• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Tengo una hernia y vine a firmar”

La primera jornada de recolección de firmas para el referéndum revocatorio fue un evento multicolor en el que los partidos de la Unidad acompañaron a cientos de personas bajo el sol de la mañana del miércoles. En más de una docena de colas distintas esperaban los venezolanos para colocar sus datos en la planilla mientras los lapiceros pasaban de mano en mano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tal y como si hubiera llegado algún producto de la Canasta Básica; filas con cientos de personas, paraguas para protegerse del sol y quejas sobre la situación del país. Así se encontraba el ambiente en la plaza Brión de Chacaíto, pero la ocasión no era comprar alimentos sino firmar para iniciar el referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Después de las 8:30 am, comenzaron a llegar los caraqueños al punto que serviría para marchar hasta el Consejo Nacional Electoral y que pasó a ser un lugar para recolectar 1% de las firmas exigidas por el ente electoral.

Personas de todas las edades se dieron cita en las primeras horas de la mañana. Amas de casa, mototaxistas, heladeros, comerciantes, transeúntes y hombres de traje se mezclaron con los militantes de los partidos de oposición que estaban identificados con  gorras y camisas en el lugar.

La Mesa de la Unidad Democrática demostró que la intención de culminar el gobierno de Maduro este 2016 era multicolor y reforzaba la alianza opositora. Toldos naranjas de Voluntad Popular, amarillos de Primero Justicia, vinotintos de Alianza Bravo Pueblo, blancos de Acción Democrática, azules de Un Nuevo Tiempo y azules con blanco de Vente Venezuela se instalaron. Para las 11:00am estaban llenos de venezolanos.

Gritos de “y va a caer, y va a caer, este gobierno va a caer”, “¡revocatorio, revocatorio, revocatorio ya!” , se escuchaban mientras Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, hablaba desde una vehículo al lado de los toldos blanco de AD.

“Estas planillas las entregaron ayer las comadres del CNE. En la tarde, porque hubo mucha presión de opinión, porque los diputados fueron y se encadenaron exponiéndose ante las puertas del organismo. La comadre mayor, Tibisay Lucena, le pidió permiso a Maduro para entregarnos la planilla (…) van a poner todo tipo de problemas para la validación de las firmas y con todos los problemas que pongan vamos a validarlas”, dijo Ramos Allup mientras sus oyentes aplaudían y lo fotografiaban.

Mientras ocurría el discurso del diputado continuaban las colas para firmar. Los bolígrafos se pasaban de mano en mano, las preguntas de qué colocar y qué iba a pasar luego de estampar la rúbrica se oían en cada toldo hasta el lugar donde, en paralelo, celebraba Jesús “Chúo” Torrealba el inicio de la actividad.

El secretario ejecutivo de la MUD afirmó ante los medios de comunicación que se había optado por una solución pacífica y constitucional y que la alegría debía continuar con “trabajo y unidad”. Torrealba señaló además que la oposición ya tiene preparado un plan completo para la recolección de firmas después de la jornada de este miércoles, pues no solo es recogerlas sino que después de esta primera etapa estarán organizados para la entrega y velarán porque la validación ocurra de forma transparente, para eso piden firmar una segunda planilla para llevar el control de los firmantes.

“Tenemos un protocolo de actuación, sabemos dónde focalizar. Esta tarde van a aparecer en la página web de la unidad todos los puntos de recolección de firmas a nivel nacional y después vamos a establecer el cronograma de entrega, porque queremos además que el proceso de validación sea muy eficiente, muy transparente. Vamos a acompañar a cada firmante cuando sea llamado al Consejo Nacional Electoral, por eso al lado de la planilla estamos requiriendo otros datos como teléfono y dirección del elector para ubicarlo para que sea preciso”, expresó.

Aunque el Consejo Nacional Electoral informó que los solicitantes del revocatorio tienen 30 días para entregar las firmas, Torrealba aseguró que eso ocurrirá en menos tiempo. “Tendremos las firmas antes del próximo lunes”.

Las voces de las firmas

Al menos dos colas por cada toldo llenaban la plaza Brión en diferentes sentidos: hacia el bulevar de Sabana Grande, hacia la avenida Francisco Solano y en dirección a la plaza José Martí. Las filas se movían y además formaban grupos alrededor de los facilitadores de los partidos encargados de darles las planillas a las personas para firmar.

Parados, sentados en bancos, recostados de otras personas y apoyados en el suelo. Los que asistieron a la jornada de firmas no tenían ningún problema con tal de firmar. En los alrededores efectivos de la Policía Nacional Bolivariana vigilaban el lugar.

“Esta es la mejor cola. Voy a firmar porque quiero que mi país vuelva a ser lo que fue, firmo para un cambio de gobierno. Vamos a sacar a Maduro como debe ser, por lo que dice la Constitución: con un revocatorio, con una enmienda”, aseguró desde una de las colas Graciela Evarista García, quien salió de su casa en San Bernandino para firmar la planilla.

Las colas tenían risas y conversaciones sobre las medidas de racionamiento y la declaración de los nuevos días no laborables para los empleados públicos. Algunas mujeres regalaban banderas de Venezuela hechas en tela o recuerdos hechos en telas con el mensaje “Revocatorio YA” en tricolor.

Vendedores de agua, helados, chicles y de la tradicional gorra con las estrellas y los colores de la bandera nacional no se hicieron esperar tampoco en la actividad.

Las quejas por tener que hacer colas también para firmar no se percibían. “Esta es la cola que hago con gusto. El país está en una miseria. Somos un país que está sufriendo con tanta cola y escasez, no podemos seguir así y por eso firmo”, afirmó María Elena Urbina que llegó al lugar desde la parroquia San Pedro.

Más políticos llegaban a Chacaíto y comenzaron a oírse los gritos “revocatorio urgente, revocatorio urgente”. Representantes del Movimiento Estudiantil hicieron presencia en el sitio y comenzaron a ayudar a las personas para firmar. Las personas de la tercera edad tenían prioridad como fue el caso de  Juan Enrique Lozada García.

“Llegué ahorita y le pregunté a ellos que cómo hacía para firmar. Yo tengo una hernia, no me siento muy bien ahorita aquí, pero vine a firmar porque quiero cambiar completamente lo que está pasando, con este gobierno que tenemos no hay futuro”, indicó después de haber estampado su huella en la planilla y se perdía en medio de un grupo que gritaba “sí se puede, firmas en horas”.