• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

"Hay que despartidizar el tema de la seguridad"

Carlos Guillermo Arocha / Cortesía

Carlos Guillermo Arocha / Cortesía

El concejal Carlos Guillermo Arocha consideró que el problema no se resolverá con un nuevo plan de seguridad, sino con un cambio de visión política

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos del Cabildo Metropolitano de Caracas, concejal Carlos Guillermo Arocha, señaló que el problema de la criminalidad y la delincuencia en el país sólo se podrá solucionar con la transformación a fondo de las políticas públicas y la despartidización de la gestión gubernamental.

A juicio de Arocha, el problema no se resolverá con un nuevo plan de seguridad, sino con un cambio de visión política: "En la actualidad la ciudadanía sólo puede apelar a profundizar la democracia y eso significa participar activamente en las elecciones parlamentarias y dar un vuelco gigantesco en la Asamblea Nacional, para que una nueva mayoría política asuma el manejo del control de la gestión pública, que cambie lo que está pasando y desde allí generar nuevas políticas". 

El concejal criticó que los recursos relacionados con la seguridad ciudadana hacia lo interno, estén cerca del 1% del presupuesto nacional, destacando que es responsabilidad del parlamento aprobar la Ley que rige el gasto público.

Consideró que aunque se han implementado múltiples planes de seguridad, ninguno ha dado resultados positivos. En su opinión, se ha registrado un incremento del delito, debido a una serie de problemas de fondo: la falta de separación de poderes, le pésima administración de justicia, y el desastre carcelario que trajo como consecuencia la centralización del manejo de los centros penitenciarios.

Aseguró que existe un problema relacionado con una resolución emitida por el Ministerio de la Defensa en el año 2011 que limitó el armamento que pueden utilizar los efectivos policiales. La normativa permite el uso de un arma 9 milímetros por cada agente y una escopeta calibre 12 por cada 10 funcionarios: "Si uno compara el pésimo equipamiento que tienen los policías con el armamento que tiene el hampa, que va desde fusiles automáticos, armas largas y de guerra, tenemos una situación dispareja. Por eso es que ahora la principales víctimas de la delincuencia no sólo son los ciudadanos sino los policías".

Arocha mencionó que la primera recomendación que hacen los expertos en materia de seguridad ciudadana, se centra en despartidizar el tema seguridad, ya que afecta a todos por igual. "El hampa no distingue colores políticos y el primer error que comete el gobierno es darle tintes partidistas, la seguridad debe manejarse como política de estado y como prioridad de política pública", añadió.