• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Estado y oficialistas son los principales agresores de periodistas y medios

En Latinoamérica los comunicadores están insertos en un entorno de censura indirecta creado por los propios Estados, advirtió IFEX en informe divulgado ayer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Relacionadas

En Venezuela las violaciones a la libertad de expresión provienen principalmente del aparato estatal y de adeptos al presidente Hugo Chávez.

La información está contenida en el Informe Anual de Impunidad 2012: Rostros y Rastros de la Libertad de Expresión en Latinoamérica y el Caribe, divulgado por la división para la región de la red Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión, en el que se analiza la situación de 12 países.

“La relación entre impunidad y censura indirecta cobra aún más vigencia en entornos como el ecuatoriano, el boliviano y el venezolano, donde la normativa restrictiva, la apatía, la permisividad e incluso la complicidad del Estado frente a las violaciones contra la libertad de expresión generan un clima adverso para la libertad informativa”, se indica en el informe.

IFEX advierte que en América Latina los periodistas no son perseguidos de manera activa por el Estado, pero están insertos en un entorno de grave censura indirecta, ejercida incluso por el aparato estatal.

“Cuando el Estado golpea a los periodistas mueve con él toda su enormidad para que no sean castigados quienes lo hicieron. La impunidad ha convertido al Estado en Venezuela en el principal agresor de la libre expresión”, se advierte en el informe.

En el documento se señala que, aunque en Venezuela no se han registrado asesinatos de periodistas en los últimos tres años, tal situación no significa que las agresiones contundentes contra la prensa hayan desaparecido.

“Aun cuando las cifras de asesinatos a periodistas son menores a otras regiones de Latinoamérica (la última víctima fue el editor y columnista Orel Zambrano en enero de 2009), otras formas de agresión contra la libertad de presa continúan alcanzando niveles alarmantes en Venezuela”, se indica en el informe.

Simpatizantes del presidente Chávez, integrantes de la Fuerza Armada Nacional, desconocidos y otros son las categorías en las que se agrupan en el informe a los que recurrentemente agreden a la prensa.

“Los autores de las violaciones a la libertad de prensa se suelen esconder bajo el cobijo oficial”, indica IFEX en el reporte regional, que en el caso venezolano fue elaborado con la colaboración del Instituto Prensa y Sociedad Venezuela.

La información que suministró IPYS a la red internacional indica que la característica común de los cuatro grupos de agresores es que actúan impunemente.

“Cuando no es con la ley en la mano, el Estado y sus autoridades pueden darles un espaldarazo verbal a las agresiones que cometen sus adeptos contra periodistas”, se señala en el informe.

7 de cada 10 ataques contra periodistas –formalmente denunciados ante los organismos de justicia– permanecen impunes, se advierte en el documento, con base en los casos que registró IPYS entre enero de 2010 y agosto de 2011.

Asesinados y amenazados

IFEX indica en el informe que de enero de 2010 a septiembre de 2012 han sido asesinados 74 periodistas –sólo en 8 casos sus autores han recibido condena–, y que 431 comunicadores han sido amenazados de muerte.

23 casos, 23 días

Precisamente ayer, cuando se conmemoró el Día Mundial contra la Impunidad, concluyó la actividad que inició IPYS el pasado 1° de noviembre, denominada “23 casos, 23 días”, que consistió en recordar un caso diario de ataques o agresiones graves contra periodistas o medios de comunicación ocurridos desde 2002 que no se han resuelto judicialmente.

IFEX señala que las ONG venezolanas han denunciado el problema de la impunidad y el retroceso legal que implica que en Venezuela existan los delitos de vilipendio y desacato.

Las cifras

878 agresiones físicas contra periodistas han ocurrido en América Latina y el Caribe entre enero de 2010 y septiembre de 2012.

120 periodistas de América Latina y el Caribe han sido llevados ante tribunales entre enero de 2010 y septiembre de 2012, a consecuencia de informaciones publicadas a través de los medios de comunicación.