• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Cuando el gobierno cumpla reanudaremos participación en diálogo”

El alcalde del municipio Sucre, Carlos Ocariz, fue el vocero de la rueda de prensa | Foto: @Unidadvenezuela

La Mesa de la Unidad Democrática reiteró sus exigencias para acudir a la reunión del 6 de diciembre | Foto: @Unidadvenezuela

“Cualquier instancia de negociación  es inútil sin garantías de cumplimiento”, expresó la coalición opositora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la semana pasada hasta ayer la Mesa de la Unidad Democrática ha mantenido polémicas reuniones. Primero con el G-9 (instancia representada por igual número de partidos) y en las últimas 48 horas entre el G-4 (que reúne a las 4 principales organizaciones). Finalmente se acordó presionar para que el gobierno cumpla los compromisos suscritos el 30 de octubre y el 11 y 12 de noviembre  en la mesa de diálogo. En caso contrario no asistirán a la reunión del 6 diciembre. 

La advertencia surgió en vista de las posiciones de los principales partidos. Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia proponen seguir en la mesa bajo condiciones, pero Voluntad Popular y Vente Venezuela presionan para que Acción Democrática no asista a la cita del 6 de diciembre. 

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, vaticinó a título personal, sin comprometer a AD y a los diputados, lo que sería la posición de la MUD: “El gobierno no quiere elecciones en ningún momento. Quiere llegar al último día (del período). (Esa mesa) no va a llegar a nada. Será en cuestión de horas, de días, falta poco para que se disuelva”. 

Al alcalde de Sucre, Carlos Ocariz, le correspondió leer el ultimátum de la MUD, que estuvo dirigido al monseñor Claudio María Celli, representante de la Santa Sede ante el diálogo, y a los mediadores de la Unasur (los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martín Torrijos). “Si no cumplen, no asistiremos a la reunión del 6 de diciembre. Dijeron 96 horas para unas cosas; dijeron una semana para otras. Ustedes saben qué, cumplan”, exigió. 

En el comunicado, la MUD exige que el Ejecutivo concrete los siguientes puntos antes de la próxima sesión programada: 1) Instar a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia a restituir las competencias constitucionales del Parlamento, dejar sin efecto el falso “desacato” y las sentencias que restringe al Legislativo. 2) Nombrar entre las partes a dos rectores del Consejo Nacional Electoral y a sus respectivos suplentes, que ejercerían a partir del  4 de diciembre de 2016 cuando vence el plazo de Socorro Hernández y Tania D’Amelio. 3) Liberar a los presos políticos e instalar una Comisión de la Verdad, presidida por el Vaticano. 4) Abrir el canal humanitario. 5) Convocar en fecha acordada entre las partes, las elecciones parlamentarias en Amazonas. 

“El gobierno debe cumplir compromisos adquiridos ante el Vaticano y facilitadores. Hasta tanto eso ocurra la Unidad revisará su presencia en el diálogo en términos que anunciaremos el 6 de diciembre. Solo cuando el gobierno dé muestras claras de cumplimiento, reanudaremos plenamente nuestra participación en el diálogo y lo haremos ratificando la agenda que promueva mecanismos constitucionales, electorales, democráticos y pacíficos para superar la profunda crisis política, institucional, social y económica de Venezuela”, indica. 

La MUD promete mantener contactos permanentes con los representantes del gobierno, del Vaticano y de la Unasur con un fin: “Verificar el cumplimiento de los acuerdos y, de esa forma, continuar con la agenda de la mesa de diálogo”. “Cualquier instancia de diálogo, encuentro o negociación es inútil sin garantías de cumplimiento.  La contumaz negativa del gobierno a cumplir es una clara muestra de sus divisiones internas. Se sientan para ganar tiempo y engañar al pueblo, no para abordar seriamente los problemas con la intención de resolverlos. Como la inmensa mayoría, la Unidad quiere diálogo pero con resultados, que permitan al país elegir democrática y constitucionalmente un gobierno de unidad nacional, capaz de detener la crisis económica, recuperar la gobernabilidad política, reconstruir la convivencia social y respetar integralmente los derechos humanos”.