• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

La revolución en Yaracuy es un proyecto pendiente

La represa de Guaremal, en Yaritagua, estado Yaracuy / Maru Morales

La represa de Guaremal, en Yaritagua, estado Yaracuy / Maru Morales

En 13 años Hugo Chávez solo sufrió dos reveses en Yaracuy: el 6 de diciembre de 1998 los yaracuyanos votaron mayoritariamente por Salas Römer y el 30 de julio de 2000 eligieron gobernador a Eduardo Lapi, candidato de la oposición.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aún cuando 70% de los yaracuyanos sólo reciben agua potable por camiones cisterna, cuando la criminalidad ha aumentado sensiblemente, cuando la pobreza alcanza a 31,2% de sus habitantes y 11,5% viven todavía en ranchos, aún cuando el desempleo es de 11,3%, y la educación le llega a 48,9% de las personas (o quizá como consecuencia de eso), el apoyo a Chávez en Yaracuy se ha mantenido históricamente entre 52% y 65%.

El secretario político del PCV en el estado, Loldan Hernández, no intenta maquillar la situación y se muestra crítico. “Aquí tenemos 14 alcaldías que se dicen bolivarianas ¿Bolivarianas por qué? La revolución es mucho más que gritar ‘uh-ah Chávez no se va’, mucho más que construir aceras y asfaltar calles, eso no es revolución, eso es deber del Estado. Si esos son los criterios, tendríamos que decir que los adecos fueron tremendos revolucionarios. ¿Dónde está el trabajo de la revolución en Yaracuy? No está, no existe, no se ha hecho”.

Andrés Lucena es adeco y desde la Plaza Bolívar donde aguarda por la misa por los 71 años de su partido coincide con Hernández: “Aquí tu no ves una obra del gobierno chavista, ni siquiera una obra inconclusa. Es que no han hecho nada”.

Menos radical es el coordinador de propaganda del comando de campaña de Chávez en el municipio Peña, Enrique Contreras: “El socialismo del siglo XXI es un modelo de desarrollo económico que está pendiente, que no se ha logrado; sin embargo las misiones sociales y los desarrollos integrales de vivienda, hábitat y empleo han tenido gran impacto”.

Pago en especias. El problema, según Enrique, radica en el necesario cambio de mentalidad individual y colectiva hacia un modo de relaciones de producción que por ejemplo los productores de leche de Yumare, en el municipio Manuel Monge, no digieren.

Allí se inauguró en mayo pasado la Planta Procesadora de Leche Manuel Monge. A la fecha trabajan 17 personas en un solo turno. Aunque la capacidad de procesamiento es de 18.000 litros diarios, solo procesan 3.500. El modelo de negocios es el siguiente: los productores que desean arrimar su leche a la planta se registran y pasan a formar parte de la nómina de la empresa; hasta la fecha solo hay 15 productores registrados, la mayoría de Lara. Cuando estos llevan la leche a la planta, reciben su pago en efectivo depositado en una cuenta bancaria y/o en alimentos, medicinas o insumos para los animales.

“Nadie quiere que le paguen con alimento o medicinas. La gente quiere su efectivo. Por eso los productores de Yumare no se registran, se sienten discriminados”, afirma la concejal de la entidad, Mirtha Vásquez.

Freddy García, patrullero pesuvista de La Ocho, refrenda la situación: “El problema es que montaron la planta sin que existiera primero una política discutida con los productores. Eso está en conversaciones ahora. Tú verás, los compañeros van a entender poco a poco que el socialismo es eso: yo te ayudo y tu me ayudas”.

¿Cuándo viene el tren? La capital de Peña es Yaritagua, donde se encuentra una de las paradas del todavía inoperativo Sistema Ferroviario Centro Occidental Simón Bolívar. Solo el centro de Yaritagua y el frente de la estación del tren muestran un aspecto renovado, el resto del pueblo da la sensación de caerse a pedazos lentamente y a la vista de todos, como en un cuento de Gabriel García Márquez.

Maquinaria pesada y obreros trabajan aceleradamente en la estación ferroviaria: pintan aceras y paredes, colocan vallas y señalización, esparcen asfalto caliente y lo aplanan, martillan y clavetean sin cesar bajo el sol abrasador de las 11 de la mañana. En el pueblo se corrió la voz de que Chávez en persona iría de un momento a otro a inaugurar el tramo de 101.5 kilómetros entre Barquisimeto, Yaritagua y Acarigua. Sería su primera visita al estado desde que comenzó la campaña, mientras su contendor, Henrique Capriles, ha ido 2 veces.

“Yo no sé para qué echan tanto asfalto aquí, en vez de asfaltar el pueblo que está lleno de huecos. Total, ni que Chávez fuera a venir en carro. Ese va a venir en helicóptero, si es que viene”, fustiga Carlos, un obrero ocasional del tren que aguarda por alguna vacante para entrar y que pide el anonimato para no perder oportunidades de trabajo. “Así es como cobra este Gobierno”, replica.