• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Un 5 de julio para la historia: ningún poder asistió al acto

En el palco de invitados destacó la presencia de Antonieta Mendoza, madre de Leopoldo López y Mitzy Capriles | Foto Prensa AN

En el palco de invitados destacó la presencia de Antonieta Mendoza, madre de Leopoldo López y Mitzy Capriles | Foto Prensa AN

Ni el presidente, ni las cabezas del TSJ, CNE y Poder Ciudadano, ni el Alto Mando Militar estuvieron presentes. La Cancillería no remitió las invitaciones al cuerpo diplomático. El arca que guarda el Acta fue abierta a último minuto por una funcionaria del MRIJ, sin la presencia de la directiva del Poder Legislativo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer, por primera vez en la historia republicana de Venezuela los actos civiles por el Día de la Independencia se realizaron sin la participación de las cabezas de los poderes públicos. Ni la apertura del arca que contiene el Acta de Independencia –acto del Ejecutivo–, ni la sesión solemne que conmemora la fecha –acto del Legislativo– contaron con la presencia del presidente Nicolás Maduro. Tampoco estuvieron las cabezas de los poderes Judicial, Electoral y Ciudadano ni del Alto Mando Militar. Un desaire, no al Parlamento, sino a la historia y a los símbolos que la representan.

El protocolo habitual para esta fecha es como sigue: el 4 de julio en la noche, el ministro de Relaciones Interiores y Justicia entra al Salón Elíptico del Palacio Legislativo y quita el cerrojo al arca que guarda el Acta de la Independencia, deja una guardia de honor que la custodia y se va. Al día siguiente en la mañana, el presidente de la República abre el arca, saca la caja de cristal que contiene el Acta, la abre y por unos minutos la expone ante el país, los poderes públicos y el cuerpo diplomático. Luego la devuelve a la caja de cristal y se dirige al Salón Protocolar para la Sesión Solemne de la Asamblea Nacional.

Ayer nada de eso ocurrió y a las 9:00 am reinaba la incertidumbre entre los periodistas, personal de protocolo y trabajadores del Parlamento. A las 9:20 am llegó, sin previo aviso ni ceremonial alguno, Bárbara Urbina, directora general de Ceremonial y Acervo Histórico de la Nación (adscrita al MRIJ). Llave en mano entró al Salón Elíptico junto a una pequeña guardia de honor compuesta por cadetes de las cuatro fuerzas que componen la FANB, entonó el himno nacional hasta su primera estrofa, abrió el arca, expuso el acta fuera de la caja de cristal por unos minutos, la volvió a resguardar, se retiró y la dejó en custodia de los cadetes.

Ninguna autoridad del Parlamento tenía conocimiento de que en efecto el arca sería abierta, de manera que la única representante del Poder Legislativo que estuvo presente en el simbólico momento, fue la diputada María Hernández (MUD-Monagas), que por casualidad había entrado minutos antes.

“Al llegar a la AN me dijeron que el arca estaba cerrada, pero igual decidí entrar al Salón Elíptico para verla. Estando ahí llegó la funcionaria de la Dirección de Acervo Histórico. Estábamos las dos. Muy emocionadas las dos, pero en ese momento, estando frente al documento fundacional de la República, yo sentí una gran soledad. Sentí la soledad de la independencia y de su custodio simbólico que es Simón Bolívar, cuya esfinge está sobre el arca”, relató Hernández.

Solo tres embajadores. Tampoco el cuerpo diplomático acudió a la sesión de forma masiva como es costumbre, encabezados por el Nuncio Apostólico. A las 10:20 am solo habían llegado tres embajadores: Argentina, Polonia y El Salvador; un asistente del embajador de Uruguay y el encargado de negocios de Brasil. Fueron todos los que llegaron, aparentemente gracias a un ardid de la Cancillería, según contó luego el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos (MUD).

“Nosotros enviamos el paquete de invitaciones a la Cancillería, como corresponde, para todos los embajadores. Bueno, la cancillería nos devolvió el paquete. Se lo remitimos nuevamente y ya no lo devolvió, pero supongo que no se las habrán cursado a ningún embajador. Por nuestra cuenta enviamos algunas invitaciones como pudimos, y aquí estuvieron tres embajadores”, dijo Ramos Allup. 

Un diputado de la patria. Tampoco la bancada de la patria asistió a la sesión que celebra el día en que nació la patria. En representación de los 54 diputados solo acudió uno, Francisco Torrealba (PSUV-Portuguesa) y se retiró cuando el orador de orden iniciaba su discurso.

Aseguró que la inasistencia del Ejecutivo y los otros poderes fue responsabilidad de la Asamblea: “El país conoce la falta de coordinación, el divorcio que ha asumido esta Asamblea Nacional desde el 5 de enero, de no prestarse a la cooperación entre poderes como lo ordena la Constitución. No fue posible establecer ninguna coordinación. Tampoco hubo quórum, porque hay un numero importante de diputados suplentes. Ni siquiera ellos vinieron”.

Es de destacar que la convocatoria pública a la sesión solemne de ayer se conoce desde el jueves 30 de junio y de acuerdo con fuentes de la AN, las invitaciones formales a los poderes se remitieron el viernes 1° de julio. De hecho, el rector electoral Luis Emilio Rondón y la magistrada del TSJ Marisela Godoy asistieron a la AN.

Por otra parte, de acuerdo con el libro de asistencias de la sesión de ayer, 92 diputados principales de la oposición estuvieron presentes y Stalin González (MUD) confirmó la presencia de 10 suplentes.

Sillas vacías

Aunque fueron invitados, según fuentes de la AN, no acudieron a la sesión solemne el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, ni tampoco los alcaldes de la gran Caracas: Carlos Ocariz, Ramón Muchacho, Gerardo Blyde y David Smolansky.

En cambio, no desairó al Parlamento la alcaldesa metropolitana encargada, Helen Fernández.

En el palco de invitados destacó la presencia de Antonieta Mendoza, madre de Leopoldo López y Mitzy Capriles, esposa del alcalde Antonio Ledezma. También atendió la invitación del Poder Legislativo la defensora de derechos humanos Elenis Rodríguez.