• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Nueve diputados de oposición resultaron heridos por trifulca en la AN

ANTV ocultó lo que pasaba entre las dos bancadas. Parlamentarios reportaron en Twitter que fueron agredidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al mejor estilo del Titanic transcurrió la sesión plenaria de la Asamblea Nacional el día de ayer: mientras el barco se hundía en el océano, sus músicos seguían tocando piezas clásicas, sin inmutarse.

A las 5:40 pm, luego de que la mayoría pesuvista aprobó mantener la suspensión del derecho de palabra a la oposición a petición del jefe de la bancada del PSUV, Pedro Carreño, la fracción opositora comenzó a tocar cornetas y pitos, armando un gran escándalo.

El bloque chavista intentaba tomar la palabra y aparentar que nada pasaba, apoyados por las cámaras de ANTV que hacían tomas del techo y del Escudo Nacional impidiendo ver lo que ocurría. A las 6:00 pm se bloqueó el audio y a las 6:05 pm el diputado Abelardo Díaz publicó en Twitter que la sesión se suspendió.

Los asistentes de los parlamentarios comenzaron a compartir fotos con los periodistas del diputado Julio Borges sangrando profusamente en el rostro.

El PSUV sustentó su decisión en el artículo 131 de la Constitución que obliga al reconocimiento de la Constitución y de las autoridades.

Además de Borges, de Primero Justicia, quien recibió un fuerte golpe en el rostro, también fueron agredidos los parlamentarios de oposición Américo de Grazzia, Ismael García, Eduardo Gómez Sigala, Homero Ruiz, Luis Barragán, Abelardo Díaz y las diputadas María Corina Machado y Nora Bracho, quienes fueron lanzadas al piso y golpeadas con patadas. Por el oficialismo Claudio Farías, Odalis Monzón y Nancy Ascencio resultaron lesionados.

Posteriormente, Carreño invitó a los jefes de las fracciones de la oposición a una reunión en el salón Manuelita Saenz del Palacio Federal, con la intención de restituir la normalidad en el hemiciclo. “Si mañana no hay acuerdo, el próximo martes tampoco tendrán derecho de palabra”, dijo.  

Sesión de media hora. Nada más al llegar al salón de sesiones, los diputados de oposición comenzaron a reportar por Twitter que sus micrófonos fueron desconectados de las respectivas curules. La hora fijada para la sesión fue las 2:00 pm, pero desde la junta directiva, pasando por el secretario hasta la bancada completa del PSUV, comenzaron a entrar al hemiciclo de sesiones después de las 4:50 pm.

La sesión inició a las 5:30 pm con la lectura del acta de las sesiones del 16 y 19 de abril. Se recibió una comunicación de Nicolás Maduro para pedir la autorización del nombramiento de Edmé Betancourt como presidenta del BCV, y se aprobó. En el orden del día había siete puntos: tres créditos adicionales que fueron aprobados en medio de la gritería, golpes y confusión; la ley aprobatoria del convenio de cooperación con Camerún, igualmente aprobada; y la continuación de la segunda discusión de la ley desarme, de compra venta de vehículos y la discusión del informe contra el alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz.

A las 6:00 pm, cuando Diosdado Cabello trataba de que se iniciara la discusión de la ley desarme, se cortó el audio, se desplegó un cordón de la GN a la salida del hemiciclo y se suspendió la sesión.

Los diputados de oposición siguieron reportando agresiones contra sus integrantes a través de Twitter. El bloque oficialista  fue autorizado a subir al salón de prensa desde donde ofrecieron su versión de los hechos, según la cual, la oposición fue la generadora de la violencia.

El acceso a Internet desde los equipos celulares en la sala de prensa se vio afectado desde poco antes de las 6:00 pm.

Luego de la toma de posesión de Nicolas Maduro, cuando un espontáneo se le abalanzó y le quitó el micrófono, lo que demostró graves fallas de los controles de seguridad del Presidente, la Asamblea parece haberse curado en salud al incrementar la protección interna, aunque de momento parece sólo dirigida a los periodistas. Ayer los representantes de todos los medios, públicos y privados, pasaron por un detector de metales y la revisión de sus pertenencias por efectivos militares adscritos al CORE 5.