• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

A 40% del país no le atrae ni el chavismo ni la oposición

Henrique Capriles y Leopoldo López son los principales líderes de la oposición / Archivo

Henrique Capriles y Leopoldo López son los principales líderes de la oposición / Archivo

El respaldo a Nicolás Maduro va en picada —bajó 25 puntos en un año—, pero los que le dan la espalda no se unen a la MUD: engrosan los independientes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La caída de la popularidad del presidente Nicolás Maduro en un año, de acuerdo con Datanálisis, es de 25%. “Un drama”, lo considera el presidente de la empresa, Luis Vicente León.

El chavismo pierde apoyo en medio de la crisis económica y la oposición, distraída en la discusión de sus diferencias, no lo capitaliza. No es automático, consideran expertos, que el malestar que produce la crisis le dé una victoria a la oposición en las parlamentarias de 2015. Pero, ¿si el chavismo pierde afectos y la oposición no los gana, a dónde van?.

El director de Delphos, Félix Seijas hijo, lo explica: “Hay un terreno gris, de 40% de la población, que está conformado por aquellos que no encuentran atractivo en la oposición ni en el gobierno. Ha crecido con aquellos que se alejan del oficialismo, pero no tanto como para apoyar a la oposición. Ese terreno incluye a los moderados, chavistas y no chavistas, que no saben por cuál bando votará y, si tiene una inclinación, no hay fidelidad. Otros no saben por quién votarán”.

¿Por qué, el que se aleja del gobierno, no se vuelve opositor? Seijas explica que los motivos son dos: aún hay cierta confianza en el modelo de Hugo Chávez y se piensa que el problema es que Maduro no ha sabido aplicarlo. “Algunos creen que puede surgir una figura de esa línea que lo aplique de forma correcta”, agrega.

La otra razón es que se trata de personas que, simplemente, no ven alternativa alguna: “No van a la oposición porque buscan algo distinto a lo que ha habido y a lo que hay. Buscan alguien que se diferencie de los líderes tradicionales. También están los oficialistas moderados, que quieren alguien del oficialismo que corrija el rumbo y los opositores que quieren un cambio general”.

León considera que el reto para ambos bandos políticos es convertirse en mayoría porque, aunque la crisis ha permitido que líderes de la oposición crezcan en popularidad, el apoyo que se ha ganado no es equivalente al desplome que ha tenido Maduro.

“Maduro como figura ha perdido apoyo, pero el chavismo y  el Psuv también, aunque en menos medida. El chavismo puede capitalizar, la oposición también. El reto son esos independientes que se mueven como quieren”, explicó.

Otro reto, añade Seijas, es que le gente logre asociar las parlamentarias con un cambio en la situación del país y vote: “No ven que las parlamentarias puedan representar un cambio en la práctica, eso puede adormecer el voto”.  

¿Quién gana?. “Es difícil imaginarse que el gobierno gane la elección parlamentaria”. La afirmación es del presidente de Datanálisis, quien aseguró que, en este momento, la intención de voto por un candidato a las parlamentarias de la oposición está 20 puntos por encima de un candidato del chavismo. Pero aclaró: “Ninguno está por encima de 50% de los votos. Persiste ese grupo muy alto que no sabe”.

Explicó que en campaña esa brecha se puede reducir. “No va a ser una campaña fácil, como lo consideran sectores en la oposición. El gobierno tiene los medios, más dinero que la oposición y el control institucional. La crisis no solo afecta al gobierno, también a los financistas de la oposición”.

Agregó que la capacidad de movilización del gobierno es mayor y, con los recursos, también la posibilidad de captar independientes. “Pero la crisis es tan importante que aunque la brecha se reduzca es difícil imaginar que el gobierno logre voltear la tortilla”.

El consultor de mercadeo estratégico Bernardo Horande coincide en que la oposición parte con ventaja, pero el gobierno tiene cartas que puede utilizar para recuperar apoyo.

“El gobierno ha demostrado que no es mocho, en los fenómenos electorales apela a una gran creatividad. Pueden conseguir 6 u 8 millardos de dólares, a través de préstamos o la venta de Citgo y, ese dinero, usándolo uno o dos meses antes de las elecciones, puede causar un impacto tan fuerte como el año pasado lo hizo el Dakazo”, señaló.


Seijas advirtió que, aunque la intención de votos favorezca en este momento a la oposición, eso no quiere decir que ella se reflejará en voto efectivo: “Esa mayoría no está alimentada por la fidelidad a la propia oposición, sino por el descontento con la gestión. La oposición aún no es percibida como una opción que pueda generar un cambio favorable”.  

Líderes, pero no sólidos

Tres son los principales dirigentes políticos para los venezolanos: Henrique Capriles, Leopoldo López, y Nicolás Maduro. Los primeros dos son los principales líderes dentro de la oposición y, de acuerdo con encuestadoras como Datanálisis y Delphos, el apoyo del que gozan es parejo. “Es prácticamente un empate. López pasó a Capriles en un momento, ahora Capriles se recupera y se igualan”, dijo el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León.

Explicó que el gobernador de Lara, Henri Falcón, también ha aumentado su apoyo, aunque muy lejos de López y Capriles. Aclaró, sin embargo, que ninguno de los dos principales líderes de la oposición tiene el respaldo de más de 50% de los venezolanos.

A pesar del bajón en su popularidad (25 puntos en un año) que ha sufrido Maduro, León aclara que no hay otro líder en el chavismo que luzca fuerte.

Aclaró, sin embargo, que un presidente con el nivel de popularidad de Maduro está en perfecta capacidad de gobernar. “Su mayor pesadilla no es que no tiene popularidad, ni que le darán un golpe o lo sacarán. Hay presidentes que gobiernan con 8% de popularidad. El problema de la popularidad es que no puedes ganar elecciones”, señaló.