• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

65% del dinero del Minci se utilizará en propaganda oficial

Más de 22,5 millones de bolívares serán destinados a optimizar la difusión de la agenda presidencial | Foto AVN / Archivo

Más de 22,5 millones de bolívares serán destinados a optimizar la difusión de la agenda presidencial | Foto AVN / Archivo

Aunque el impulso a los medios comunitarios se destaca entre los objetivos del Ministerio de Comunicación, solo reciben 2% de su presupuesto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada gobierno tiene sus prioridades. Unas son obvias en el discurso, otras se perciben en el dinero que se gasta. El de Nicolás Maduro no es la excepción. Combatir la corrupción ha sido una bandera del jefe del Estado en sus mensajes. Es la base de su pretensión de una habilitante. Pero si se revisa el presupuesto de la nación para 2014, se observa que todo el dinero que se destinará al organismo que combate ese problema, la Contraloría, es menor al que se utilizará, por ejemplo, en propaganda oficial. La Contraloría contará con 477.740.000 bolívares, solo 62% de lo que se utilizará para difundir una imagen positiva de Maduro: 763.349.193 bolívares.

Se trata de las cifras del propio Ministerio de Comunicación e Información, cuyo presupuesto asciende a 1.133.600.000 bolívares. 65% de ese dinero se destinará a la propaganda oficial, una constante en años anteriores. En 2012, por ejemplo, se utilizó 64% de los recursos para difundir los logros de la gestión de Hugo Chávez. En ese momento, el país vivía un año electoral de especial importancia, pues el entonces presidente buscaba su segunda reelección y eso explicaba tanto gasto en propaganda, explica Carlos Delgado Flores, coordinador académico de los programas de Comunicación Social y Publicidad de la Universidad Católica Andrés Bello.

En detalle, los gastos de propaganda se distribuirán de la siguiente manera: al desarrollo de campañas informativas se destinarán 90.922.644 bolívares; al posicionamiento de la política comunicacional del Estado en el ámbito internacional, 2.617.075 bolívares; y al fortalecimiento de la regionalización de la comunicación pública, 13.047.392 bolívares. 22.533.313 bolívares se utilizarán en la optimización de la difusión comunicacional de la agenda presidencial; 8.252.648, en la producción del programa especial del mandatario; y 39.519.315, a la optimización de las transmisiones especiales.

Los medios del Estado, encargados de difundir la información oficial, son los que se llevan la mayor parte de los recursos del Minci (586.456.806 bolívares). Y lo hacen de la siguiente forma: el privilegiado es VTV, con 161.043.447 (65% más de lo que recibió en 2012). Además, la Corporación Venezolana de Telecomunicaciones obtendrá 97.335.051 bolívares; la Nueva Televisión del Sur, 96.861.858; TVES, 28.300.390; y Ávila TV, 28.370.794. El Correo del Orinoco recibirá 20.381.890 bolívares; el Complejo Editorial Alfredo Maneiro, 22.997.343; AVN, 48.935.326; y las radios oficiales, 82.230.707 bolívares (incluidas la Radio Nacional de Venezuela y la Radio del Sur).

Delgado destaca que, aunque la cantidad que se usará en propaganda es tan alta dentro de los gastos del ministerio, no representa un gran costo al compararla, por ejemplo, con el gasto militar. De hecho, solo representa 2% de los 35.042.404.376 bolívares que tendrá a su disposición el Ministerio de la Defensa en 2014.

“Esto demuestra que el aparato de propaganda es sumamente eficiente. No representa un gran costo para el gobierno, comparado con el gasto militar, pero se obtiene muchísimo en términos de control político”, agrega.

El presupuesto del Minci para 2014 aumentó 26% comparado con el de 2013 (que era de 840.600.217 bolívares). Es una cifra menor (casi la mitad) a la de la inflación, que este año –de acuerdo con economistas– podría rondar 50%.

Delgado Flores considera que la reducción del dinero que tendrá el ministerio a su disposición tuvo que ver con el hecho de que el año que viene no habrá elecciones y el gobierno no tendrá que invertir tanto en propaganda.

Además, surgen nuevos mecanismos de control de la información: “No hay que hacer más propaganda. El gobierno pasó a otro nivel de control de la información, algo que va de la mano con la creación del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria. Hay más control”.

 

Los comunitarios. Otra meta del Minci, aparte de difundir los logros del gobierno, es “promover el desarrollo y la consolidación de los medios alternativos y comunitarios, con el objetivo de lograr la pluralidad de los medios y de impulsar la participación ciudadana”. Sin embargo, esos medios alternativos no resultaron tan afortunados, pues solo obtuvieron 1,4% –16.570.288 bolívares– de todo el dinero que utilizará el ministerio.


Irreal  

Cada vez que el gobierno presenta el presupuesto de la nación la oposición lo califica de irreal y asegura que los verdaderos gastos se conocerán con la aprobación de créditos adicionales por parte de la Asamblea Nacional.

Prueba de lo anterior es que, por ejemplo, en 2013 el Parlamento ha aprobado 163,8 millardos de bolívares en recursos adicionales para los organismos del Estado. Ello aumentó el presupuesto de la nación para este año en 41,3%.

El Ministerio de Comunicación e Información no es la excepción. El martes la Asamblea le aprobó un crédito adicional por 283.565.913 bolívares para “darle continuidad a la política comunicacional que lleva adelante el gobierno que permite generar toda una información oportuna y veraz a todo el pueblo venezolano”, argumentó el diputado Ramón Lobo.

El monto no es nimio. Representa 33% de lo que se aprobó para todo 2013. Ello generó una fuerte discusión en el Parlamento.

El diputado Miguel Ángel Rodríguez rechazó la asignación de recursos en nombre de la MUD. Opinó que el  Minci no es más que el ministerio de propaganda del gobierno, que a su juicio se ha dedicado a criminalizar la disidencia: “La criminalización es la fuente editorial e informativa de todos los medios de comunicación adscritos al sector público”.

En el presupuesto de 2014 también se observan indicios de que se necesitarán los créditos adicionales. Por ejemplo, para el Complejo Editorial Alfredo Maneiro se destinarán 22.997.343 bolívares. Sin embargo, este año la Asamblea aprobó un crédito adicional de más del doble (47 millones de bolívares) para que el sello compre papel.