• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Aquí hay un plan para acabar con los medios independientes”

Los asistentes expresaron su solidaridad con el diario | Foto Twitter

La comunidad se reunió para despedir el diario

El presidente-editor del rotativo, Eduardo Alemán, señala que tienen 15 años sufriendo un sinfín de agonías. Ahora informarán por web y en redes sociales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tristeza e impotencia se conjugan en la redacción del diario El Carabobeño. Nacido el 1 de septiembre de 1933 –ya son 82 años– soportó las cruentas dictaduras de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez. A nadie se le ocurrió pensar que caería

–con las botas puestas– en democracia. Hoy circula su última edición. Anoche agotaron el papel que les quedaba.

El presidente-editor del rotativo, Eduardo Alemán, es terminante al señalar que lo sucedido es un atropello. “Es uno de los más viles zarpazos que se le puede hacer a un medio de comunicación, pero aquí cualquier cosa puede pasar. Tenemos 15 años sufriendo un sinfín de agonías”.
 
Afirma que el último año han tenido que hacer malabarismos para circular. No duda en señalar que gran parte de la culpa es del gobernador de Carabobo, Francisco Ameliach. “Tenemos un gobernador con gran poder que no quiere que sigamos en la calle. Aquí hay un plan para acabar con los medios independientes”.

Cuenta que una comisión de 24 personalidades le pidió una reunión para solicitarle mediar ante la Corporación Editorial Alfredo Maneiro, pero no los atendió.

Por su parte, la jefe de redacción del rotativo, Carolina González, cree que ahora la tienen más fácil quienes aspiran a controlar la información. “Con el cierre de El Carabobeño se consolida la hegemonía comunicacional que el gobierno quiere instaurar en Carabobo. Comparen lo que queda en los kioscos y se darán cuenta”.

Sabe que comienza un camino más cuesta arriba. “Ahora será por la web, que tiene 10 años, y en las redes sociales. Creamos además una emisora de radio online para no perder las posibilidades de seguir llegando a la gente”.

Aunque el gobierno aprobó las solicitudes de divisas nunca les canceló. Eso impidió que pagaran una deuda millonaria para importar papel en 2014. La Corporación Maneiro, que los apoyó entre noviembre de 2014 y marzo de 2015, se negó luego a tramitar cualquier otra solicitud. “El 24 de marzo nos dijeron que no había papel. De ahí en adelante nunca se pudo establecer contacto ni con Hugo Cabezas (presidente) ni con nadie de la corporación”.

A pesar de que El Carabobeño pasó a formato tabloide el 8 de febrero de 2015, su muerte estaba anunciada. Una concentración en horas de la tarde precedió a la vigilia de despedida. Hoy 264 trabajadores lloran la pérdida. El centro del país se indigna por el cierre de uno de sus principales bastiones informativos.