• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Las misiones sociales fueron la clave en la tercera reelección del Presidente

Casas en construcción de la Misión Vivienda/Raúl Romero

Casas en construcción de la Misión Vivienda/Raúl Romero

Hugo Chávez ha perdido 7,4% del respaldo en comparación con los resultados de hace 14 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las misiones sociales del gobierno de Hugo Chávez fueron la clave de su victoria del domingo, de acuerdo con el criterio de voceros de la oposición, académicos y dirigentes del PSUV.

El dirigente político Rafael Simón Jiménez considera evidente que, pese al esfuerzo de Henrique Capriles en darle un fuerte acento social a su campaña, no logró convencer a los sectores D y E de la población.

“Durante mucho tiempo la oposición criticó la política social del chavismo, acusándola de ser una política de dadivas; fue apenas a partir de 2010 cuando se dio cuenta de lo que para el pobre significa esa ayuda. Tanto tiempo sin valorar acertadamente la incidencia que esos programas tenían en la vida de muchos venezolanos impidió que esos venezolanos creyeran la promesa de que se iban a mantener y fortalecer”, dijo Jiménez.

El diputado del PSUV e integrante del Comando Carabobo Freddy Bernal coincidió con Jiménez: “Hay una interpretación del pueblo de que con Chávez hay un proceso de dignificación de las mayorías. El Presidente se constituyó en la mayor expresión del pueblo en los últimos 150 años”.

El asesor de mercadeo político Gabriel Reyes agregó que para numerosos electores se impuso el temor individual a perder el beneficio. “Muchos venezolanos siguen creyendo en Chávez porque reciben directamente la redistribución del ingreso petrolero y están convencidos de que sin él, lo perderán. El elector chavista votó por su estabilidad, su empleo, su misión sin sopesar que el país en su conjunto se enfrenta al deterioro”, dijo.

Una advertencia

El politólogo y dirigente del PSUV Nicmer Evans sostuvo ayer a través del artículo “Una victoria con humildad y la renovación de la praxis socialista”, publicado en su blog, que el resultado electoral traduce un “evidente” crecimiento vegetativo del chavismo, y un crecimiento orgánico de la oposición.

Considera que la victoria del Presidente está sustentada en el sentido social de las políticas públicas, la redistribución de la riqueza, la reconstrucción de los valores patrios, la transferencia de poder, más educación, la garantía en la alimentación y el incremento del acceso a la salud. En otras palabras, todas las áreas que tocan las misiones del Estado.

Evans, no obstante, advierte que esos elementos tienen como contrapartida la ineficiencia e ineficacia en el manejo de los recursos del Estado, así como en la aplicación de las políticas públicas, la falta de coherencia en sectores del mismo proceso y la falta de coexistencia con la descentralización, entre otros.

El segundo elemento que, en opinión de Gabriel Reyes, habría servido de apoyo al Presidente para lograr el triunfo fue el uso de recursos y del personal del Estado en la campaña electoral.

“El ventajismo del Gobierno se hizo evidente en la cobertura mediática de la campaña. Más allá del inmenso esfuerzo que hizo Capriles por recorrer el país, viajó más rápido la imagen de Chávez desde Miraflores que la de Capriles recorriendo dos estados en un día, gracias a las cadenas indiscriminadas, a la propaganda de las instituciones y al latifundio mediático del Estado”, apuntó.

Lo que viene

“Una diferencia más o menos de 10% es una advertencia, un alerta para la reflexión con humildad; ya no fue el 26% de 2006. El proceso creció 10% en votación; la oposición aproximadamente 42%, esto tiene que tener una profunda lectura en el marco de las próximas decisiones”, advirtió Evans, en referencia a la proximidad de las elecciones regionales.

Jiménez coincidió en el análisis: “Un hombre que le ganó a Manuel Rosales por 62% y ahora sacó 55% evidencia mengua, declive. Si la oposición pudiera hacer lo que hizo Capriles, recorrer el país, conocer en primera persona los problemas de la gente, compenetrarse con ellos y plantear soluciones, podría tener resultados en los comicios de diciembre”, concluyó.

Crecimiento sostenido

En 14 años se redujo la brecha entre el chavismo y la oposición. En 1998 los adversarios de Chávez obtuvieron 30,9% menos votos; el domingo la diferencia fue de 10,6%. El Presidente ha mantenido un respaldo por encima de 50% desde su primera elección, pero ha perdido 7,4% de apoyo; la oposición ha captado 20,3%.

Con un RE que pasó de casi 12 millones de electores a casi 19 millones entre 1998 y 2012, la diferencia promedio de votos entre Chávez y la oposición es de 1,6 millones a favor de Chávez, con un pico importante en 2006, cuando el Presidente logró una ventaja de más de 3 millones de sufragios. En las elecciones del domingo esa diferencia en números absolutos se redujo a la mitad, con menos abstención y con un RE mucho más nutrido. La oposición creció en 2 millones de votos desde la última presidencial y el chavismo en menos de 1 millón.

“La oposición debe entender el mandato de las mayorías y nosotros debemos entender que hay una parte del pueblo que se manifestó por la otra opción. Habrá que ver qué camino, qué puente, qué tipo de relación tendremos que estructurar con esa parte”, dijo el diputado Freddy Bernal (PSUV).