• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

800.000 firmas en riesgo por cinco nuevas etapas de validación

El CNE cuenta con 64 operadores en el área de transcripción de los datos de las planillas | Hirlenys Molina

El CNE cuenta con 64 operadores en el área de transcripción de los datos de las planillas | Hirlenys Molina

El rector del CNE Carlos Quintero confirmó que 44 expertos en dactiloscopia revisan que las huellas reúnan 12 requisitos para pasar el control de calidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Consejo Nacional Electoral confirmó que durante la verificación de las firmas para activar el proceso de referéndum revocatorio se incorporó a 44 expertos en dactiloscopia, que analizan las huellas dactilares, y a 2 grafólogos, responsables de verificar la caligrafía de las planillas.

Carlos Quintero, rector suplente de Sandra Oblitas, explicó que los expertos en dactiloscopia deben comprobar que las huellas reúnan 12 requisitos técnicos para que las firman pasen la prueba, mientras que los grafólogos son quienes determinan si una persona firmó varias veces, con distintas identidades, lo que invalida todas esas rúbricas.

En compañía de la presidente del CNE, Tibisay Lucena, y las rectoras Socorro Hernández y Sandra Oblitas, Quintero informó que la verificación durará hasta el 31 de mayo, pues agrupa los 30 días máximos que establece la normativa para recibir las planillas (aunque ya se entregaron) y los 5 días que realmente debe durar el proceso de verificación, de acuerdo con las Normas para regular el procedimiento de promoción y solicitud de referendos revocatorios.

Roberto Picón y Juan Carlos Caldera, técnicos de la oposición que participan en la verificación, denunciaron que las 5 etapas que creó el CNE para la transcripción de los datos de las planillas podrían significar la invalidación de aproximadamente 800.000 rúbricas a la Mesa de la Unidad Democrática.

Caldera señaló que se están invalidando las firmas de quienes lo hicieron en un estado distinto de donde votan, lo que podría restar cerca de 100.000; también aquellas en las que nombre o cédula no se leen con claridad, lo que podría restar aproximadamente 300.000, y aquellas que los expertos en dactiloscopia desestiman -solo con observarlas- porque consideran que las huellas dactilares no reúnen los requisitos, lo que afectaría a otras 400.000 rúbricas.

Los motivos que llevan a desestimar una firma por su huella son, de acuerdo con Quintero, que tenga exceso de tinta, que sea de baja calidad (poca tinta) o que haya sido remarcada.

Caldera advirtió que las cinco nuevas etapas de verificación son innecesarias y solo buscan retrasar injustificadamente el proceso. De acuerdo con la normativa, la verificación debió culminar el lunes 9 de mayo e inmediatamente debió iniciar la validación.

"Crearon cinco etapas de verificación innecesarias, porque si hubiesen iniciado el proceso de validación en el sistema de identificación biométrico (siguiente etapa, que dura cinco días), se comprueba de una vez si una huella es verídica y si corresponde con el elector", afirmó el técnico.

Etapas. El CNE aprobó un instructivo técnico que regula la verificación de las firmas y que contiene las cinco etapas de validación, una solicitud del Partido Socialista Unido de Venezuela.

En la primera etapa se transcriben nombre y cargo del funcionario que se quiere revocar, nombre del firmante, entidad, cédula de identidad, y firma. En la segunda etapa solo se transcribe nombre y cargo del funcionario que se desea revocar, entidad, cédula del elector y firma.

La información de las dos primeras validaciones se compara luego con el registro electoral y si los datos no coinciden, se revisa si hubo algún error en la transcripción porque algún dato de la planilla haya sido difícil de leer: "Al comparar con el registro electoral se puede aceptar la firma si coincide uno de los dos apellidos, por ejemplo; pero si no coincide, se descarta", explicó Quintero.

Después se realiza la verificación de la huella, a cargo de  los expertos en dactiloscopia. El rector aclaró que en esta etapa no se verifica la identidad del elector, pues los expertos no pueden saberlo, pero sí pueden saber si efectivamente se trata de una huella dactilar o de un "manchón".

La última validación es revisar aquellas planillas en las que por algún dato erróneo (como entidad, cargo que se quiere revocar o nombre del elector) se invalidaron todos los registros. Se revisa de nuevo a ver si se actualiza o se invalida.

Quintero, que forma parte de la Junta Nacional Electoral, informó que son 64 operadores en el área de digitación (escaneado), 371 en el área de digitalización (transcripción) y 62 en la auditoría.

Consultado sobre las planillas que ha mostrado el coordinador del PSUV en la verificación, Jorge Rodríguez, el rector solo dijo: "Lo que hagan los actores políticos no es tema nuestro".

El Dato

El instructivo que aprobó el CNE para verificar las firmas contiene pasos que no aparecen en las normas para la promoción y solicitud de revocatorios: alarga a 30 días la verificación, mientras que en las normas son solo 5 días; y establece que hay que presentar un informe del proceso de verificación y otro del proceso de validación (no especifica en cuánto tiempo), pero el reglamento solo exige un informe final tras la validación. El rector suplente Carlos Quintero confirmó que luego de la revisión de las planillas se iniciará la validación.