• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Advierten profundización del capitalismo de Estado

Se necesitan aproximadamente 2.000 gandolas adicionales para Puerto Cabello | Foto Tibisay Romero

El PCV propuso la nacionalización del comercio exterior, mediante una central estatal de importaciones, medida adoptada por el gobierno ayer| Foto Tibisay Romero

PSUV avaló medidas anunciadas por Maduro, algunas de las cuales fueron propuestas por los aliados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un perro que se muerde la cola. Es la imagen que a juicio de politólogo y magíster en Políticas Públicas Carlos Valero traduce la actitud del gobierno frente a la crisis económica que afecta a los venezolanos.

Valero expresó que todas las medidas anunciadas por el presidente Nicolás Maduro para enfrentar la inflación y la escasez se resumen en expansión de los controles y de la presencia del Estado en la economía.

“Cuando el presidente habla de un órgano nacional de comercio exterior, de una empresa de transporte, significa que el Estado será más grande. Estos anuncios no son más que la profundización del concepto del Estado-dios, el fortalecimiento del capitalismo de Estado”, dijo.

Afirmó que la intención expresada por Maduro de elaborar el presupuesto nacional en divisas implica, por una parte, el reconocimiento de la debilidad de la moneda nacional y, por la otra, el fracaso de la política económica.

“El gobierno no sabe qué hacer en materia económica y el camino que adopta es más estatismo, más control y más burocracia en todas las decisiones. Eso fracasó en Cuba, en Rusia y en todas partes donde se intentó aplicar”, advirtió.

Impacto negativo. En contraposición, el analista y profesor de la Escuela de Estudios Políticos de la UCV Jesús Silva enfatizó que los anuncios del primer mandatario demuestran un esfuerzo por responder a problemas sensibles que enfrenta la ciudadanía como fallas en la seguridad alimentaria y la disponibilidad de medicinas.

Respecto a la eventual elaboración del presupuesto en divisas, Silva llamó a superar prejuicios: “Hay que sincerarse. La economía venezolana depende en 80% de la renta petrolera, que es en dólares. Lo importante es cómo se distribuirán los dólares destinados a la importación de alimentos y medicinas”. Consideró necesario “nacionalizar la industria de la importación” para garantizar el buen uso de las divisas.

La profesora de Opinión Pública en la UCV y en la UCAB Mariana Bacalao vaticinó un impacto negativo en la opinión ciudadana y tildó los anuncios de propaganda.

Bacalao explicó que la gente entiende que si a pocas semanas de unas elecciones, cuando se supone que el gobierno muestra su mejor cara, hay escasez de productos básicos, después de las elecciones el panorama no será alentador.

“Estos anuncios van a pulverizar la poca credibilidad que le queda al gobierno en los sectores más afectos al proyecto, porque fueron anuncios sin piso en la realidad. Maduro no solo no es un portaaviones, sino que tiene el efecto contrario: afecta negativamente la imagen que puedan tener liderazgos locales del oficialismo”, sentenció.

En la Asamblea. El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Darío Vivas, aseguró que el oficialismo apoya las medidas porque servirán para enfrentar la “guerra económica”.

Desde hace 15 días, PPT planteó establecer controles a la asignación de divisas e investigar a las empresas de maletín. “Que publiquen quiénes se beneficiaron con las divisas; no importa quiénes sean”, afirmó la secretaria de organización, Ilenia Medina, cuando se le preguntó si la averiguación incluiría las “empresas de maletín” que, según Mario Silva, eran de Diosdado Cabello.

El diputado Omar Barboza (UNT) declaró que el gobierno no le presentó al país un plan creíble. “El gobierno evade su responsabilidad en el origen de la crisis y, al no poder endilgársela al gobierno anterior, culpa a la oposición y a sectores privados. La verdadera guerra económica contra el pueblo la dirige Nicolás Maduro desde Miraflores”, afirmó.

“¡La economía, camarada!”

Tribuna Popular, N° 228 de noviembre, encontró una forma de llamar la atención del gobierno que debía tomar medidas urgentes para evitar el colapso. “¡La economía, camarada!”, titularon el editorial.

La expresión parafrasea el eslogan “¡La economía, estúpido!”, usada por Bill Clinton en 1992 para ganar la reelección, y el editorial es un llamado a elaborar “la nueva política económica”. El PCV propuso la “nacionalización del comercio exterior”, mediante “una central estatal de importaciones”; la eliminación del IVA; un impuesto al sector al sistema financiero privado y público; un plan nacional de industrialización y de estímulo a empresas productivas agrícolas y manufactureras.