• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Ni plebiscito ni lealtad a Chávez motivaron a electores

También hubo denuncias por el funcionamiento de los puntos rojos de chequeo electoral  | Foto: Eleonora Delgado

Analistas consideran necesario que la oposición y el oficialismo revisen estrategias electorales y discurso | Foto: Eleonora Delgado

Oficialismo aumentó brecha sobre la oposición en voto nacional desde abril, pero perdió ciudades simbólicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las estrategias de campaña, las ofertas electorales y los criterios de selección de candidatos tanto del oficialismo como de la oposición necesitan pasar por una revisión profunda. Es la conclusión de politólogos, analistas y columnistas de Aporrea.org sobre los resultados de las municipales.

El domingo ambos grupos políticos redujeron la cantidad de votos respecto a las presidenciales de abril, pero el PSUV y sus aliados lograron aumentar la brecha sobre la oposición de 1,5% a más de 6%; en paralelo, los oficialistas perdieron la contienda en capitales y ciudades simbólicas.

Aunque metodológicamente no son procesos comparables, el tinte plebiscitario que Henrique Capriles le dio a estos comicios y que el presidente Nicolás Maduro alimentó al decretar el Día de la Lealtad a Chávez, terminan por forzar las analogías.

“La gente no votó por lealtades incondicionales ni por plebiscitos. Por un lado, el que convocó un plebiscito, lo perdió; y por otro lado, sería muy delicado decir que los habitantes de la zona metropolitana o de Barinas traicionaron la lealtad al comandante Chávez. La gente votó por la esperanza en una mejora de la economía y por proyectos municipales”, dijo el politólogo Nicmer Evans.

Como consecuencia de los resultados del domingo, el periodista y analista político Boris Muñoz, vaticinó  la consolidación de Maduro y el eclipse de la figura de Capriles al no haber logrado demostrar la superioridad de la oposición en el voto general.

Cabeza fría. Evans resaltó que por primera vez los candidatos no tuvieron el visto bueno de Chávez, lo que representa un mérito para Maduro, para la conducción del partido y para los liderazgos en sí mismos. No obstante, consideró necesario aprender la lección: “Primero, el chavismo no necesita apelar a lealtades absolutas para medir el compromiso de su militancia. Y segundo, se pudo lograr una victoria mas contundente en términos de votos totales, pero eso se vio afectado por algunas candidaturas puntuales que no sumaron”.

En Aporrea.org, el profesor de Estudios Latinoamericanos, Javier Biardeau, llamó a no minimizar la victoria de la oposición en 8 capitales de estados y la derrota sufrida por el PSUV en la cuna natal de Chávez. “Situaciones como esta, así como en las capitales de Táchira, Mérida y Monagas deben ser leídas con cabeza fría y con humildad intelectual, para evitar que la recuperación obtenida por las fuerzas bolivarianas dé lugar a actitudes arrogantes del triunfalismo”.

En última instancia, destacó Muñoz, el resultado evidenció agotamiento de las estrategias de lado y lado. “La desmovilización le pasó una importante factura a la oposición. El PSUV logró controlar parte de los inmensos daños que sufrió el 14-A, sin embargo, no hay un crecimiento apreciable. El balance no le da a ninguno de los dos bloques para armar una fiesta”, afirmó.

Estrella-dos

Con excepción de Magglio Ordóñez que ganó en Sotillo, Anzoátegui, la selección de figuras del espectáculo y el deporte no le rindió los resultados esperados al PSUV con Miguel Pérez Pirela, Antonio Álvarez, Titina Azuaje, Winston Vallenilla y Ernesto Villegas.

El politólogo y diputado José Morales admitió que el carisma o éxito deportivo no puede ser tomado como garantía de victoria. “En lo adelante debemos apostar a los liderazgos naturales, personas con trabajo político que sean reconocidas por su gestión más que por su exposición mediática”, dijo.

Reconoció que en algunos casos ni siquiera lograron uno de los dos objetivos planteados con estas figuras: romper el techo de votos tradicional en su municipio y sumar para la votación nacional.

“La apuesta con Winston en Baruta no era ganar, sino romper el techo de menos de 20% que teníamos. Con Pérez Pirela rompimos el techo y pudimos avanzar para futuros procesos. En el caso del Potro Álvarez, la apuesta era sumar votos para ganarle a Antonio Ledezma, pero no lo conseguimos”, reconoció.

“Excepto Magglio, todos los candidatos mediáticos y del show político perdieron, a pesar del esfuerzo por levantarles la mano. Eso hay que considerarlo para el futuro”, indicó el politólogo Nicmer Evans.

El analista político Boris Muñoz, por su parte, describió a estos candidatos como los principales caballos de batalla de Maduro, y en tal sentido sostuvo que sus derrotas no son desestimables: “Esas derrotas son muy caras, pues eran apuestas que apelaban a abrir caminos en la clase media o a retomar importantes bastiones hoy en manos de la oposición”.

Cabello: Triplicamos a la derecha

El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, informó ayer en la tarde a través de Twitter nuevos datos sobre los resultados electorales: “Información para todos: en este momento el número de alcaldías para la Alianza Revolucionaria es de 234, triplicamos y más a la derecha”.

El dato fue avalado por el el jefe del Comando de Campaña Bolívar-Chávez, Francisco Ameliach, quien desde Carabobo calificó el balance de la contienda como altamente positivo.

Indicó que el dato equivale a 72% de las alcaldías de todo el país: “Con 98% de las actas escrutadas, seguimos siendo mayoría y así quedó demostrado”, dijo.