• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“El gobierno necesita enviar señal internacional de que atiende la crisis”

Liliana Ortega: Si el diálogo no es serio se puede convertir en una distracción | Foto Archivo El Nacional

Liliana Ortega: Si el diálogo no es serio se puede convertir en una distracción | Foto Archivo El Nacional

Liliana Ortega, enfatizó que el éxito de la conferencia no radica solo en la inclusión de toda la sociedad, sino también en la existencia de metodología de trabajo, cronograma y objetivos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Politólogos, defensores de derechos humanos y diputados consideran necesaria la promoción del diálogo político en Venezuela. Ven positiva la instalación de la Conferencia Nacional por la Paz, pero coinciden en que ella sola no resolverá la crisis. Aseguran que la voluntad, la definición de objetivos claros, la inclusión de todos los sectores de la sociedad, el reconocimiento mutuo de los dos actores polarizados y la confianza son indispensables.

El politólogo experto en conflicto y pacificación, Miguel Martínez Meucci, consideró que el apremio del Ejecutivo en entablar la reunión en Miraflores el miércoles responde al impacto internacional que ha tenido la represión de las manifestaciones.

“La OEA trata el tema, el parlamento europeo apunta a la responsabilidad del Estado, hubo un pronunciamiento de Unasur y de distintos gobiernos. El Ejecutivo se vio en la necesidad de enviar la señal a la prensa internacional y a las naciones de que está haciendo algo”, dijo.

Martínez Meucci lamentó que el escenario para ese encuentro no haya sido el Poder Legislativo. “En una democracia, la instancia natural para el debate y el diálogo es el parlamento porque ahí están los representantes directos del pueblo de una manera más o menos proporcional. Cuando se llega a ese punto es porque los factores políticos han perdido la confianza entre sí”, señaló.

Dijo que para la restauración de la confianza se requieren gestos de buena voluntad que para la MUD son el cese de la represión, la libertad de los presos políticos, la restitución de la libertad de prensa entre otros. Acotó que la participación de un mediador o facilitador en estos casos es importante. “Capriles ha planteado que sea la iglesia y Jaua ha dicho que podrían acudir a Unasur de llegar a ser necesario”, apuntó.

 

Ausentes. En el acto de inauguración, el presidente Nicolás Maduro ofreció disculpas por la premura de la convocatoria, lo cual, explicó, dejó por fuera a representantes de algunos sectores. Uno de esos sectores fueron las ONG de derechos humanos como Provea, Foro Penal y Cofavic que a lo largo de este mes han dado apoyo a los detenidos y a los familiares de las víctimas.

La abogada y directora ejecutiva de Cofavic, Liliana Ortega, enfatizó en que el éxito o fracaso de un llamado al diálogo y la paz radica no solo en la participación de todos los sectores representativos de la sociedad, sino en la existencia de una metodología de trabajo, cronograma, objetivos y metas. De lo contrario, afirma, el esfuerzo se diluye y correría el riesgo de perderse como ocurrió con las mesas de diálogo de 2002.

“Existen unos términos mínimos para que una iniciativa como esta de resultados: primero que se reconozca a todas las victimas sin discriminación; segundo que las investigaciones sean independientes; tercero, que la toma de decisiones no esté determinada por los factores políticos, sino por la sociedad civil; y por último, que el trabajo esté apegado a los estándares internacionales de derechos humanos”, indicó Ortega.

Enfatizó en la necesidad de que tanto la Conferencia, como la comisión de la verdad si llega a instalarse, haga una distinción entre violación de derechos humanos y delitos comunes. “Las torturas, desapariciones, tratos inhumanos, asesinatos tienen que ser vistas como crímenes de mayor gravedad. Nos preocupa la existencia de civiles armados, la falta de transparencia en las investigaciones y la criminalización de las victimas”, dijo.

“Es importante que se haya dado el paso de querer iniciar el dialogo. El país esta polarizado y es importante que estén presentes los factores políticos que tienen las grandes diferencias. Ahora, una comisión de la verdad no puede estar integrada por una sola parte, no puede funcionar sin metodología y objetivos. Lo fundamental de estas iniciativas es que se logre la reparación a las las victimas y que impida que se repita la violación de los derechos.Si no se hace con seriedad, puede convertirse en un método de distracción y no hay nada mas subversivo que la impunidad”, sentenció.

 
Dando y dando. El diputado Alfonzo Marquina (UNT), ratificó la exigencia de la Mesa de la Unidad en el sentido de que el Gobierno dé muestras concretas de voluntad de diálogo con la puesta en libertad plena de los detenidos y procesados por manifestar. “En respuesta, creo que desde la oposición sería pertinente pedir a los estudiantes el cese de las protestas mientras una comisión de la verdad imparcial investiga”.

El politólogo y diputado del PSUV, José Javier Morales, resaltó que desde comienzos de año el gobierno ha tomado acciones contra la inseguridad, que fue la mecha que encendió las protestas en febrero. A su juicio, tanto el oficialismo como la oposición deben declinar posiciones radicales.

El gobernador de Miranda Henrique Capriles, consideró artificial la instalación de la Conferencia Nacional por la Paz. Reiteró que la oposición tiene propuestas verdaderas.

“No se trata de hacer reuniones en un salón para hacer creer al país que se está resolviendo la crisis. Este gobierno ha sido el gran promotor de la confrontación. Ahora quiere hacer ver que aboga por la paz. Nosotros sí tenemos propuestas para resolver los problemas. Estos actos artificiales que se inventa Nicolás en nada expresan el descontento que hay en Venezuela”, dijo.

Advirtió que muchas de las condiciones sociales que llevaron al estallido del 27 de febrero de 1989, están presentes 25 años después.