• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

El mandatario conversó con jefes militares y la presidente del CNE antes de votar

"Somos un liderazgo colectivo; no depende de un hombre", expresó el aspirante a la reelección

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"No podemos contar los pollos...", expresó Andrés Izarra a las 2:00 pm frente al liceo Manuel Palacios Fajardo, en el 23 de Enero, donde votó Hugo Chávez.

La presencia express del candidato a la reelección presidencial (llegó a las 1:25 pm y se marchó antes de las 2:00 pm) obedecía a la preocupación que había porque, a esa hora, el oficialismo no se había movilizado como calculó el Comando Carabobo. "Si Chávez habla más, la gente se queda en sus casas a oírlo en lugar de ir a votar", alegó un dirigente del PSUV, al explicar el porqué el Presidente respondió cuatro preguntas de la prensa y fue corto.

La decisión de Estado fue cerrar los centros de votación a las 6:00 pm sólo en aquellos lugares donde no hubiera electores en la cola; pero como la participación era estimada en 80% todo indicaba que el lapso se extendería en una estrategia de lograr que las unidades de batalla ubicaran y llevaran a los electores. "Cada uno echará el resto", manifestó un dirigente del chavismo.

Decisión de Estado.

El barinés se levantó bien temprano; lo primero que hizo fue recibir un parte del Comando Carabobo; luego conversó con los jefes de las guarniciones militares, los gobernadores del PSUV y la presidente del CNE, Tibisay Lucena, según reveló en su centro de votación, donde el PSUV y el Colectivo Alexis Vive ordenaron a la militancia estar desde las 10:00 am para darle la bienvenida al comandante.

La familia del mandatario lo acompañó al centro de votación y, en especial, su nieto "el Gallito" le prometió que votaría al igual que él. Sonrió cuando vio a la ex senadora Piedad Córdoba, al actor Danny Glover y a la indígena Rigoberta Menchú, quienes vinieron al país como "invitados por el CNE". "Aquí está arma mortal", bromeó con Glover quien, por cierto, negó que hubiera recibido una donación del Gobierno para hacer una película. ¿Y dónde están los reales? No coment.

El artista norteamericano se cuidó de opinar de cualquier suceso venezolano, con el argumento de que no quería inmiscuirse en asuntos políticos.

Chávez le estampó un beso a Córdoba y exclamó: "¡Viva Colombia!". La antesala de Chávez fueron cohetes en la barriada caraqueña y los anfitriones fueron Aristóbulo Istúriz, Freddy Bernal y Robert Sierra. Llegó en una camioneta Ford que condujo él mismo. "El pueblo responderá a la medida de la circunstancia. Paciencia, todo terminará en paz. ¡Que nadie se adelante! Hay que esperar con talante democrático los resultados", emplazó.

Sin sucesor. En la tarde el Presidente abrigaba, pues, la esperanza de ganar y, por ello, descartó la designación de un sucesor. Entiende que la revolución no es un problema individual.

"Este esfuerzo es colectivo; no depende de Chávez. Soy producto de una implosión.

¡Ojalá que en Europa detengan la implosión porque aquí, hace 15 años, se vendió el modelo de la Comunidad Económica Europea y no resultó!", expresó.

Sin embargo, dijo que en Venezuela estaban los liderazgos de Elías Jaua, de Nicolás Maduro, de Cilia Flores y de "el Gallito": "Somos un liderazgo colectivo; no depende de un hombre".

La posibilidad de una transición pacífica, en el caso de que pierda, no fue precisada por el Presidente cuando se le consultó. Sólo acusó a la oposición de "guabinear" si le pide reconocer los resultados; luego dejó entrever que sí avalaría los votos: "Somos gente seria" y que promovería la reconciliación. Puso como ejemplo que evitó la guerra civil cuando convocó la Asamblea Constituyente, dio la mano a los ex presidentes Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera y llamó a una mesa de diálogo en 2002, luego del golpe de Estado. "Me dieron una puñalada", dijo.

¿Aló, Capriles? A pesar de la "traición", no descartó llamar a Henrique Capriles Radonski, sea cual fuera el escenario: "¿Por qué no? Llamaría a cualquier venezolano (...) No sé qué le diría; depende de las circunstancias".

Chávez conversó el viernes con un militar retirado que lo adversó, y ­según expresó­ sintió una "paz espiritual". "Estoy dispuesto a hablar en aras de la paz". Otras fuentes señalan que intentó comunicarse con Luis Miquilena, pero que su antiguo mentor no le atendió.

A estas alturas, el Presidente no entiende por qué se le tilda de dictador si en Venezuela han ocurrido 14 elecciones y ha asignado el poder al pueblo.

"Vengan a Venezuela y vean cómo hay democracia sólida.

Hay un dictador, dicen los medios. Pregunten en los barrios y les dirán que antes había pobres; hoy comen y hay un pueblo que tiene el poder".