• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Jorge Arreaza: Un ministro silencioso, transformado en vocero

Jorge Arreaza junto a su esposa, Rosa Virginia Chávez, en los funerales de Estado de Hugo Chávez / EFE

Jorge Arreaza junto a su esposa, Rosa Virginia Chávez, en los funerales de Estado de Hugo Chávez / EFE

Jorge Arreaza entró al gabinete muy sigilosamente,  pero poco a poco ganó espacio y poder en el Poder Ejecutivo y en el entorno familiar de Hugo Chávez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jorge Alberto Arreaza Monserrat, internacionalista de 39 años, entró en la escena revolucionaria sin hacer mucho ruido desde Venezolana de Televisión, con un programa nocturno de entrevistas llamado Diálogo Abierto: espacio donde tomó contacto con decenas de ministros y cientos de funcionarios del gobierno, que detallaban en esa tribuna los alcances de la gestión gubernamental.

En 2005 escaló un par de pelaños en su carrera como funcionario, y fue designado presidente de Fundayacucho. Para ese momento ya era bien conocido su relación con María Gabriela Chávez, la hija mayor del mandatario, con quien contrajo matrimonio en el año 2007. Desde ese instante su visibilidad aumentó de manera notoria, tanto que comenzó a ser un asistente habitual en los programas Aló Presidente, y un invitado privilegiado a las celebraciones electorales en el Balcón del Pueblo.

El 27 de noviembre de 2011 fue designado como Ministro de Ciencia y Tecnología, cargo que ejerce hasta el día de hoy al ser designado Vicepresidente de la República, luego de los cambios que se han implementado tras el fallecimiento del líder de la revolución bolivariana.

Durante su gestión ha destacado el énfasis en la producción y entrega de las computadoras personales para estudiantes, las llamadas "Canaimitas", además del manejo del proyecto de los satelites Simón Bolívar y Francisco de Miranda. Más recientemente, ha sido el encargado de impulsar el proyecto de la Televisión Digital Abierta.

Pero su poder viene, más que por su trayectoria como funcionario, por su faceta de yerno del Presidente. Por eso se convirtió en una de las piezas políticas más cercanas al primer mandatario durante su convalecencia, hasta el punto de convertise en vocero de la familia presidencial sin ostentar el apellido Chávez.

Su designación como vicepresidente viene a consolidar su posición como hombre fuerte del llamado "alto mando político de la revolución", después de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, y junto a otros altos personeros como Rafael Ramírez y Elías Jaua.