• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

El diálogo sigue sin fecha hasta que se apruebe el revocatorio

Enrique Márquez / Captura

Enrique Márquez / Captura

“Esperamos que el gobierno respete las exigencias”, afirmó el diputado Luis Florido luego de la reunión con los ex presidentes Rodríguez Zapatero y Torrijos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El inicio del diálogo entre el gobierno y la oposición no luce sencillo. La misión de los ex presidentes de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y Panamá, Martín Torrijos, se complicó ayer: las conversaciones no comenzarán el 12 de julio como quería Ernesto Samper, secretario general de la Unasur, sino cuando el presidente Nicolás Maduro acepte las condiciones de la Mesa de la Unidad Democrática.

Ambos ex mandatarios se reunieron durante casi cuatro horas con los diputados de la MUD Julio Borges y Alfonso Marquina (Primero Justicia), Freddy Guevara y Luis Florido (Voluntad Popular) y Enrique Márquez y Timoteo Zambrano (Un Nuevo Tiempo).

Los parlamentarios reiteraron sus exigencias: que se amplíe la mediación, incluyendo a la Iglesia, la OEA, y otros ex presidentes; que no sea República Dominicana la sede; que el referéndum revocatorio sea este año; que se libere a los presos políticos, y que se respete al Parlamento.

El encuentro, en un hotel de Caracas, fue muy hermético. Al concluir, Rodríguez Zapatero, que se dirigió a la residencia del embajador de España en la capital, Antonio Pérez Hernández, evadió a la prensa.

Florido, el único que habló, aclaró: “Antes de que me hagan la pregunta, no hay fecha para el diálogo. Esperamos que el gobierno respete las exigencias. Hay una disposición verdadera de la MUD para participar, pero conocemos cómo ha actuado el gobierno”.

Aseveró que lo esencial es que el Consejo Nacional Electoral publique un cronograma del referéndum revocatorio contra Maduro y la libertad de los presos políticos, que “ya son 36 los detenidos desde que Zapatero ha venido a Venezuela”. “Queremos que sea un diálogo fructífero, esperamos una respuesta integral del gobierno. Probablemente tendremos otras reuniones antes de que nos podamos sentar”, indicó.

Fuentes de la alianza de oposición confirmaron que se ha visto con buenos ojos la propuesta de ampliar la mediación, ya sea con Iglesia, OEA, otros ex presidentes, quizá de la Iniciativa Democrática de España y las Américas. La sustitución de Rodríguez Zapatero, que algunos opositores han propuesto, no se planteó ayer. “No creo que las reuniones, si se logran, sean en Venezuela, tampoco en República Dominicana. Sobre el revocatorio, Rodríguez Zapatero entiende que es un derecho y en eso no se mete”, afirmaron.

A salir de la reunión, Márquez, primer vicepresidente del Parlamento, fue parco. Aunque, con pocas palabras, dijo mucho: “Se logró algo, pero menos de lo que esperábamos”. Timoteo Zambrano fue más positivo y confió en que el diálogo se concrete.
 
Ponen trabas. El PSUV lamentó que la oposición no aceptara iniciar el diálogo el 12 de julio, como propuso la Unasur y la MUD en un comunicado. Héctor Rodríguez, jefe de fracción en el Parlamento, dijo: “Salen con nuevas excusas para no sentarse. La oposición no quiere dialogar, pone trabas. Algunos quieren sentarse, pero están entrampados en sus propias peleas internas”.

Aseguró que el PSUV no pone condiciones, pero considera necesario que la oposición “renuncie a la guarimba” y que respete la Constitución y demás poderes del Estado.