• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

31 personas han perdido la vida en las protestas de los últimos días

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, en su programa radial / @lortegadiaz

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, en su programa radial / @lortegadiaz

El número de heridos asciende a 461 personas, divididos entre 318 civiles y 143 agentes policiales y militares, mientras que la cantidad de personas que permanecen detenidas actualmente en conexión con hechos de violencia en las protestas llega a 121, agregó la fiscal general de la República Luisa Ortega Díaz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, confirmó que 31 personas han muerto y más de 400 han resultado heridas desde que comenzaron las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro el 12 de febrero.

"Tenemos hasta el día de hoy 31 personas fallecidas, de los cuales 25 son civiles y seis funcionarios policiales, militares y funcionarios públicos", dijo la fiscal en su programa radial "En Sintonía con el Ministerio Público".

El número de heridos asciende a 461 personas, divididos entre 318 civiles y 143 agentes policiales y militares, mientras que la cantidad de personas que permanecen detenidas actualmente en conexión con hechos de violencia en las protestas llega a 121, agregó Ortega.

En total, fueron detenidas un total de 1.854 personas por los incidentes en que han derivado muchas de las protestas que desde hace un mes se suceden en el país, de las cuales 1.529 fueron liberadas con medidas sustitutivas de libertad tras ser presentadas ante los tribunales de control, precisó fiscal.

En tanto, Ortega indicó que a unas 62 personas detenidas "en flagrancia" se les concedió libertad plena y otras ocho confesaron su participación en los hechos.

Desde que el 12 de febrero una marcha en Caracas terminó en incidentes que dejaron tres muertos y daños a instituciones públicas, Venezuela ha sido escenario de manifestaciones diarias contra el Gobierno, algunas pacíficas y otras con finales violentos.

El Gobierno denuncia que tras las protestas hay un intento por derrocarlo, mientras que la oposición ha defendido su derecho a expresar su descontento pacíficamente y ha acusado a los cuerpos policiales de abusos a la hora de reprimir las manifestaciones.