• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

El presidente encargado se midió con las masas durante las exequias

Nicolás Maduro consuela a una seguidora de Hugo Chávez / EFE

Nicolás Maduro consuela a una seguidora de Hugo Chávez / EFE

En las colas piden votar por él. Las concentraciones para ver a Chávez han servido de preámbulo de la campaña electoral, en la que deberá competir por la Presidencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pidió disciplina, orden y paciencia. Nicolás Maduro apareció montado en un camión-tarima, para dirigirse a la muchedumbre que el jueves a las 4:30 pm colmaba el ala derecha de la Academia Militar, tras varias horas de cola para ver el féretro del fallecido presidente Hugo Chávez. Aún no se anunciaba la extensión de la capilla ardiente y la gente se apretujaba desesperada por verlo una última vez.

La escena corresponde a uno de los dos grandes actos de masas que ha encabezado Maduro desde que Chávez está ausente. El primero ocurrió el 10 de enero pasado, día en que el fallecido mandatario debía tomar juramento para su nuevo período y en forma simbólica hizo jurar a los simpatizantes reunidos en Miraflores. El segundo, aunque no fue planificado como acto de calle, le sirvió a Maduro –desprovisto del carisma y la oratoria de Chávez– para comenzar a medirse con las masas, con el luto por la muerte de su padre político como telón de fondo.

Con su larga figura a contraluz, quienes estaban en la concentración lo vieron aparecer flanqueado por los ministros de la Defensa, Diego Molero Bellavia, a su derecha; y el ministro de Alimentación, Carlos Osorio, a la izquierda. Por un momento hubo silencio y cesaron los empujones. “¡Maduro, Maduro!”, comenzaron a gritar. Micrófono en mano, les pidió a los asistentes que no empujaran y, enseñando a un niño que estaba a su lado, dijo: “¿Dónde está el padre de este niño? Está perdido. Ayuden a conseguirlo”.

Tras ubicar al papá del niño, Maduro –al mejor estilo de Chávez– comenzó a entrar en confianza. “¿Tienen calor? ¿Quiénes de ustedes tienen botellita de agua? ¿Quiénes no tienen? Bueno, a esta gente hay que traerle agua, Osorio”. Luego de la promesa de que todos verían al Presidente, pidió que lo acompañaran a rezar un Padre Nuestro.

Los seguidores que peregrinan hasta la Academia Militar para ver el féretro de Chávez se exponen a acciones propias de una campaña electoral. Una funcionaria que el jueves bordeaba la fila, en ocasiones instruía repetir la consigna “con Chávez y Maduro el pueblo está seguro”. “Muchos quieren ver a Chávez, pero dicen que no les gusta Maduro. Eso no es así, hay que votar por él. Tenemos que lograr los 10 millones para callar a la oposición”, decía un voluntario que intentaba –sin éxito– organizar la cola en medio de la euforia colectiva. El ahora presidente encargado, ya juramentado ante la Asamblea Nacional, tendrá nuevas oportunidades: las elecciones presidenciales tendrán lugar en abril próximo.

El DATO

El jueves pasado, al ver a gente que trepaba los andamios que los separaban de la puerta de la Academia Militar, Nicolás Maduro les dio órdenes a los militares que estaban cerca: “Bájenlos de ahí, por favor. Podría haber un lesionado”. Los efectivos cumplieron. Era la primera vez que se le veía en público dando órdenes a militares. En la Gaceta Oficial del 5 de marzo, Maduro firmó el decreto de duelo nacional como presidente encargado, un puesto con el cual asume la comandancia de la Fuerza Armada Nacional.