros, y escasos pocos puntos rojos. Los seguidores de Capriles prefirieron volantear en semáforos y solo desplegarse en la redoma Chilemex hacia el atardecer.

Ambos comandos desplegaron el “casa por casa” y las planillas 1x10. El jefe de campaña del Psuv, Rangel Gómez, inauguró un punto de seguridad, hizo anuncios sobre futuros empleos y viviendas, y reiteró las promesas de Maduro durante su visita: un nuevo hospital, micromisiones para levantar las empresas básicas y planes de vivienda. Andrés Velásquez se mantuvo entre reuniones en Caracas y actividades de logística en el estado. Su equipo se concentró en zonas donde han logrado fuerza electoral y viajó a los extremos del estado: Santa Elena Uairén y Caicara del Orinoco. Hoy cerrarán con caravanas en Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar.

“En Santa Elena no había un solo punto rojo, hay menos entusiasmo”, comentó Américo De Grazia, diputado ante la Asamblea Nacional por el estado. El desencanto nace cuando las personas contrastan las políticas oficialistas –expropiación y estatización de empresas y del sector aurífero- con el desempleo. “La gente de El Callao se pregunta cuáles han sido los beneficios de la nacionalización del oro, porque no los ven”.

A diferencia de la campaña anterior, el legislador opinó que ahora ha habido un protagonismo de los gremios sobre los partidos politicos. Grupos maestros y mineros del municipio Gran Sabana se han agrupado para movilizador votos. “Esa esponteneidad es nueva”, dijo. Observó que el gobernador no está visitando el estado sino que se concentra en los medios. Recordó que varias veces ha sido abucheado en actos públicos y lanzó un número: cree que Capriles ganará en Bolívar con unos 30.000 votos de ventaja.  

Arenga y celebración

En los portones de las empresas básicas se materializa la diatriba electoral. En el portón 3 de Sidor, a las 6:30 am del martes, cientos de trabajadores se cruzaban para salir y entrar a sus turnos de labores. La música de Alí Primera sonaba alta hasta que José Tata Clemente, líder de Alianza Sindical, una de las seis corrientes políticas de la empresa, comenzó un discurso en defensa de los avances del gobierno y del voto por Maduro. Reconoció que la empresa produce poco, pero argumentó que ahora hay menos corrupción que antes. “Hemos logrado cosas en esta revolución y hay personas interesadas en que esos avances desaparezcan en el futuro”. Ese día, los convocantes celebraron 5 años de la nacionalización de Sidor con la quema de un muñeco tapizado con fotos de la anterior dueña de la compañía, la argentina Ternium.

Fernando Ríos, trabajador del area de palanquillas, “Gracias a Chávez miles de personas que antes éramos temporales ahora estamos dentro. Yo estuve 13 años en ‘contrata’ y ahora tengo 15 meses como empleado fijo. Antes no teníamos transporte ni HCM. Ahora sí”, dijo Fenando Ríos. Sin embargo, señaló errores como la inexistencia del control obrero prometido y la corrupción..

A media distancia, un empleado observaba. “Más de 700 trabajadores están en comisión de servicio trabajando con una franela roja para la campaña. No laboran y cobran. Mientras, la planta se para. Además, tenemos un horno inactivo y 4 meses esperando por un transformador. Estoy sumamente descontento: la política no debería estar aquí. Capriles es la opción”, dijo, sin querer revelar su nombre. Tiene un punto de comparación: entró fijo en 2005, bajo la gestión de los argentines.

Sólo en Sidor coexisten seis corrientes sindicales, en una correlación de balance: tres opositoras y tres oficialistas. En el resto de las empresas básicas la multiplicidad de vertientes políticas es común. Hace pocas semanas, y para cohesionar al electorado chavista de las fábricas en torno a Maduro, nació otro movimiento: el Partido Revolucionario del Trabajo. Fue anunciado el lunes, y voces sindicales señalan que fue creado con la intención de contrarrestar la fuerza de la dirigencia local del Psuv y a su brazo fuerte en Caracas, Diosdado Cabello.