• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“La militarización no nos va a sacar de la calle”

En Táchira ingeniaron otras formas de protesta | Foto Cortesía

En Táchira ingeniaron otras formas de protesta | Foto Cortesía

Los tachirenses organizan asambleas y clases magistrales para discutir la situación política del país. Cuando manifiestan, no trancan las calles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Doce carros accidentados al mismo tiempo en el Obelisco de San Cristóbal. Los conductores se bajan sonrientes a abrir el capó para chequear los motores. Todos "recalentados", pero de ninguno sale humo. En el lugar, decenas de personas que protestan contra el gobierno de Nicolás Maduro se distribuyen entre cada carro para echarles aire con pancartas y banderas de Venezuela. Luego de 10 minutos los conductores encienden de nuevo los vehículos y se retiran. Los que vienen detrás también se accidentan.

La historia se repite por más de seis horas. Funcionarios de la GNB y de la PNB observan desde la distancia. La calle no está trancada y los guardias, aunque tienen sus equipos antimotines, no tienen justificación para usarlos.

Mientras Táchira espera para iniciar la fase dos de su protesta, no cruza los brazos. La represión de la GNB para remover las barricadas y los allanamientos a unas mil residencias no intimidan a quienes quieren un cambio de gobierno.

“El hecho de que estemos militarizados no nos va a sacar de las calles. Por eso ingeniamos otras formas de protesta. Yo estoy aquí y mi hijo se fue a Caracas cuando llegaron los guardias a protestar en la ONU. Allá duerme en una carpa”, explicó Gerardo Carrero. Su hijo está frente al Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo, en el que decenas de jóvenes se mantendrán hasta que una comisión de la organización visite Venezuela.

Cada día en Táchira hay varias protestas pacíficas desde que llegaron los militares. Hay expresiones solitarias: un hombre mayor que caminaba hacia una panadería y pasó junto a un grupo de militares que custodia Pueblo Nuevo les exigió a gritos que se vayan a combatir el contrabando, en lugar de “joder y reprimir a los inocentes". Cada noche las mujeres tocan sus cacerolas al lado de los uniformados.

No es casual. De acuerdo con el Foro Penal Venezolano, solo en Táchira hay más de 22 denuncias de tortura y alrededor de 150 casos que, por temor, no han sido oficializados.

La información la dio el director de la organización, Alfredo Romero, precisamente en una de las actividades que han ideado los ciudadanos para mantenerse en las calles: asambleas ciudadanas.

“En Táchira todavía hay 22 personas privadas de libertad y es el tercer estado con más detenciones y más casos de torturas y tratos crueles”, agrega Romero.

El ágora
La idea de las clases magistrales fue del grupo de jóvenes Juntos por Venezuela, que surgió en Táchira para impulsar actividades pacíficas. En las actividades, profesores universitarios se pasean por conceptos de Giovanni Sartori o Norberto Bobbio para explicar la crisis política que vive el país.

Las han organizado en varias plazas del estado. Si hablan sobre el derecho constitucional, se apoyan en casos como la detención del alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos.

“Somos una plataforma no partidista para impulsar espacios de diálogo y fortalecer la democracia y el respeto a los derechos humanos. Queremos articular a la sociedad que se cerró al diálogo, de lado y lado, recuperar el ágora. Lo que queremos es que la gente entienda que se puede protestar con un sentido más sólido”, expresó Elsa Albertini, integrante de la organización.