• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

En la oposición admiten que deben combatir el personalismo

Roberto Enríquez, presidente de Copei | Foto: Alexandra Blanco

Roberto Enríquez, presidente de Copei | Foto: Alexandra Blanco

Roberto Enríquez, de Copei, y Pedro Benítez, de AD, coinciden en que la Conferencia Episcopal contribuirá a aliviar tensiones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, dio un duro mensaje al país este lunes, en el que destacó la responsabilidad del gobierno en la crisis y criticó la corrupción y el militarismo. Pero también cuestionó que la oposición no haya sido capaz de ofrecer opciones democráticas y atribuyó la crisis de los partidos a un problema de personalismos, más que de estrategias.

En la Mesa de la Unidad Democrática admiten fallas. El presidente de Copei, Roberto Enríquez, acepta el daño que ha hecho el personalismo a la política, aunque aclaró que el problema también afecta al gobierno.  

“Quien no entienda que esta no es la hora del partidismo o personalismo será castigado por el pueblo. Hay mucha gente, en el gobierno y en la oposición, que se cree el ombligo del mundo. Por encima de eso hay un país. El personalismo no es otra cosa que expresión de vanidad, de frivolidad. Son liderazgos de aparatos económicos, militares o mediáticos”, señaló.

El secretario político de AD, Pedro Benítez, dijo que es pertinente la advertencia de la Iglesia a la oposición, aunque aclaró que la responsabilidad sobre la crisis del país es mayor en el gobierno.

“Es cierto: el país demanda una alternativa clara que quizás no se ha ofrecido. Nosotros tenemos que combatir al chavismo de oposición, a esos que creen que pueden seguir con este esquema del reparto de la renta. Hay que proponer una economía moderna. No podemos seguir compitiendo con el chavismo en el terreno de la demagogia y el populismo”, advirtió.

Reconciliación. Padrón propuso, de nuevo, a la Iglesia como instancia mediadora para superar la crisis del país. Ambos dirigentes convienen en que el papel de la institución será fundamental para superar las tensiones, especialmente las que más preocupa monseñor: las que surgen por la división y desembocan en violencia política.

“En la Iglesia se encuentra el pueblo chavista, opositor e independiente. En esta carestía, la Iglesia va a ser un foco de luz, un instrumento de reconciliación”, dijo Enríquez. Sin embargo, afirmó que si el gobierno no da muestras de rectificación, ningún acercamiento funcionará. “Parecen más pendientes de convertir a Venezuela en un campo de batalla”, añadió.

Benitez opinó que la MUD debe enfocarse en ofrecer orientación política al país, en hacer entender que el camino para superar la crisis es democrático, en paz, y admite que la Iglesia será una compañía esencial.

Ambos dirigentes coinciden en que las elecciones parlamentarias son el primer paso para superar la crisis en forma pacífica.