• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Fabiola Colmenares: La idea es generar políticas coherentes de la mano con la gente

Fabiola Colmenares afirma que la reconciliación no puede ser retórica barata ni demagógico  | Foto: Raúl Romero

“El gran fracaso de las gestiones anteriores se debe a que han estado divorciadas de la gobernación”, indicó Colmenares | Foto: Raúl Romero

Asegura que la vocación natural del estado es el turismo; sin embargo, la prioridad debe ser cubrir las necesidades básicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fabiola Colmenares tiene 9 años en la actividad política. Asegura que el cierre de RCTV fue un quiebre en su forma de ver el país. “No me pude quedar en mi zona de confort, no podía ser indiferente”.

Es la abanderada de la Mesa de Unidad para la Alcaldía del municipio Vargas. “Vargas no puede ser visto como una cantera de electores. Debe ser progreso, seguridad, tranquilidad y paz”, afirma.

De vencer en los comicios aspira a concretar acciones directamente con el gobernador del estado, independientemente de que no coincida con su tendencia política.

―Aún hay secuelas de la vaguada del 99 en el estado Vargas. ¿Cómo las afrontará?

―Todos tenemos una deuda moral con el estado Vargas. El 99 era una gran oportunidad para hacer un reordenamiento urbanístico serio y no se hizo. Se ejecutaron algunos planes, pero no el correspondiente seguimiento. La gran crisis que ha tenido Vargas tiene que ver con la falta de visión a largo plazo por parte de los alcaldes que han pasado por allí.

La gran vocación del estado es el turismo, pero es contradictorio hablar de eso cuando las necesidades básicas no están cubiertas. No podemos hablar de recibir turistas en un hotel muy lujoso si el agua que llega a Vargas viene en unas condiciones muy extrañas. Las mismas madres que están en los barrios les cuesta llevar a sus chamos a la escuela con una camisa blanca por la poca calidad del agua que llega.

―Vargas tiene una característica que lo diferencia del resto de las entidades: es un estado-municipio, ¿eso complica las competencias entre cada instancia?

―Luego de las asambleas de diagnósticos que hemos realizado, una de las conclusiones es que los varguenses desconocen a quién exigirle las cosas. Uno de los grandes retos que tiene la nueva alcaldía es recuperar sus competencias.

La política en Vargas debe ser transversal. Las acciones no sólo pueden quedarse en una zona, también deben llegar hasta los barrios donde las necesidades son más profundas.

―En el caso de ganar, ¿cómo se va a lograr un encuentro con la gobernación?

―Hay que sentarse con el gobernador para coordinar políticas en beneficio de los ciudadanos. No hay otra solución. Incluso ir de la mano con otras instancias del Ejecutivo; por ejemplo, es necesario un diálogo con el Ministerio del Ambiente para gestionar el grave problema del agua en la entidad.

El gran fracaso de las gestiones de alcaldías en los años anteriores se debe a que han estado divorciadas de la gobernación, aunque son del mismo partido, de la misma tendencia. La reconciliación que propongo no es retórica barata ni demagogia, es reconocer qué ha hecho el otro. Reconozco ideas positivas. Iniciativas que benefician a todos.

―¿Cómo cuáles?

―En Vargas, los Simoncitos se podrían masificar un poco más. La mayoría de las madres en el estado son madres solteras, y es un alivio saber que a pocos metros de tu casa tienes un lugar seguro en el que tu hijo puede estar sin gastar en transporte o que una vecina o un familiar pueda pasar por él; eso es satisfactorio. Los ambulatorios también son una iniciativa positiva. Hay algunos que funcionan y otros no. Creo que lo importante es la continuidad en estas políticas, que no se queden en pura propaganda. Hay que reforzarlas. También he podido comprobar que los consejos comunales, cuando están bien organizados y son bien gerenciados, conducen a resultados positivos. Donde hay mejores consejos comunales, ves mejores caminerías, ves cómo los recursos se destinan para beneficios de la comunidad.

―Sectores de la oposición no reconocen las últimas elecciones. ¿Por qué someterse a un árbitro cuestionado?

―¿Y cuál es la salida si no es el voto? Los demócratas no creemos en otra medida para resolver las diferencias. Lo importante es salir a votar masivamente.