• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“La GN le destrozó la cara a mi hijo”

María Elisa Caridad, madre de Ehisler Vásquez, denunció que al joven le dispararon cinco perdigones a quemarropa en el rostro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque hasta ayer habían pasado seis días desde que Ehisler Vásquez fue atacado por funcionarios de la Guardia Nacional, el joven de 19 años de edad no puede hablar. “Sólo logra abrir la boca un poquito para tomar líquidos a través de un pitillo”, contó su mamá, María Elisa Caridad, que pide un milagro para que su hijo quede bien.

El estudiante recibió cinco perdigones en la cara por parte de uniformados que le dispararon a quemarropa la tarde del martes 16 de abril, cuando un grupo de jóvenes se disponía a marchar a la sede del Consejo Nacional Electoral de Barquisimeto, estado Lara, para consignar un documento en el que pedían recontar los votos de las presidenciales. En la espalda recibió otros tres perdigones más.

“Le han operado la cara dos veces y sólo le han podido sacar un perdigón. La doctora explicó que no escarbaron más para sacarle los otros cuatro porque tiene los tejidos muy desgastados. Nos dijo que en  dos años el propio cuerpo los va a ir expulsando”, explicó.

La madre del joven narró que la médico que lo operó le advirtió  que lo más probable es tengan que intervenirlo una tercera vez para que participe un cirujano plástico.

“No sabemos cómo quedó porque no le han quitado las vendas. Espero que Dios y la Virgen hayan hecho el milagro y que le hayan podido reconstruir el rostro”, indicó.

Caridad explicó que a su hijo le dispararon un perdigón en la sien (muy cerca del ojo izquierdo), otros dos en el pómulo izquierdo (debajo del ojo), uno en el maxilar superior y otro en el inferior de ese mismo lado de la cara. “La Guardia Nacional le destrozó la cara a mi hijo”, dijo.

Vásquez estudia cuarto semestre de Mercadeo y Publicidad. Su mamá narró que el martes acudió a la concentración que había sido convocada para la entrada del Sambil de esa ciudad, para marchar desde allí hasta el CNE.

“Cuando llegó la Guardia Nacional los muchachos se metieron en el Sambil para resguardarse. En los videos se ve que estaban cantando el Himno Nacional con las manos en alto, en muestra de que no tenían ningún objeto. Salieron porque pensaron que los militares se habían ido, pero se llevaron la sorpresa de que habían metido la tanqueta en el estacionamiento del centro comercial. Los acorralaron en los jardines”, contó.  

Caridad explicó que ayer colocó la denuncia en Fiscalía. “Como en Venezuela hay abuso de poder seguramente no se va hacer justicia, pero igual quiero que se sepa para lo que le pasó a mi hijo,  para que la gente entienda que aquí no hay democracia y que esta no es ninguna revolución bonita”.