• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Pedro Llorens

La pena del Chavo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando a Hugo Chávez se le ocurrió venir (Caracas, 4 de febrero de 1992) a tumbar al gobierno democrático de Carlos Andrés Pérez, sus referencias políticas eran los gobiernos de Juan Domingo Perón, Marcos Pérez Jiménez y algunas preclaras figuras de la política nacional de esos días empeñadas en salir del Presidente (más adelante lo lograron)... 

Cuando según Mario Vargas Llosa (El Nacional 07/03/04)  "el presidente Rafael Caldera, en un acto imperdonable, amnistió al comandante golpista y lo sacó del calabozo" (marzo de 1994), este se hizo fidelista porque Fidel era más dictador que revolucionario (ya había fusilado al general Arnaldo Ochoa, héroe de Angola, para desvirtuar informes sobre el ingreso de su Gobierno al negocio de la droga)... 

Cuando estrechó lazos con los gobiernos de Rusia, Bielorrusia, Irán, Siria, Libia, China, lo hizo para mejorar sus prácticas hegemónicas, ventajistas, represivas, fraudulentas y para dar rienda suelta a las psicosis, manías y prácticas narcisistas (como si fuera Cristiano Ronaldo)... 

Antonio Pasquali contaba en su artículo de El Nacional, el pasado domingo, que observadores acuciosos de la grotesca (además de tardía) farsa en Amuay, señalaron que el Presidente, no contentó con afirmar que "la función continúa", se acercó a una madre que lloraba por el hijo muerto para cantarle "Cielito lindo": "¡Ay, ay, ay, ay, canta y no llores"... 

Y en esa misma edición, Laura Elena Castillo y Adriana Rivera ofrecían detalles de la extraña muerte de Antonio Cánchica Gómez, sargento técnico de primera del Ejército y agente de la Disip, que fue fotografiado y grabado por el FBI en Miami cuando intentaba convencer a Guido Alejandro Antonini Wilson (el hombre que transportó a Buenos Aires, el 4 de agosto de 2007, en un avión de Pdvsa, el famoso maletín con 800.000 dólares, destinados a la campaña de la cocotte Cristina Fernández), de que firmara una carta en la que eximía de culpas al Gobierno (el sábado 8 de septiembre, Cánchica cayó del cuarto piso de su apartamento en una residencia militar de Fuerte Tiuna)... 

El Chavo del 98, acompañado por los otros moradores de su vecindad, el señor Billuyo, la señora Brinquininimoneygotin, el doctor Pecunio, la señora Busaca, el señor De los Cobres, el teniente Tiramealgo, el capitán Enmochilado, el profesor Camburito, la señorita Ñereñere, la doctora Matraca, los generales Trinquete y Tracalero y Cuantohaypaeso Vidorria, sostuvo que lo del video de Caldera "le da pena ajena". Y dijo bien, ajena, porque pena propia no tiene el muy sinvergüenza.